Opinión

Sin perdón

La manga ancha de Navidad y el nefasto ritmo de vacunación abocan a España a una nueva recesión

Como en la película de Clint Eastwood "Sin perdón" (1992) las autoridades que defendieron "salvar la Navidad" sin reparar en el precio que habría que pagar por ello no tienen perdón de Dios. No solo hemos pagado por ello un precio en vidas humanas y sufrimiento de miles de familias, sino que han hundido las expectativas económicas para los próximos meses. Que se vaya despidiendo el sector turístico de la campaña de Semana Santa y sobre la del verano ya veremos lo que ocurre.

El intentar compatibilizar economía y salud ha sido un auténtico disparate una vez más. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso y el resto de los presidentes autonómicos que le han seguido en su "flexiseguridad" siguen sin entender que no se puede soplar y sorber al mismo tiempo, que sin salud no hay economía.

La seguridad es fundamental para dar confianza a los ciudadanos a la hora de consumir. Con una tercera ola como la que nos han traído vamos de cabeza a una nueva recesión entre el último trimestre del 2020 y el primero del 2021. El empleo va a sufrir y los ciudadanos no van a consumir ante el temor de ponerse enfermos o quedarse sin trabajo. Más claro el agua: Sin salud no hay economía.

Esto empieza a parecerse a febrero del año pasado, cuando no se quiso hacer caso de lo que les estaba pasando a nuestros vecinos. En Italia la pandemia era un clamor después de lo que había ocurrido en China. Ahora no hemos querido prestar atención a lo que estaba haciendo Alemania, Angela Merkel, salió ante su país para comunicarle con lágrimas en los ojos que lo que estaba ocurriendo no era admisible y que con todo el dolor de su corazón no salvaba la Navidad, simplemente la confinaba. Tal decisión no ha impedido la ola de muertos por los rebrotes de la segunda ola, pero al menos ha empezado a contener la curva a pesar de que han aparecido nuevas cepas mucho más agresivas.

España dio manga ancha y los presidentes autonómicos ante el temor de ser impopulares dejaron en mano de sus ciudadanos que se autorregulasen. Así hemos pasado de ser el mejor país de Europa en cuanto al número de contagios al peor de todos. Al final de enero superaremos los 600 contagiados por cada cien mil habitantes cuando el objetivo marcado por la OMS es de 25. Dicho en latin paladino: La pandemia en España está descontrolada.

Castilla-León, Asturias, Murcia y Andalucía han pedido a Sanidad el confinamiento casero. Otras han tomado medidas más restrictivas y han endurecido el toque de queda ante la agresividad de las nuevas cepas. Madrid no. Erre que erre, a pesar de tener mas contagios que la media nacional y que las hospitalizaciones y las UCI ya dan señales de alarma.

La diferencia de la situación actual con la de hace un año, es que entonces no estábamos avisados y no sabíamos bien a lo que nos enfrentábamos. Ahora sí lo sabemos. Por tanto, las manifestaciones feministas y otros eventos políticos, deportivos y religiosos celebrados el 14 de marzo van a ser un juego de niños con lo de "salvemos la Navidad".

Y para más inri el proceso de vacunación, que es lo único que puede evitar que España entre en depresión, está siendo desastroso. Se han recibido 1,2 millones de dosis, pero solo se ha utilizado la mitad. Para lograr tener vacunados en verano al 70% de la población sería necesario vacunar a un ritmo de dos millones a la semana, entre las dos dosis necesarias, y apenas vamos a llegar a un millón al mes.

¿Nadie va a pedir perdón por lo que está sucediendo? Esta es la gran ventaja de haber descentralizado la lucha contra la Covid, que las responsabilidades se difuminan. Los unos echan la culpa a los otros en lugar de cooperar para salvar la situación.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pueblo
A Favor
En Contra

Debes comentar también que los que nos gobiernan siguen escondidos tras los presidentes de las autonomías cuando hay que tomar medidas impopulares.

Después es fácil decir que hay falta de uniformidad en la toma de medidas necesarias en una España cada vez más heterogénea (y no es por casualidad).

Debes atribuir también la irresponsabilidad del Gobierno de nuestra nación, ¿no? O... ¿los eximimos?. Las ideologías debes dejarlas al margen de la pandemia.

Puntuación 11
#1
JAV
A Favor
En Contra

Que demagogo eres Guidal...la responsabilidad es del gobierno de la nación, es decir, de pseo-podemos y deja ya de marear la perdiz.

Puntuación 12
#2
Nicaso
A Favor
En Contra

Sin salud no hay economía cierto pero sin economía tampoco hay salud.

España es como un barco sin timón que va dando bandazos esperando que el buen tiempo venga y no se vaya contra las rocas. Infinidad de políticos y mandamases de todo tipo pero mentes claras y con decisión como que no las veo. En estos momentos el destino de nuestro país está en manos de los ciudadanos de a pie cuyo sentido de supervivencia y de responsabilidad les hace comportarse como Dios manda.

Puntuación 8
#3
Carmen
A Favor
En Contra

Ayuso habla así porque está cómoda así. Le permite llevar la contraria en todo para darse bombo y hacerse la salvadora económica de los madrileños. Es tan fácil como culpar a los demás de las consecuencias de sus propias medidas y ponerse a la defensiva con los argumentos más retorcidos posibles, aunque sean muestra de mala gestión. Y además, al fin y al cabo la Navidad ha venido bien para dar uso a su Hospital. Yo la veo muy tranquila y satisfecha de sí misma cuando habla, desde luego.

Puntuación 0
#4