Opinión

La economía, en el destino de los independentistas

  • Agencias de 'rating' e inversores empiezan a preocuparse ante la deriva política
  • El aviso de Goldman Sachs del pasado fin de semana debería hacer saltar las alarmas
El Gobierno liderado por Sánchez e Iglesias genera una creciente desconfianza en los mercados.

En contra de la euforia del Gobierno tras la aprobación de los Presupuestos, la falta de credibilidad de las cuentas aprobadas, y la categoría política de los grupos que las apoyan empiezan a provocar la alarma entre los inversores y las agencias de rating internacionales que advierten ya sobre la amenaza de los populismos y del independentismo y la consiguiente inestabilidad política de España.

Este fin de semana, poco más de 24 horas después del "sí" del Congreso al Presupuesto, nos hemos enterado de que Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grandes del mundo, avisaba a los inversores internacionales sobre el Gobierno de Pedro Sánchez, porque liga su destino a los independentistas, y alertaba que el pacto presupuestario comporta riesgos de nueva estabilidad política en España y está excesivamente ligado a lo dineros del Fondo de Reconstrucción de la UE.

Una inestabilidad política que se hizo patente en la desangelada celebración del Día de la Constitución en la Cámara baja, donde la ausencia de los socios del Gobierno en la Frankenstein, estuvo acompañada por la confirmación del enfrentamiento y desprecio personal entre el jefe del Gobierno y el líder de la oposición -ni siquiera se saludaron- en contra del espíritu de concordia que ampara nuestra Carta Magna, y por la enésima homilía de un arrogante Pedro Sánchez que fue el único de los dirigentes políticos que no admitió preguntas de los periodistas, al más puro estilo de los dictadores bananeros.

Una conmemoración de la Constitución en la que, por cierto, el foco de atención mediática se concentró en la figura de Isabel Díaz Ayuso. Una estrella emergente, aunque les pese a muchos extraños y a algún propio.

Más advertencias

Pero no es sólo Goldmán Sachs quien alerta. La agencia de calificación española Axesor Rating rebajaba la semana pasada la calificación crediticia de Barcelona y de Madrid "como continuación de la rebaja que hizo a la del Reino de España" en septiembre, argumentando que la nota del resto de administraciones queda limitada a la del Gobierno central por su dependencia financiera.

Un movimiento el de Axesor que no será el único que sufra España en las próximas semanas. Standard & Poor's, una de las tres grandes a nivel mundial, ya ha puesto la calificación del país en revisión negativa, que suele ser la antesala de un recorte de la calificación.

Y también el Banco de España ha querido tomar cartas en el asunto para advertir de que los efectos de una bajada de rating de la deuda corporativa de empresas españolas no financieras van a ser más acusados que en las crisis anteriores como consecuencia de la importancia de su financiación en los mercados. Unas emisiones estas de nuestras empresas no financieras que equivalen al 15% del PIB nacional.

Recuerda el supervisor en un artículo publicado en la Revista de Estabilidad Financiera que los cálculos del Fondo Monetario Internacional apuntan que en España la deuda sobre el PIB seguirá en el 118,8% en 2025, frente al 95,5% de 2019. Un volumen de endeudamiento sin precedentes en la historia reciente ante el que es inevitable plantearse la cuestión de "si será posible afrontar su pago sin sobresaltos y sin el riesgo que futuras dificultades económicas hagan aún más desafiante su devolución".

Falta de confianza

Son avisos muy serios a los inversores internacionales quienes son conscientes, además, que el reto que tiene ahora el Ejecutivo es rentabilizar al máximo los 140.000 millones del Fondo de Reconstrucción porque nadie con las más elementales nociones de economía duda de que los mercados se volverán más exigentes si ven que los dineros europeos no se transforman en crecimiento económico.

Dineros que todavía están en el aire y dependen de la aprobación del resto de los Estados miembros de la Unión, la mayoría de los cuales, incluidos los poderosos Alemania y Francia, no se fían de Sánchez. Sobre todo, porque, al igual que le ocurre a Goldman Sachs, la deriva política del Gobierno y la naturaleza de sus coaligados no generan certidumbres en nuestros socios europeos y tampoco garantizan la seguridad jurídica suficiente en los inversores.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Tanto rajar
A Favor
En Contra

de la ultraderecha española, y mira por donde se reúnen en el parlament con la ultraderecha xenófoba independentista, que jeta...y el huido con la ultraderecha flamenca dándose morreos, que Gentuza.

Puntuación 1
#1
JuansinMiedo
A Favor
En Contra

Ver a tanto RUFIÁN, dándose la mano, da ARCADAS, pero no solo provocan ésta reacción, sino que los Inversores Internacionales, están perplejos al ver que en un País de la U.E. un MARXISTA CON MOÑO, Y UN SEPARATISTA, IGUAL DE MARXISTA QUE EL ANTERIOR, son los que por existir un EGOCÉNTRICO, que solo busca su propio interés de NARCISO, con un DESGOBIERNO, que ampara a ambos lamentables personajes, y de facto son los que ahora dirigen el DESGOBIERNO DE ESPAÑA.

Y cuando en el Mundo financiero, se empieza a tener puesto el ojo a un País por su deriva, éste ya puede poner sus barbas en remojo, pues los efectos de estos IMPRESENTABLES MARXISTAS, se van a hacer notar en las inversiones que tendrían que venir a España.

Puntuación -2
#2
una de izquierdas
A Favor
En Contra

Al final con todo este lío España va a ser rescatada porque Europa la va a poner los puntos si quiere dinero.

Puntuación 0
#3
VIO
A Favor
En Contra

El Sr. Iglesias está imbuido de su ego. Se cree una especie de marxista carismático que va a salvar a la clase trabajadora. Padece un odio profundo y enfermizo hacia a los empresarios. Le viene de su casta de estudiante revolucionario que desconoce lo que es una PYME. Lamentablemente, es profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de Madrid, lo que da idea del bajísimo nivel al que han llegado nuestros estudios universitarios. Parece que va a ceder la Facultad para reconvertirla en apartamentos para okupas y migrantes, lo que sería lo mejor que le podría suceder, pero está por ver. Corre el rumor de que pretende otorgarles un doctorado Honoris Causa a Maduro y a Sánchez, sobre todo al primero, por afinidad política y haber descubierto el modo de arruinar completamente a un gran país con sus ideas bolivarianas. El sr. Iglesias en el fondo, no deja de ser una especie de pequeño Savonarola engreído con moño. Parece muy mediocre.

Puntuación 0
#4