Opinión

Consejos prácticos para acceder a los Fondos Europeos para la Recuperación

Todo lo que hay que saber para acceder al maná que viene de Europa

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, presentado por el Gobierno de España, va dando ya algunas pistas de los requisitos que precisarán las empresas españolas para poder acceder a los esperados Fondos de Recuperación Europeos. Con un capital comprometido de 140.000 millones de euros en subvenciones y créditos europeos hasta 2026, España recibirá en un primer envite hasta 27.400 millones durante el año próximo 2021. Pero ¿qué hacer y cómo ir preparándose para optar a estos fondos?

Sin fecha de disposición oficialmente definida por el momento (pero formando parte de los Presupuestos Generales del Estado presentados por Gobierno) y a la espera de que el Parlamento Europeo acuerde el reglamento que regirá su funcionamiento, las empresas son conocedoras ya de cuáles son las palancas sobre los que pivotarán las ayudas. La transición ecológica, la digitalización y la reindustrialización emergen como los tres grandes vectores de transformación, otorgando especial atención a aquellos proyectos de efecto duradero que contengan un plan de acción bien definido.

Tener claros los pasos previos para poder canalizar y optar a esas ayudas de forma efectiva resulta capital durante estos meses. Las empresas deben comenzar a trabajar ya en la definición exacta y conceptualización de sus necesidades, definiendo y elaborando proyectos de inversión que podrían enmarcarse en el plan de ayudas que acompaña al plan de recuperación. La acreditación detallada de un plan de implementación del proyecto que esté acompañado de una descripción clara de los objetivos, así como de unos indicadores bien definidos y un presupuesto de gastos elegibles, resultarán por tanto imprescindibles para acreditar su adecuación a los requisitos que se establezcan para la aprobación de la correspondiente ayuda.

Es importante que las entidades, tanto privadas como públicas, entiendan el objetivo último de estas ayudas y cómo impactarán a nivel sector y país. A buen seguro veremos destinarse gran parte de estos fondos a Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica ("PERTE") relacionados con la movilidad, el transporte o la salud, lo que constituye una gran oportunidad para comenzar a explorar interesantes colaboraciones entre el sector público-privado. Estas iniciativas en proyectos tractores permitirán acumular con inversión privada las cuantías de los fondos de recuperación contenidos en los futuros Presupuestos Generales del Estado.

Conviene no olvidar que serán las Agencias y otros organismos Estatales, así como las propias Comunidades Autónomas, tales como Cámara de Comercio de España, ICEX, CDTI, Red.es, SASEMAR, SEPES, IDEA, entre otros, las entidades responsables de gestionar presupuestos de fondos de recuperación que tendrán asignados desde Gobierno Central, quien ha creado una comisión interministerial encargada de vigilar la correcta consecución del plan. Las entidades deberán tener presente en este punto que necesitan comenzar a articular una estrategia que permita adaptar su proyecto a los requerimientos de las líneas de actuación a efectos de su aprobación. Tan importante es la identificación de áreas de interés y el análisis de la situación como la clara definición y exposición de los objetivos del proyecto que lo ponga en valor ante los organismos adecuados.

Las compañías y entidades públicas y privadas deberán estar muy atentas también a los próximos cambios normativos de carácter horizontal orientados a mejorar la productividad y la eficiencia del gasto público. De hecho, el Gobierno ya ha anunciado que tomará medidas para dar una mayor autonomía, flexibilidad en la gestión y responsabilidad y control en los agentes involucrados en la ejecución y supervisión de proyectos financiados.

Por eso, ahora más que nunca, resulta importante disponer de un equipo multidisciplinar con conocimiento detallado en cada uno de los principales sectores que Bruselas ha marcado como destino prioritario de sus ayudas. Lo cierto es que alrededor del proceso de canalización todavía existen muchas dudas. Pero la clave del éxito reside en poder trabajar estos planes de forma integral, con partners capaces de establecer canales de comunicación directos para clarificar todas estas cuestiones, así como la realización de trabajos previos que les permitan estar preparados una vez se dé el pistoletazo de salida.

Durante el transcurso del año próximo, la situación va a requerir adaptar el modelo productivo de gran parte de las entidades públicas y empresas españolas. Pero no sólo eso. Será más necesario que nunca tener activado a un equipo de profesionales y especialistas que sean capaces de identificar proyectos, iniciativas y programas para adecuarlos a las nuevas exigencias de la Unión Europea. Saber entender y aprovechar la oportunidad en un contexto que se prevé enmarañado desde el punto de vista administrativo y legal, marcará la diferencia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin