Opinión

Qué esperar de la política ecológica de la UE

retos del futuro verde que dibuja la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

Durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, confirmó una medida ampliamente esperada: la ampliación del objetivo climático de la UE para 2030 a "al menos el 55%" en comparación con 1990. Este es un pilar central de la propuesta insignia de su Comisión: el Acuerdo Verde Europeo.

El objetivo necesita la aprobación tanto del Parlamento Europeo como del Consejo Europeo, pero es probable que se lleve a cabo sin problemas. Algunos legisladores del Parlamento irían incluso más allá del 55%, incluso hasta el 65%. Es probable que la posición de ciertos países que componen el Consejo Europeo sea menos entusiasta, pero es muy probable que el objetivo del 55% reciba finalmente una pronta aprobación.

Desde el punto de vista de la acción ecológica, esto representa una buena noticia. La ciencia climática ha dejado claro que alcanzar la neutralidad de emisiones para 2050 es la única forma realista de mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5°C en comparación con los niveles preindustriales, y así proteger el planeta de los impactos más dramáticos del cambio climático. Elevar el objetivo de la UE para 2030 de un 40% a un 55% es un paso necesario para lograrlo.

Es necesario desarrollar un nuevo torrente de legislación sobre el cambio climático

El objetivo del 55% también enviará una clara señal a los agentes del mercado sobre la irreversibilidad de la trayectoria de la UE. Esto es importante para dar forma a las expectativas e influir en las decisiones de las empresas e inversores y en las elecciones de los consumidores.

El objetivo del 55% también podría tener implicaciones globales positivas. En 2021, los signatarios del Acuerdo de París deben presentar en la conferencia sobre el clima de Glasgow (COP26) sus planes actualizados de reducción de las emisiones para 2030 (contribuciones determinadas a nivel nacional, NDC, según el lenguaje especializado en este ámbito).

Sin embargo, la Unión debe ser consciente de que se trata de un largo viaje, y que el camino a seguir no será necesariamente fácil.

La Unión Europea tendrá que desatar un torrente de nueva legislación sobre el cambio climático y la energía para ajustar sus instrumentos al objetivo del 55%. El sistema de negociación de derechos de emisiones (ETS), la regulación del reparto de esfuerzos para las emisiones no ETS y la directiva sobre la fiscalidad de la energía tendrán que ser reformados. La reforma del ETS también se considera cada vez más como una forma de recaudar recursos para que la UE pueda devolver los 750.000 millones de euros que pedirá prestados para su fondo de recuperación del coronavirus. Entre los principales desafíos se incluirá cómo reducir el número de derechos de emisión que se otorgan gratuitamente (una preocupación para la industria), cómo abordar el impacto sobre el sector del transporte, cómo utilizar los ingresos ETS (recursos propios de la UE frente a inversiones verdes nacionales y mitigación de los efectos distributivos de la política climática) y cómo diseñar un mecanismo funcional de ajuste de los límites del carbono.

La legislación de la UE sobre energía renovable y eficiencia energética también necesitará una actualización sustancial. Los objetivos actuales de la UE para 2030 en materia de energía renovable y eficiencia energética (respectivamente, una cuota del 32% del consumo de energía final y una mejora del 32,5% con respecto a la línea de base) sólo permitirán una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 45% para 2030. La UE debe encontrar la forma de que sus países cumplan objetivos más elevados en ausencia de compromisos nacionales vinculantes, y de que se desencadene realmente la inversión privada (un ejemplo es la simplificación de los procedimientos de concesión de permisos para las energías renovables). Habrá que mejorar otras áreas importantes de la legislación de la UE, como el transporte y la agricultura, para impulsar la descarbonización de los sectores.

Europa tiene la oportunidad de generar un nuevo modelo económico 'verde' y viable

Esta rápida visión general del conjunto de medidas legislativas de la UE necesarias ilustra lo omnipresente que será la descarbonización profunda. Para cumplir los objetivos climáticos necesarios, las políticas de descarbonización tendrán que llegar a todos los rincones de nuestras economías. Además, cabe destacar que todas estas cuestiones se han debatido durante mucho tiempo, y los progresos en algunas esferas seguirán siendo batallas difíciles.

Por último, posiblemente el punto más difícil es la economía. La presidenta von der Leyen se refiere al Acuerdo Verde Europeo como "la nueva estrategia de crecimiento de Europa". La Comisión ha respaldado el objetivo del 55% con una evaluación de impacto que sugiere que la reducción de las emisiones fomentará el crecimiento económico y el empleo en Europa. Sin embargo, las implicaciones económicas y sociales de una vía de descarbonización más pronunciada todavía no están claras en realidad. Nadie sabe realmente cómo convertir la descarbonización en una oportunidad industrial para Europa. No sabemos realmente cómo abordar plenamente los inevitables efectos distributivos de la política climática.

Es fundamental que la economía de una descarbonización más profunda sea correcta para que el proceso siga desarrollándose, porque la descarbonización será económicamente viable y tendrá apoyo social, o no será. Siendo el líder mundial en materia de clima, Europa será la primera en enfrentarse a estas importantes cuestiones. Por lo tanto, tiene la responsabilidad, pero también la oportunidad, de desarrollar un nuevo modelo económico para la descarbonización, en particular basado en una política industrial verde viable y en esquemas funcionales de transición justa e igualdad climática.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
gc1258
A Favor
En Contra

A mi esto de la lucha contra el cambio climático me parece un timo detras del cual hay intereses poco confesables. La realidad es que no tenemos ni idea de porqué se produce el cambio climático ni de que reducir las emisiones de CO2 (cosa aconsejable siempre que no acabemos muriendo de frio) pueda modificar mucho las cosas. A finales del 2019 asistía a un congreso dónde se presentaban sesudos informes de asesores financieros que indicaban que el mayor riesgo al que se enfrentaba la sociedad era al Cambio Climático. Al poco tiempo estabamos confinados por el Covid-19.

Puntuación 2
#1