Opinión

Los 'bonos basura' y el rescate europeo

La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen

Muchos confían en que el fondo de rescate europeo será la salvación de los Estados más débiles de la Unión. Alimentará una rápida recuperación económica. Y quizás sobre todo, finalmente convertirá a la UE en una unión fiscal, recaudando su propio dinero, y distribuyéndolo en base a la región que más lo necesite. El nuevo fondo de rescate de 750.000 millones de euros de la UE para responder a la crisis del coronavirus ha sido aclamado como un gran paso adelante para el proyecto comunitario. Tal vez lo sea. Sin embargo, hay un problema: algunos analistas están empezando a argumentar que los flamantes bonos que la UE debería emitir para financiarlo (aunque los eurobonos estén descartados desde hace meses puede que se busque una fórmula comparable) serán situados en el nivel basura - o algo parecido.

A primera vista, se podría pensar que un bono respaldado por la Unión debería ser completamente sólido a los ojos de los inversores. Después de todo, esta es una economía con un volumen de 18 billones de dólares, el bloque más grande del mundo, con la segunda moneda más demandada en el mercado, el euro. Sólo pedirá prestado el equivalente a una fracción del PIB. En un mundo inundado de deudas, debería ser capaz de recaudar el dinero, y mucho más si es necesario, ¿verdad? Bueno, aquí está el problema. La UE ha hecho la parte fácil (prometiendo repartir mucho dinero gratis) pero ha sido un poco más lenta en la parte más difícil (aumentando sólo algunos impuestos para pagar toda esa deuda).

Existen dudas sobre la capacidad de Europa de aumentar los ingresos a través de nuevos tributos

Incluso con los tipos de interés muy bajos, un bono necesita algún tipo de ingreso para respaldarlo. La UE está buscando nuevas formas de impuestos directos para devolver los bonos. Se están discutiendo muchas ideas de moda, como los inevitables gravámenes verdes, y el asalto a la hucha de Apple (también conocido como impuesto sobre los servicios digitales), junto con propuestas más controvertidas como una tasa de IVA adicional del 0,5%, o una tasa de acceso al Mercado Único. Pero ninguna de ellas ha sido acordada todavía, y la mayoría de los 27 países son muy reacios a dejar que Bruselas aumente los impuestos directamente. Podrían pasar años antes de que se llegue a un compromiso.

Incluso con nuevos impuestos, los estados miembros serán responsables de la deuda. Así que, según el argumento, los bonos deben ser calificados igual que el Estado miembro más débil. "Los calificadores de crédito pueden no estar de acuerdo con la afirmación de la UE de que estos bonos, garantizados por todos los gobiernos de la UE, merecerían un estatus crediticio súper alto", argumentó High Frequency Economics en una nota esta semana. "A nuestros ojos parecería que la calificación crediticia del garante más débil de los nuevos bonos debería ser la calificación crediticia de todo el esquema de deuda mutualizada".

Aún quedan 'hedge funds' que compran deuda por debajo del nivel de inversión

Eso tiene sentido. En realidad, cuando se trata de pagar, la UE puede pedir a cada miembro que aumente su contribución, en cuyo caso usted deberá confíar en Grecia, Portugal e Italia para conseguir el dinero. En el pasado, no siempre han demostrado ser completamente fiables. Grecia ya ha incumplido sus deudas cinco veces, y está clasificada en BB-menos, básicamente basura. Italia, con sus explosivos ratios de deuda, estará allí pronto. En realidad, los bonos de la UE podrían ser fácilmente calificados como de alto riesgo, y posiblemente incluso como basura.

Claro, probablemente todavía pueda conseguir el dinero. En los mercados de capital, 750.000 millones de euros no es una suma enorme, y hay muchos hedge funds que no tienen problema en comprar deuda por debajo del nivel de inversión. Pero aún así creará problemas. Por ejemplo, el Banco Central Europeo puede no ser capaz de comprar el papel, al menos no sin eludir sus propios mandatos y limitaciones aún más. Sobre todo será terrible para su imagen, y hará que la deuda sea mucho más cara. Se supone que estos nuevos bonos estarían destinados a lanzar a la UE en un nuevo camino hacia la unidad. En ese caso, estoy seguro de que la calificación "basura" no es la primera palabra que querrían asociar con ese proyecto.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.