Nacional

Por qué las grasas del aceite de oliva son saludables: lo que no contempló el semáforo nutricional Nutriscore

  • El ministerio de Consumo va a implantar un nuevo etiquetado
  • El objetivo es mostrar con más facilidad la calidad alimenticia
  • El aceite de oliva es una grasa calórica pero buena para la salud
El aceite de oliva es una grasa saludable, sobre todo si es virgen extra
Madrid

El semáforo nutricional NutriScore que el Ministerio de Consumo ultima para implementar este año en España situaba al aceite de oliva en la posición C (amarillo) de un ranking que va de la A a la E (del verde al rojo) en función de su valor nutricional. Un puesto que echaba por tierra la posición que ha conseguido este producto por su efectos beneficiosos para la salud.

Qué es el semáforo nutricional 

El semáforo NutriScore es el nuevo etiquetado de alimentos que tiene como objetivo que el consumidor pueda identificar la composición del producto más saludable en el acto de la compra y poner de relieve a los ultraprocesados. Un nuevo sistema, también denominado de los cinco colores, que está validado por la Comisión Europea y por numerosos informes científicos y ya está adoptado por países como Francia, Bélgica, España y recientemente Alemania y por algunas empresas de distribución.

Así, este etiquetado permite comparar la calidad nutricional de productos de una misma categoría en cinco grados, de la A a la E. Así, si se trata galletas, se producirá una clasificación de la A a la E  de cada tipo de galleta. Otro ejemplo es el campo de las grasas para cocinar, donde el aceite de oliva hasta ahora tenía una categoría C, el de girasol, una D; y la mantequilla, la E.

Una grasa calórica, la razón que explica la polémica del aceite de oliva con el semáforo nutricional

Esta posición 'C' del aceite de oliva causó en el sector malestar y protestas, que fueron escuchadas por el Ministerio de Consumo que ha tomado la decisión de excluir este producto para evitar que el algoritmo no castigue a la comercialización de un básico de la dieta mediterránea tanto en el mercado nacional como en el internacional.

La razón que explica que el grupo de las grasas para cocinar como el aceite de oliva, la mantequilla o el aceite de girasol estén en la parte alta del semáforo se debe a que son grasas y, por tanto, un producto muy calórico, del orden de 9 kilocalorías por cada gramo, que es la misma cantidad de energía que aporta al organismo el resto de grasas como puede ser la manteca de cerdo. Sin embargo, la diferencia es que unas grasas son beneficiosas para el organismo y otras no: "Todas engordan por igual. Lo que las diferencia es que unas favorecen al organismo y otras lo dañan", sentencia a este medio el doctor experto en nutrición Nicolás Romero.

Por qué el aceite de oliva tiene beneficios para la salud

El experto consultado explica que el aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, de sufrir infarto de miocardio, de tener un ictus, y de desarrollar diabetes tipo 2. Además, pone de manifiesto que algunas investigaciones atribuyen al aceite de oliva virgen extra un efecto antiinflamatorio similar al del ibuprofeno, que favorece el aumento del colesterol bueno y protege de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

El doctor Romero explica que estos beneficios se deben a una concentración equilibrada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. "Por el contrario, la Organización Mundial de la Salud recomienda reducir las grasas saturadas a un porcentaje inferior al 10% de las calorías totales diarias", relata el médico.

¿Cuánto aceite de oliva hay que consumir al día?

Charles Orrico, nutricionista de Fit Club Madrid, explica que el aceite de oliva es una fuente de grasa saludable que puedes consumir tanto si tu objetivo es subir de peso, como reducirlo. No obstante, incide en que hay que la mejor opción siempre son los aceites de oliva virgen extra y que hay que tener un control del consumo si el objetivo es perder peso.

Así, el doctor Romero entiende que una dieta de adelgazamiento hay que tomar una cucharada pequeña de aceite virgen extra en el desayuno para aliñar, una cuchara sopera en la comida para aliñar o cocinar, y otra cucharada sopera en la cena con el mismo fin. "No más. Cuando no se pretende adelgazar, se pueden duplicar esas cantidades por persona y día", añade.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin