Motor

Volkswagen augura el fin de Seat como gran fabricante de coches, en favor de Cupra

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, bajo los logotipos de Seat y Cupra. Foto: Luis Moreno.

El consejero delegado de Volkswagen, Thomas Schäfer, ha afirmado en el salón del automóvil de Munich que "el futuro de Seat es Cupra", y que la marca española dejará de fabricar coches coincidiendo con la electrificación del sector del automóvil, si bien el objetivo es que persista como marca para otros tipos de movilidad, según han recogido medios de comunicación presentes en el evento.

Se trata de una hoja de ruta fijada desde la matriz alemana sobre la que advierten desde hace tiempo representantes sindicales de la compañía con sede en Martorell (Barcelona), debido a que los modelos de Cupra obtienen mayor rentabilidad que los de Seat, y los nuevos lanzamientos se centran en la marca de líneas deportivas, como se puede ver estos días en el salón alemán, por ejemplo con la presentación del concept car del Cupra DarkRebel.

En cualquier caso, desde Seat inciden en que "Seat es más fuerte que nunca", porque ahora que el abastecimiento de semiconductores ha empezado a normalizarse, las ventas en lo que va de año han crecido un 18%, alcanzando los 199.000 coches vendidos.

"Tenemos la intención de actualizar el Seat Ibiza, Arona y León para seguir ofreciendo coches híbridos enchufables y de bajo consumo hasta el final de la era de la combustión", han indicado a elEconomista.es fuentes de Seat.

Con todo, el futuro de Seat como marca no está garantizado como fabricante de coches a largo plazo, y esta es la ambigua postura oficial desde España a día de hoy: "El momento de la electrificación de Seat llegará y será diferente. Estamos trabajando duro para ello".

En este sentido, lanzan un argumento en línea con la hoja de ruta dibujada por Schäfer: "Hay una oportunidad para Seat de ofrecer nuevas formas de movilidad que los jóvenes necesitan, como el sharing, las suscripciones y la micromovilidad, donde ya tenemos mucha experiencia con Seat Mó".

El consejero delegado de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, ha explicado también en Munich que este año decidirán si Cupra entra o no a competir en el mercado de Estados Unidos y que, en caso de hacerlo, se estudiaría a partir de 2025 y sólo con coches eléctricos.

Griffiths ha cifrado en 150.000 los coches que Cupra ha vendido a escala mundial hasta agosto de este año, un 60% más que el mismo periodo del año pasado, y ha destacado que los resultados de Seat SA del primer semestre, con unos beneficios operativos de 371 millones de euros, han sido posibles gracias a las vendas de Cupra, informa Europa Press.

Cupra, prioritaria

En 2022, y ante la escasez de chips, Seat priorizó la producción de modelos Cupra debido a su mayor margen. Por ello, la marca deportiva incrementó las ventas un 92,7% en tasa interanual, alcanzando los 152.900 vehículos. Eso supuso el 39,6% de las ventas de Seat SA, mientras que la marca Seat sufrió un duro revés, ya que las ventas cayeron un 40,5% interanual, hasta las 232.700 unidades. 

Por mercados, Alemania fue el principal mercado de Cupra el año pasado, seguido de Reino Unido, España, Italia y Francia. Además, en 2022 Cupra tomó un nuevo impulso con su entrada en el mercado australiano y los nuevos City Garages de Lisboa, Rotterdam y Sídney. Su impulso tiene continuidad este 2023, ya que la marca tiene previsto ampliar esta red global con nuevas aperturas en Berlín, Madrid y París.

Crónica de una muerte anunciada

La desaparición de Seat como fabricante de coches a gran escala es un secreto a voces que nadie imaginó en la primavera de 1950 cuando nació la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT). 

La compañía quedó constituida el 9 de mayo tras firmarse un acuerdo entre el Instituto Nacional de Industria, con el 51% del capital social (600 millones de pesetas), siete bancos españoles (42%) y el fabricante italiano Fiat (7%), que aportaba su asesoramiento técnico y la licencia de producción de sus modelos.

Tres años más tarde y con una factoría en la Zona Franca de Barcelona levantada, Seat lanzó al mercado el 1400, un modelo de motor delantero de 4 cilindros y 44 CV. Con una producción que fue creciendo hasta las 10.000 unidades anuales, el 27 de junio de 1957 se lanzó al mercado el Seat 600, el coche más famoso de la historia del motor español, un icono que vendió 800.000 unidades hasta 1973.

En los años 60, el 1400 inicial había sido renovado dos veces. Su última versión, el 1400 C, prefigura en su carrocería la futura berlina 1500. Durante estos años, Seat afianza su posición en el mercado, cuenta con una plantilla de 10.000 personas, fabrica 300 coches diarios y su producción se multiplicó casi por cuatro, rozando las 160.000 unidades para 1967. La gama se amplía con el 1500 Familiar, el 800 (versión cuatro puertas del 600 creada por la propia marca), y el 850.

Durante el final de los años 60 y toda la década de los 70, Seat sigue lanzando modelos al mercado como el 124, el Spider, el 127 o el 133, el modelo con el primer diseño original de la firma, realizado sobre la plataforma del 850, y también un motor propio de 52 CV. Con todo ello, Seat ya se situaba como el octavo fabricante automovilístico a nivel mundial.

La marca se vio obligada a reinventarse en los 80, ya que la firma contaba con pérdidas acumuladas de más de 23.655 millones de pesetas en 1982. Pese a ello, en apenas tres años desarrolla tres modelos sobre bases mecánicas ya existentes y realiza uno totalmente inédito que se convertirá en el mayor éxito de su historia: el Seat Ibiza. Otro de los momentos clave fue la adquisición del 51% de la compañía por parte del Grupo Volkswagen en 1986.

Ya en los 90, la marca se recupera y lanza modelos como el Toledo o el Seat León, un éxito de ventas desde su lanzamiento en 1999. Con el nuevo siglo, llegó la renovación de la gama: aumentan las versiones del León (TDI 150 CV, Cupra, Cupra R, FR), el Alhambra y el Arosa actualizan su aspecto, llega la tercera generación del Ibiza y la segunda del Córdoba y la división Seat Sport pone en el mercado una serie limitada de Ibiza Cupra R.

En 2016, Seat entró en el segmento de los SUV con el Ateca, al que siguieron el Arona (2017) y el Tarraco (2018). Ese mismo año Seat crea Cupra como marca independiente con el objetivo de "acceder a nuevos mercados y a nuevos clientes gracias a su diseño contemporáneo y rendimiento deportivo".

Tras el lanzamiento del Cupra Ateca (2018) y la nueva familia del Cupra León (2020), la firma automovilística presentó el Formentor (2020), el primer modelo especialmente diseñado y desarrollado para la marca. Un año más tarde llegó el Born, el primer modelo 100% eléctrico de la marca.

De cara al futuro, Seat no tiene previsto nuevos lanzamientos, aunque sí actualizará alguno de sus modelos. Sin embargo, Cupra lanzará tres nuevos modelos para 2025. El Terramar llegará a mediados de 2024, junto con los renovados León y Formentor. El año que viene también llegará el recién presentado Tavascan y será a finales de 2025 cuando podamos conocer el Cupra Raval.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud