Bolsa, mercados y cotizaciones

La Bolsa de Atenas es la más alcista del año al anotarse ganancias del 46%

  • Firmas como Itkinos o Fourlis, entre las apuestas de Magallanes o Amiral
El bono griego arroja ganancias del 17% por precio desde marzo. Foto: Dreamstime.

En la última década hablar de Grecia ha sido hacerlo de crisis de deuda, rescate, abismo financiero y de un mercado de valores que desde 2010 ha perdido un 60% de su valor. Pero en los últimos meses y a dos días de que el país celebre elecciones al Parlamento el 7 de julio, los títulos griegos han despertado el interés de los inversores hasta tal punto que la Bolsa de Atenas se erige como la más alcista en lo que llevamos de ejercicio

El índice de referencia heleno se anota una subida del 45,6%, es decir, más del doble que las plazas europeas y 4 veces más que el índice de emergentes de MSCI.

¿Las razones de este subidón bursátil? Para los expertos de Jefferies, "la confianza empresarial ha resurgido fuera del sector de la construcción, el crecimiento del empleo es visible, las tasas de utilización de la capacidad apuntan a una mejor rotación de activos, mientras que la deflación de los precios está disminuyendo. También hay indicios de que la competitividad de Grecia ha mejorado gracias a la recuperación de las exportaciones", enumeran.

En concreto, de los 60 valores que conforman el selectivo, siete de ellos duplican sus ganancias en 2019. Es el caso de los bancos Attica y Piraeus, de la firma de software Profile Systems, Kekrops, Athens Medical Center, el Banco Nacional de Grecia y el grupo inversor Marin. Por el contrario, sólo uno, Titan Cement, registra pérdidas en el ejercicio, con un 8%.

"Las valoraciones de las compañías griegas en comparación con otros mercados europeos son mucho más atractivas"

Firmas que siguen como estrategia el value investing, como Magallanes Value Investors o Amiral Gestión, se han beneficiado de estas subidas de la bolsa helena, al apostar desde hace tiempo por compañías como el grupo indistrial Mytilineos, que representa un 1,21% del Magallanes European Equity –uno de los fondos de la Liga Global de elEconomista con mejor rentabilidad en el año–, y que se ha revalorizado un 23% durante el primer trimestre, según los últimos datos registrados por la gestora en la CNMV.

La bolsa griega es una de las más alcistas de 2019.

En el fondo Sextant PME de Amiral, las compañías griegas representaban el 8% de la cartera a finales de abril, lo que muestra la convicción del equipo gestor en esta zona geográfica, aunque la asignación de activos no tiene sesgos geográficos. Entre los valores por los que apuestan, figura el fabricante de mármol blanco Iktinos y Fourlis, la franquicia de Ikea e Intersport en Grecia y los Balcanes.

"Las valoraciones de las compañías griegas en comparación con otros mercados europeos son mucho más atractivas. La menor presencia de inversores internacionales y el tamaño más reducido de los inversores provoca mayores ineficiencias. No obstante, vemos estos factores revirtiendo gradualmente. Cada vez los inversores empiezan a prestar más atención al país" explica Pablo Martínez Bernal, responsable de relación con inversores de la gestora francesa.

¿Adiós a Tsipras?

El descalabro de Syriza en los últimos comicios europeos ha incrementado el optimismo sobre este mercado en las últimas semanas a medida que las encuestas vaticinan el probable cambio de rumbo en el Gobierno. Tanto es así que, desde que se anunció el adelanto electoral el 27 de mayo, el Athex Composite, el índice de referencia, sube un 22%.

En concreto, los sondeos apuntan a que el partido conservador Nueva Democracia, liderado por Kyriakos Mitsotakis –que ya fue ministro de reformas entre los años 2013 y 2015–, obtendría el 39% de los sufragios, mientras que la formación de Alexis Tsipras quedaría relegada al segundo lugar con un 29% de los votos. Cabe recordar que el partido de izquierda radical ha mantenido desde 2015 un pulso con Bruselas contra las políticas de limitación del gasto público y ha intentado no respetar el techo del déficit marcado por Europa y que su relación con los mercados ha sido convulsa.

La buena acogida al futurible presidente que pueda salir de las urnas también ha quedado confirmada en el mercado de deuda, donde el interés del bono griego a 10 años se ha reducido hasta su nivel histórico más bajo (ver apoyo). "Grecia no tiene problemas de inflación, ya que el IPC se situará en torno al 1,1% este año a pesar de que el salario mínimo se haya incrementado en alrededor del 11%", observan desde Jefferies.

Sea quien sea el primer ministro, uno de los inmediatos retos a los que deberá enfrentarse será el de lidiar con las advertencias de la Comisión Europea de que el país pueda retroceder en el camino de las reformas, al tiempo que alivia la presión sobre la economía griega tras una década de políticas de ajuste. De hecho, "cualquier cambio en los objetivos de superávit acordados en junio de 2018 –cuando el Eurogrupo pactó el final del rescate– debería debatirse en una reunión de los ministros de finanzas de la zona euro", destacó en su informe la Comisión Europea.

El bono heleno, sobre mínimos históricos

Grecia lanzó en marzo su primera subasta de bonos a 10 años tras la firma del primer rescate en 2010. Desde entonces los inversores están mostrando su confianza en la estabilidad económica y política del país tal y como se refleja en su deuda, cuya rentabilidad ha caído desde el 4,025% hasta el 2,057%, ligeramente por encima de su mínimo histórico en el 2,097%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0