Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Qué nos anuncia el oro de aquí a final de año? Los expertos esperan una subida del 10%

  • Los más optimistas ven un regreso a los máximos de hace cinco años
Foto: Reuters.

El oro se convirtió en la apuesta más segura en las primeras semanas del año, pero ha vuelto a caer en las últimas fechas, hasta marcar mínimos del año en la sesión de este martes. Sin embargo, algunos analistas creen que el metal precioso terminará este año un 10% por encima de su valor actual, en los 1.400 dólares por onza.

A inicios de 2019, el oro se benefició de su condición de valor refugio mientras las bolsas estadounidenses marcaban mínimos en la anterior Navidad e intentaban levantar cabeza. La aparente cercanía del Brexit, la tregua comercial entre EEUU y China que no acababa de llegar y los primeros avistamientos de una desaceleración global llamaban a los inversores a esconder su dinero en el metal precioso.

Así, a inicios de febrero contaba con un acumulado del 11% desde mínimos de septiembre. En diciembre de 2018 se revalorizó un 4,76% - la semana de la debacle bursátil de Navidad llegó a subir un 2% - mientras en enero de este año creció un 3,67%. 

Pero, a medida que esos miedos han pasado a segundo plano, el oro ha retrocedido. Los meses de febrero (-0,69%) y marzo (-1,76%) pasaron a territorio negativo, y a día de hoy se deja cerca de un 1,5% desde que empezó el año. El Brexit se aleja al tiempo que la guerra arancelaria entre China y EEUU está congelada.

Sin embargo, algunos analistas empiezan a ver un resurgimiento en la materia prima. Así, Martin Huxley, de INTL FCStone, considera que el oro abandonará su rango comprendido entre los 1.217 y los 1.330 dólares por onza, donde se mueve desde hace casi un año. "Hacia la segunda mitad del año esperamos que aumente y potencialmente podría probar los 1.400 dólares hacia finales de año", ha afirmado en declaraciones a la televisión estadounidense CNBC.

Huxley se escuda principalmente en la escasa probabilidad de que la Reserva Federal de EEUU suba los tipos en este 2019 - tal y como sugería en su última reunión -, tras haberlo hecho cuatro veces el pasado año. A ello suma las preocupaciones sobre el proteccionismo comercial y la incertidumbre política en EEUU en los próximos meses, con las elecciones presidenciales como telón de fondo.

Además, Huxley argumenta que los bancos centrales han vuelto a refugiarse en el oro en lugar de vender paulatinamente las reservas.

El mundo consumió 4.345,1 toneladas de oro en 2018, y la oferta global creció un 1%, hasta los 4.490,2 toneladas. El principal motor del incremento fueron los bancos centrales, que compraron 651,5 toneladas (un 74% más que en 2017), después de que países como China y Polonia se hayan unido a Rusia, Turquía y Kazajistán en la adquisición de lingotes para sus reservas, según muestran los datos del Consejo Mundial del Oro (WGC). Este es el mayor incremento de compras netas desde que se pusiese fin al acuerdo de Bretton Woods.

Por su parte, el experto Suki Cooper, de Standard Chartered, señaló hace unas semanas que "en el cuarto trimestre veremos los precios del oro probar los máximos que vimos en 2018 y 2017, y potencialmente encontrar los máximos de hace cinco años", en el entorno de los 1.570 dólares, lo que supondría un recorrido mayor al 23% sobre los niveles actuales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0