Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed pondrá en jaque el soporte 'urbi et orbi' y el actual ciclo alcista en bolsa

  • Wall Street vuelve a estar muy cerca de los mínimos intradía del año
  • Powell tiene enfrente a un Donald Trump crítico con la subida de tipos

Las palabras de Jerome Powell al término de la reunión de política monetaria de este miércoles se medirán con una precisión matemática. En Wall Street, los índices lograron cerrar la sesión del martes por encima de los soportes urbi et orbi, los mínimos intradía del año que registraron en febrero, y su tono, así como las señales que interprete el mercado para lo que está por llegar en 2019 inclinarán las bolsas hacia un fin de año decente o el inicio de un periodo de mayores descensos.

Tras subir los tipos de interés en tres ocasiones durante su mandato al frente de la Reserva Federal, existe un consenso en que Powell elevará el precio del dinero por cuarta vez en 2018. Hasta ahora, la expansión de la economía estadounidense -con una tasa de desempleo en mínimos del 3,7% y la inflación acercándose al 2%- había justificado el endurecimiento de la política monetaria, pero hay voces que piden con fuerza al guardián del pleno empleo y el control de la inflación que vire el timón y apacigüe el ritmo de subidas de tipos en el futuro.

"Aunque una subida de tipos es ampliamente esperada -la probabilidad es del 70%, según el indicador de Bloomberg- históricamente, el banco central raramente ha aumentado el precio del dinero durante un mercado tan agitado como este", subrayan desde la agencia de información financiera.

Los principales indicadores bursátiles de Wall Street vuelven a estar muy cerca de los mínimos intradía del año que registraron en los 2.535 puntos del S&P 500, los 23.300 del Dow Jones y los 6.165 puntos del Nasdaq 100-. Sin embargo, todos ellos deberían perder sus soportes para que pudiéramos entrar en el terreno de una corrección bajista, que por ahora no se ha producido. Estos soportes han sido bautizados desde elEconomista como urbi et orbi para proclamar unos niveles clave en la bolsa estadounidense fáciles de indentificar por la comunidad inversora (ver gráfico)

Desde los máximos que los índices renovaron en octubre, el S&P 500 ha perdido un 12% y el Nasdaq 100, un 15%, siendo éste el único de los grandes índices que todavía conserva una rentabilidad positiva.

Powell cambia el discurso

Si a comienzos de octubre, Jerome Powell aseguraba que "podría ir más allá" de la tasa de equilibrio, nivel donde se considera que las tasas no frenan ni fomentan la actividad económica, además de recalcar que dicha meta "estaba todavía lejos", el dirigente cambió de guión el pasado 28 de noviembre al incidir que el precio del dinero se encontraba "justo por debajo".

"Con la tasa neutral a la vista, es posible que la Fed recurra a un lenguaje que ligue los futuros aumentos a la dependencia de los datos entrantes y menos en un curso preestablecido como hasta ahora", estima Michael Pugliese, economista de Wells Fargo Securities.

No obstante, esta será, sin duda, la decisión más difícil para Powell en su primer año de mandato. Enfrente tiene a Donald Trump, un presidente que se caracteriza por su locuacidad en las redes sociales, en las que ha advertido a la Fed de que evite "cometer otra equivocación", en referencia a otra posible subida de los tipos de interés.

Pero las llamadas al orden han llegado, asimismo, de diarios como The Wall Street Journal, que pide a Powell olvidarse de elevar el precio del dinero "en medio de una carencia de inflación y una posible desaceleración en el crecimiento económico" del país, y también de otros, como Goldman Sachs, que cuenta con una Fed más acomodaticia para "apoyar una recuperación en los activos de países en vías de desarrollo el próximo año".

Sin embargo, detener ahora las subidas de tipos podría tener un efecto adverso en los mercados. "Los inversores sospecharían si la Fed retrocede en su ritmo gradual de subidas de tipos en la reunión del miércoles porque podría indicar que miembros del Comité Federal de Mercado Abierto están preocupados por las perspectivas económicas", alerta el analista Chris Rupkey, del MUFG Union Bank, en declaraciones a Bloomberg.

Aun así, desde BNP Paribas, su economista Richard Barwell, considera que algunas de las preocupaciones que atormentan al mercado estadounidense durante las últimas semanas no están bien calibradas. El crecimiento parece debilitarse, pero no se vislumbra una recesión.

Lo mismo observan desde Candriam Anton Brender y Florence Pisani, economista jefe y directora de investigación de la gestora. Ambos destacan la reforma fiscal del año pasado y el incremento del gasto público como pilares del presupuesto expansivo que se ha construído en la era Trump.

"El endurecimiento [de la política monetaria] ha producido los efectos esperados", afirman Brender y Pisani, quienes no obstante entienden que "si el crecimiento del empleo se ralentiza, la Fed detendrá las subidas".

En zona de compra

En estos soportes, en especial el rango de que encuentra en los 6.165-6.200 puntos, "nuestra intención es volver al mercado con fuerza y la cuestión que valoramos ahora es si compraremos en caída o esperaremos a que aparezca una vela diaria de giro al alza", explica Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0