Bolsa, mercados y cotizaciones

Por qué la élite de Wall Street se lanza a por la banca europea pese a un BCE listo para recortar tipos

  • Goldman Sachs: "Recomendamos fortalecer posiciones incluso con los recortes de tipos"
  • JP Morgan: "Es evidente que los bancos europeos son más atractivos que sus pares"

La banca europea no se deja impresionar por el rumbo de su banco central. De este modo, a pesar de que los recortes de tipos sean más probables en Europa que en EEUU, que ahora parecen seguir caminos diferentes, las entidades del viejo continente siguen en una posición privilegiada tanto para los analistas como para los inversores. Esto es lo que han transmitido incluso algunos gigantes del sector financiero de Wall Street, como Goldman Sachs, recomendando a sus clientes reforzar posiciones en los títulos de algunas de las principales firmas al otro lado del Atlántico.

Todo ello a pesar de que parece confirmarse un giro drástico de los acontecimientos para la banca central, que afecta sensiblemente a los resultados de la banca a través de los tipos de interés. Un mercado laboral y un consumo resistentes, han dado a la Reserva Federal argumentos para retrasar y aligerar los recortes de tipos de interés. De hecho, el mercado ha pasado de descontar siete recortes a apenas dos. Esto ha generado un 'destiempo' con el BCE, pues sus miembros están telegrafiando una bajada en junio y unos movimientos mayores que los de su homólogo. Esto es debido a que la situación macroeconómica es muy diferente, con una inflación más suave y menor fortaleza de algunos de sus principales buques insignia, como Alemania y Francia, cuya industria se encuentra en recesión.

Sin embargo, el liderazgo bursátil del sector financiero europeo se ha mantenido inalterable. El índice que agrupa a los principales bancos del viejo continente, el Stoxx 600 Banks, avanza un 12,75% este 2024 mientras el principal índice norteamericano el S&P 500 Banks, sube un 6,36%. En cualquier caso, esta diferencia del doble entre ambas viene precedida de un mejor comportamiento en 2023 del índice europeo, que logra ya una ventaja muy sólida (más de 330 puntos). Diversos expertos y analistas están señalando que esto no es más que el reflejo que ambos sectores se encuentran ante realidades totalmente diferentes y, de hecho, algunas de las principales instituciones de Wall Street están refugiándose en las entidades del viejo continente.

De hecho, la diferencia de los titanes financieros está siendo un factor clave para explicar el mejor desempeño del EuroStoxx, que avanza un 8,74% este año frente al 5% de revalorización del S&P 500. El principal índice de Europa tiene en este sector (y en particular en los países sureños) a sus grandes líderes. No en vano, Unicredit se dispara cerca de un 41%, siendo el líder absoluto con Intesa Sanpaolo en tercer puesto (26,2%). Entre los mejores valores también están BBVA (+24%), Santander (+18,7%), ING (+12%) o Allianz (+8,41%).

Uno de los últimos en sumarse a las explicaciones detrás de esta diferencia ha sido Goldman Sachs que ha explicado que "incluso si caen los tipos", recomienda fortalecer posiciones en bancos como Deutsche, BNP Paribas o Santander. Principalmente, la firma norteamericana explica que la potente expansión de todos estos valores responde a unos precios infravalorados, un potente retorno de los mercados de capitales (con la vuelta de las fusiones y compras) y a la diferente estructura en sus resultados financieros frente a sus contrapartes norteamericanas.

¿Por qué son más atractivas?

En ese sentido, las firmas europeas cuentan con una menor exposición a problemas como la crisis de las oficinas de EEUU y están más protegidas contra eventos como el Silicon Valley Bank debido a sus mayores coberturas de liquidez, un entorno que favorece una mayor estabilidad y fortaleza de capital. Desde Loomys Sayles explican que "por primera vez desde la crisis financiera los bancos de Europa están en mejor posición que los de EEUU" debido a estos motivos. "La liquidez favorece fuertemente a los europeos ya que tienen índices de cobertura sustancialmente más altos que sus homólogos". Además estos, "exageran sus datos de cobertura de liquidez dado que incluyen títulos de tesoro y otros activos similares que, si se vendieran, estarían obligados a incurrir en pérdidas". Algo que, según los analistas de la firma, no pasa en el caso de las europeas.

Aunque uno de los temas en el que centra más su atención es en la rentabilidad. "Aunque este parámetro es algo que ha favorecido a los estadounidense durante la larga era de tipos negativos en Europa, la cosa ha mejorado y mientras esta se ha deteriorado en EEUU, los márgenes de intereses netos europeos se expanden a un ritmo más rápido que sus pares". En resumen, las entidades europeas están logrando sacar más beneficio de unos tipos altos que su contraparte de EEUU gracias a un alto margen de intereses neto (NII), es decir, lo que el banco gana por los intereses que recibe vía préstamos e hipotecas menos los que paga por su propio pasivo.

En ese sentido los datos son claros y, a pesar de las enormes ganancias de las firmas de Wall Street, la realidad es que el NII está cayendo. De hecho, Fitch explica que ya han caído un 8% en promedio. Bancos con un mayor peso minorista resistieron, con JP Morgan disparando estos ingresos un 11% y Bank of América llevándolos a los 14.200 millones. Sin embargo, ambos bancos admitieron que esperan reducir estos márgenes. Citigroup también anunció que espera unas menores ganancias por esta vía para 2024.

"En Europa se ha reducido la intensidad de competitiva y las posibilidades de una guerra de precios que reduzcan sus márgenes"

El motivo de estas previsiones, aunque parezca contra intuitivo, es, precisamente, que la Fed no reduzca los tipos, pues esperan que unos tipos altos provoquen la caída de diversos activos. De hecho el propio Fondo Monetario Internacional explicaba en un reciente informe liderado por el economista Charles Cohen que "unos tipos altos puede dar más beneficios durante un periodo de tiempo" pierden ingresos ante una demanda cada vez menor de crédito e hipotecas mientras que pagan más por activos como bonos. Desde JP Morgan explicaron en su última presentación de resultados que "cada vez más depositantes se están trasladando a cuentas con mayores intereses, rebajando la rentabilidad".

Esta situación se dará igual en Europa, pero los expertos anticipan unas caídas más leves. De hecho, los analistas de Fitch esperan que "la mayoría de los grandes bancos seguirán reportando una rentabilidad muy sólida solo debilitada ligeramente" debido a "unos ingresos netos por intereses resilientes". Con una mayor exposición a clientes minoristas, las entidades sufrirán menos la caída del NII mientras desde EY señalan que "la desaceleración será amortiguada por unas mayores reservas de capital y liquidez del sector".

Además, Niall Gallagher, director de inversiones de GAM Investments, defiende que en Europa los bancos retribuyen menos intereses a los consumidores debido a que se ha gestado "una gran consolidación que ha reducido la intensidad de competitiva y las posibilidades de una guerra de precios que reduzcan sus márgenes".

Crisis de las oficinas y PER

En cualquier caso, desde Fitch señalan que existen otras diferencias como una mayor exposición al sector de las oficinas, que está incrementando los impagos debido a la gran caída en los precios de estos activos mezclada con unos altos costes de financiación. Un cóctel que se ha traducido en mayores préstamos dudosos para estas compañías.

"Es evidente que los bancos europeos son más atractivos que sus pares" comenta Kian Abouhossein., analista de JP Morgan en la nota lanzada a sus clientes esta semana. Este experto se centra en la relación bursátil con un PER (relación precio beneficio) de 7,3 veces frente a las 9,8 veces de los norteamericanos. Esto se mezcla con "que cuentan con menor riesgo regulatorio y más claridad sobre sus activos".

Gallagher coincide en el bajo PER como una explicación clave para entender esta mejor posición, pero señala que hay otro factor diferencial. "El alto grado de capitalización accionaria han permitido al sector adoptar recompras de acciones de tal manera que, incluso con los rendimientos actuales, la mayoría de las acciones tienen un rendimiento de distribución total superior al 10%", algo que "parece sostenible de cara a los próximos años". Solo en recompras y dividendos la banca europea repartió 120.000 millones de euros en 2023.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud