Bolsa, mercados y cotizaciones

Los autónomos ahorrarán 400.000 euros en 30 años si aportan el máximo a su plan de pensiones

Desde este mismo año los autónomos tienen un producto específico para ahorrar para la jubilación y complementar la pensión pública. Se trata de los planes de pensiones de empleo simplificados (PPES), que además han sido diseñados con comisiones muy competitivas. Gracias a este nuevo vehículo de ahorro y a los planes de pensiones individuales, los autónomos tienen la opción de hacer aportaciones desgravables de hasta 5.750 euros. Pero es una posibilidad que muchos desconocen, según los expertos que participaron en el Observatorio celebrado en elEconomista.es, bajo el título Nuevos planes de pensiones para autónomos, con la colaboración de Ibercaja. Consideran que se necesita una mayor divulgación para concienciar a la población de la necesidad de ahorrar para complementar la pensión pública.

Con esta nueva posibilidad al alcance del autónomo, éste podría llegar a ahorrar 400.000 euros en 30 años en el supuesto de que pudiera invertir el máximo, de 5.750 euros, cada año en el plan de pensiones. En este ejercicio teórico se ha estimado una rentabilidad del 5%, que puede parecer alta pero es lo que ofrecerán muchos títulos de renta fija en 2024 sin excesivo riesgo. Si además el autónomo tuviese la posibilidad de reinvertir el ahorro fiscal conseguido por las aportaciones cada año en ese mismo plan, el importe acumulado en el momento de la jubilación sería un 40% superior, según calcula Inverco.

Tan sólo es un ejemplo que permite plasmar en algo concreto lo que podría conseguir un autónomo si planifica su jubilación. "Nosotros estamos haciendo un ejercicio de divulgación porque hemos detectado que muchos autónomos no conocen esta situación [la posibilidad de aportar hasta 5.750 euros]", indica José Carlos Vizárraga, director general en Ibercaja Pensión, "pero necesitamos el apoyo de la Administración, que debería haber lanzado una campaña" para trasladar al autónomo la necesidad de complementar la pensión pública a través de la previsión social complementaria, con productos como los PPES.

"Hay bastante desconocimiento", coincide, también, Álvaro Granado, responsable del área de pensiones de KPMG Abogados. "El mensaje que ha calado es que el límite de aportación a los individuales ha bajado a 1.500 euros, y diría que un alto porcentaje de autónomos desconoce que puede aportar más mediante los PPES", explica.

En este sentido, Mariano Jiménez, director general de CPPS Asesores, considera que "la gente debe tomar consciencia de que una parte de su pensión debe ser responsabilidad suya. Por ello creo que se ha dado un paso importante con la nueva ley [se refiere a la Ley 12/2022, con la que se pretende impulsar los planes de pensiones de empleo], pero todavía queda mucho trabajo por parte de todos los que operamos en el sector", desarrolla.

En la industria defienden la idea de que una buena forma de que los españoles tomen conciencia de que necesitan ahorrar es que estos reciban información. Sería algo tan sencillo como que cada uno reciba una estimación de la cuantía de pensión pública que obtendrá en el momento de la jubilación, dicen, porque esto ayudaría a que fuesen conscientes de la realidad. En otros países de la Unión Europea existe la llamada carta naranja, en la que se facilita este dato. En España el proyecto también se estudió, pero finalmente se sustituyó por un simulador electrónico disponible en la página web de la Seguridad Social.

Aunque este es un tema que afecta a todos los españoles, "el colectivo de los autónomos es especialmente sensible porque un 80% cotiza en bases mínimas prácticamente desde el inicio de sus carreras por un tema puramente de costes. Nadie les ha explicado la parte fea de esta decisión: tendrán pensiones de jubilación públicas muy reducidas por el hecho de haber cotizado por una base muy inferior a los ingresos recibidos", alerta Granado. Esta situación se ha modificado este año, con la entrada en vigor del nuevo sistema de cotización de los autónomos. Tras esta reforma, el colectivo cotizará en base a sus ingresos reales y ya no tendrá la posibilidad de elegir por cuánto cotiza.

Fortalezas de los PPES

Si muchos autónomos desconocen que pueden realizar aportaciones de hasta 5.750 euros desde este mismo año, el poco tiempo que lleva el PPES comercializándose también dificulta que el ciudadano conozca algunas de sus ventajas, como sus comisiones, que son inferiores a las de otros productos de ahorro finalista. De media, los PPES aplican comisiones de entre el 0,4% y 0,5%, mientras que la de "los planes de pensiones individuales supera el 1% y en los fondos de inversión es incluso algo mayor", explica Vizárraga.

Este menor coste se nota en el bolsillo de los ciudadanos a largo plazo, y mucho. "Para hacerse una idea, por cada 0,25% de diferencia en comisiones a 30 años es prácticamente un 30% más de derecho consolidado al final de la vida laboral", indica Jiménez, que destaca como otra de las ventajas de los PPES que el proceso para acceder a estos planes es simple, "y creo que es lo que hace falta".

Los PPES se encuentran dentro del segundo pilar del sistema de pensiones (el primero está formado por las pensiones públicas y el tercero por los planes de pensiones del sistema individual, los que puede contratar cualquier ciudadano a título personal). Pero para que el ahorro privado crezca, Jiménez considera clave terminar con una serie de creencias falsas instaladas alrededor de los planes de pensiones, como que sólo son para ricos y que sólo tienen sentido para quienes pueden hacer grandes aportaciones. "Lógicamente cuanto más se aporte mejor, pero lo más importante es crear automatismos a la hora de ahorrar", aclara.

La puesta en marcha de los PPES es tan reciente que la oferta de este tipo de producto aún es limitada, y se concentra en unas cuantas gestoras. Este año se han registrado 17. Sin embargo, en opinión de Vizárraga, "esto podría hacer que quizás no tengan todo el recorrido comercial que deberían". Además del poco tiempo que llevan comercializándose, otro de los motivos de este reducido número de planes es que al ser un producto de empleo no todas las gestoras pueden fabricarlos porque no todas están presentes en este negocio -la mayoría está en el de los individuales-. Es por ello que "hay gestoras que han decidido no hacer todo lo que conllevan los planes de pensiones de empleo en cuanto a regulación, supervisión, comunicación etc, para hacer planes de autónomos", señala el director general de Ibercaja Pensión.

Las dos herramientas que tiene el autónomo a su alcance para diseñar su jubilación (los PPES y los planes de pensiones del sistema individual) tienen características diferentes, por lo que reducir la elección entre uno u otro a un tema de costes sería un error si el autónomo valora también el resto de diferencias.

"Estar en un plan individual y en uno de empleo no es lo mismo a nivel de movilización", explica Vizárraga. Cuando uno se jubila hay una serie de limitaciones en el plan de empleo de las que hay que ser conscientes. "En el mundo individual puedes cambiar cuando quieras y en el mundo empleo cuando te jubilas y cobras la prestación, si cobras una prestación en forma de renta ya no puedes salir de ese sistema ni de esa gestora. No es ni bueno ni malo, pero hay que valorarlo. Por eso muchos autónomos dejan la inversión construida hasta ahora en el individual y el ahorro nuevo lo invierte en el de empleo", indica.

Otra diferencia que existe entre ambos productos es que en uno individual el partícipe decide dónde invierte, mientras que "en el sistema colectivo vas a ir donde vaya el colectivo", señala Granado. Además también debe tenerse en cuenta que las estrategias de inversión suelen ser más conservadoras en los sistemas colectivos porque el objetivo en los planes de empleo es preservar el capital.

Impulso al segundo pilar

Desde hace años, el patrimonio del segundo pilar del sistema de pensiones lleva años estancando. Según los últimos datos disponibles en Inverco, a cierre de septiembre, estos productos concentran 35.200 millones de euros. Con los cambios introducidos en la última reforma, el Gobierno quiere que esta cifra crezca significativamente. Los expertos coinciden en que las bases para conseguirlo están puestas, aunque se necesitará tiempo.

En opinión de Jiménez, "el sector de autónomos es el que más fácilmente impulsará la creación del segundo pilar, más que el de las pymes porque éstas dependen de la voluntad de las empresas y los trabajadores en la negociación colectiva". Esta misma idea la comparte Granado: "Desde el punto de vista operativo está claro que es más fácil tomar la decisión por ti mismo como autónomo, porque además es tan fácil como buscar el plan, adherirte y registrar las aportaciones".

Para las empresas, en cambio, "los planes de promoción pública y gestión privada pueden ser una buena opción", estima Vizárraga, "porque hay muchas cosas que ya están hechas y son muy competitivas". Una de ellas son sus comisiones, que no pueden superar el 0,3%. Las comisiones del fondo público de pensiones promovido por el Gobierno están muy por debajo de la de otros sistemas similares en Europa. "En países de nuestro entorno, enormes corporaciones con muchos millardos de patrimonio pagan el 0,5%, y nosotros en Ibercaja estamos arrancando en el 0,2%, que es una comisión sensacional con un nivel de profesionalización en la gestión y en la administración muy altos", resalta Vizárraga.

En la industria creen que hay palancas suficientes para impulsar el crecimiento del segundo pilar. Vizárraga señala que una de ellas podrían ser los planes de pensiones de los funcionarios públicos, que llevan paralizadas desde 2012. Pero además, "en la medida en que las empresas pongan en marcha sus planes sectoriales automáticamente también se nutrirán las aportaciones del segundo pilar. Ya se habla de sectores como el de las grandes superficies o la hostelería, que vendrán detrás de otros como el de la construcción", resalta Granado. Este último sector dispone ya de su propio plan de empleo simplificado, que espera llegar a un volumen de 3.000 millones de euros en 10 años.

En Ibercaja Pensión, una de las cinco gestoras elegidas para desarrollar los fondos de pensiones de promoción pública diseñados por el Gobierno, también se muestran optimistas. "Creo que cientos de autónomos harán aportaciones. En nuestro caso, que el producto lleva menos de un mes de comercialización, llevamos más de 5 millones de aportaciones sin hacer trasvases de saldos y queda todavía parte de diciembre, que es un mes fuerte en cuanto aportaciones", sentencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud