Bolsa, mercados y cotizaciones

La conjura detrás de un bitcoin desatado en 2024: China, la Fed, el 'halving' y la SEC

  • La moneda digital ha sido el mejor activo del año en los que va 2023
  • Los expertos creen que una serie de factores pueden hacer que siga esta racha
Bitcoin (Dreamstime)

En lo que llevamos de año, el bitcoin es el activo más alcista de todos. La criptomoneda más famosa del mundo se ha revalorizado un 132% mientras el Nasdaq 100 se ha revalorizado un 46,81%. La divisa digital ha vivido un importante rebote después de que una tormenta perfecta destrozase su cotización durante el conocido como 'criptoinvierno' en el que una suma de escándalos en los principales ex-changes, cambios radicales sobre los tipos de interés, un entorno más complicado y dudas regulatorias provocaron una auténtica sangría. Desde sus máximos de 2021, la divisa llegó a caer un 74% a comienzos del año.

Sin embargo, al igual que desde que alcanzara los 69.000 dólares, una sucesión de problemas provocaron retrocesos, diversos expertos advierten de que el 2024 podría traer un conjunto de noticias positivas que respalden otro gran crecimiento como el de este año.

La euforia se ha instalado por completo entre los defensores más apasionados. Un ejemplo de ello es la firma británica Standard Chartered, que en su último informe apuntaba a que el bitcoin se disparará un 165%, hasta alcanzar los 100.000 dólares para finales de 2024. En caso de lograrse algo lejanamente parecido, no solo se superaría el criptoinvierno, sino que se quedaría en posición de casi duplicar sus máximos históricos. Otros como Galaxy Digital Holdings creen que en cualquier caso superará los 69.000 dólares. Goldman Sachs y Morgan Stanley también apuntan a subidas, pero no dan una cifra concreta. Todos estos objetivos dependen de diversos frentes, que han llenado de optimismo a los analistas.

Los tipos de interés

El principal motivo que está haciendo soñar a los mercados con un despegue de las principales criptomonedas es un cambio de paradigma respecto a los tipos de interés. Tanto la Fed como el BCE han emprendido subidas históricas para contener el precio del dinero y, ante un enfriamiento de la economía y un contexto con unas condiciones de financiación más duras, estos activos han sufrido. Sin embargo, ahora la situación podría cambiar radicalmente y se están calentando las expectativas de que ambas instituciones comiencen con fuertes bajadas en los tipos de interés los próximos meses.

En ese sentido, los analistas del consenso que recoge Fedwatch creen que hay una probabilidad muy alta (45%) de que la primera bajada en el 'precio del dinero' llegue incluso en marzo. Aunque la opción más probable es que ocurra en la siguiente reunión, en mayo, donde lo dan por seguro. A partir de entonces, los expertos descuentan una cascada de cuatro recortes más. En el caso del BCE la situación es similar y se ve en el Overnight Indexed Swap (OIS), el lugar donde los grandes inversores mueven miles de millones para cubrirse ante los diferentes escenarios sobre los tipos de interés. En este caso valoran el primer recorte en marzo de 2024 y en abril ya la dan por descontada. Tras esto, esperan que se abra la veda y se den cuatro bajadas de 25 puntos básicos para la reunión de octubre.

Toda esta euforia respecto a los movimientos de los bancos centrales se deben principalmente a una inflación que parece estabilizada en Europa, con los últimos datos situándola en el 2,4% y un panorama similar en EEUU, donde el IPC se ha quedado en el 3,2%. En ambos casos, el objetivo del 2% que persiguen los bancos centrales está al alcance de la mano.

Si se cumplen o no estas previsiones son el factor más importante para ver si Bitcoin sigue con su escalada. Según Simon Peters, analista de criptoactivos de eToro, "la relajación de las condiciones financieras podrían beneficiar a los precios de los criptoactivos y de los mercados de renta variable, como ha ocurrido históricamente". Desde Wisdom Tree coinciden y añaden que "estas bajadas empezarán a estimular las economías, mejorando la liquidez" y, en consecuencia, "creando un entorno favorable para que las divisas digitales aprovechen su ruta alcista".

Algo está pasando en China

Aunque hay otro factor que ha pasado claramente inadvertido y que también está sumando a los precios del Bitcoin. Diversos expertos están alertando de que las políticas expansivas del Banco Central de China, que están buscando espolear su economía tras un despertar poscovid decepcionante, podrían tener una importancia capital para el sector cripto. El motivo sería la conexión tradicional entre Bitcoin y el M2 (masa monetaria). En ese sentido, la mayor inyección de Pekín podría dar un espaldarazo a la criptomoneda.

"La intensificación de la presión de demanda en China, especialmente en el continente asiático, se ha vinculado al incremento del M2", explica Félix Fuertes, CIO de Rand. "Este aumento del suministro monetario ha generado una expansión económica, ya que China persigue activamente sus objetivos de crecimiento mediante la impresión de dinero y la inyección de nuevos recursos monetarios. Parece haber una conexión directa entre estas acciones y la variación en el precio de Bitcoin".

A pesar de que en el caso de China haya aumentado de forma clara hasta los 299 billones de yuanes en los datos de septiembre desde los 266 billones en los que se encontraba a comienzo de años y muy lejos de los 240 billones que llegó a tener en 2022. Esta ha seguido el camino contrario en el caso de EEUU y la UE. En el caso del primero, la oferta monetaria ha caído un 4,51% desde sus máximos de 2022. En el caso del BCE este indicador cae un 2,71% desde su techo del año pasado. Sin embargo, mientras que las perspectivas son que China siga con su política laxa respecto a los tipos, en el caso de EEUU esta situación podría cambiar gracias al giro con los tipos.

Por fin se revolverá el ETF

Aunque la gran esperanza residen en las promesas de un ETF aprobado por EEUU. El hecho de que se hayan sucedido solicitudes de grandes gestores de activos en lanzar este producto ha catapultado este año al Bitcoin, pues supone el hecho de que grandes inversores institucionales pueden entrar al mercado, además de la confianza que supone el hecho de que estos gigantes respalden la divisa con un vehículo. Hasta ahora, la CNMV de EEUU, la SEC, había rechazado la opción, pero parece que podrían cambiar las tornas. Al margen del vehículo de Coinbase, Graysacle, destacan las solicitudes registradas por parte de Fidelity, Wisdom Tree y, especialmente, BlackRock, el mayor fondo por activos del mundo. En total, hay 12 solicitudes pendientes.

"Un producto con estas características será atractivo tanto para inversores institucionales -por los bajos costos, la alta eficiencia y las ventajas regulatorias- como para inversores particulares", explican desde Julius Baer. La empresa explica que uno de los grandes problemas hasta ahora venía derivado de que muchos inversores "habían evitado incluir el bitcoin en sus portafolios por los altos costos de gestión de los fondos o por la dificultad de trabajar directamente con este sector".

"Es probable que la primera resolución llegue pronto y damos por hecho que esta se producirá antes del 10 de enero de 2024"

Según Manuel Villegas, analista de la firma, "es probable que la primera resolución llegue pronto y damos por hecho que esta se producirá antes del 10 de enero de 2024". Esto se debe a que es el vencimiento de plazo para responder a la petición de Grayscale. La siguiente cita en el calendario es a partir de marzo cuando toquen las resoluciones del resto de ETFs. Según Villegas, "con una resolución que es probable que veamos pronto y dadas las condiciones de liquidez, prevemos que una aprobación podría tener efectos aún más grandes (en la cotización de Bitcoin) de los previstos".

Sin embargo, no todos tienen claro que la resolución vaya a desatar una entrada masiva de fondos en el sector cripto. Uno de los más escépticos es JP Morgan que en un reciente informe. "Podrían haber sucedido entradas especulativas en fondos como los de Grayscale", admiten los expertos, pero los fondos saldrán del sector en cuanto reciban la 'recompensa' del visto bueno de la SEC. Las posiciones del EFT son meramente especulativas. En el momento que se apruebe este subiría solo por el hecho de que se quitarían costes y comisiones.

El 'halving'

Un factor clave que podría impulsar el precio del bitcoin y que, de hecho, ya podría haber tenido una influencia en las subidas actuales es el 'halving'. Marina Foncuberta, profesora del Máster en Blockchain e Inversión en cripto activos del IEB, explica que "se trata del proceso por el que se reduce a la mitad el número de bitcoins que se entregan a los mineros como recompensa".

Este evento se producirá en mayo de 2024 y será el cuarto desde 2009. Afecta de forma directa al precio porque, al tener una menor rentabilidad por el minado, los mineros reducen su actividad y, en consecuencia, se reduce de forma drástica la oferta que hay en el mercado. De este modo Fontcuberta explica que "el interés en Bitcoin se dispara cuando esto ocurre porque se enfatiza su escasez y la cuantía limitada de los mismos.

Desde Julius Baer también señalan la importancia de este proceso en su último informe y señalan que "pondrá más presión en la oferta al inducir a una disminución en su crecimiento". Desde eToro van más allá y afirman que se producirá un"shock de oferta" y concretan que la recompensa por cada bloque minado bajará desde 6,25 BTC hasta los 3,125 BTC. En ese sentido, el precio siempre ha aumentado, aunque no de forma caótica, sino como un aumento gradual en el precio a lo largo de los meses posteriores al recorte. En 2012 el Bitcoin pasó de 12 dólares a 127 en medio año. En 2016 se pasó de 650 dólares hasta los 760 en ese mismo periodo. Y, finalmente, en el año 2020, incluso con una pandemia, el precio del Bitcoin pasó de 8.800 dólares a casi 11.000.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud