Bolsa, mercados y cotizaciones

El impresionante hallazgo de petróleo que promete poner a la economía de Namibia en el mapa

El petróleo es una de las fuentes de energía más controvertidas. Contaminante a la par que necesario, el crudo es todavía la fuente de energía primaria más consumida en el mundo y, por tanto, sigue teniendo potencial para ser un negocio rentable. Un buen ejemplo es el de Guayana, un pequeño país caribeño, cuya economía está sufriendo una revolución tras comenzar a explotar sus reservas de petróleo. Ahora, hay otra pequeña economía podría seguir los pasos de Guyana tras confirmar el hallazgo de miles de millones de barriles de petróleo en sus costas.

Este es un país situado en una de las regiones más pobres del mundo (tiene fronteras terrestres con Angola al norte, con Zambia al noreste, con Botsuana al este, con Sudáfrica al sureste y sur y con el océano Atlántico al oeste) y pese a tener un vasto territorio (cabe una España y media dentro de sus fronteras) solo cuenta con 2,5 millones de habitantes. Acabemos con el misterio: Shell y TotalEnergies han descubierto alrededor de 11.000 millones de barriles de petróleo ligero y hasta 8,7 billones de pies cúbicos de gas en la prolífica cuenca de Orange de Namibia, según altos funcionarios petroleros del país.

Estas asombrosas cifras de recursos, reveladas durante el pasado verano, han generado grandes expectativas sobre el potencial que puede tener este nuevo yacimiento geológico, que también se extiende a las aguas sudafricanas. Cabe destacar que estas estimaciones se basan en apenas un puñado de pozos de exploración y evaluación completados, un punto destacado en un importante evento del sector petrolero en Windhoek (capital de Namibia) por Maggy Shino, Comisionada de Petróleo en el Ministerio de Minas y Energía de Namibia, que afirmó que "apenas hemos comenzado a rascar la superficie de la cuenca de Orange".

Desierto Namibia árboles secos
Países típico del desierto de Namibia. Foto de Alamy

La petrolera estatal Namcor desgrana un poco más la información de estos grandes hallazgos de crudo. Según los datos de la propia petrolera y de la consultora Wood Mackenzie, hay unos 5.100 millones de barriles en el pozo conocido como Venus, entre 2.400 y 2.600 millones de barriles del hallazgo en el de Graff, alrededor de 2.500 millones de barriles en el descubrimiento de Jonker y 300 millones de barriles del hallazgo de Lesedi, el más reciente de todos.

Se estima que el hallazgo de Venus, que ha sido llevado a cabo por TotalEnergies, es el segundo descubrimiento de hidrocarburos más grande del mundo desde 2015. La compañía ha dicho que cree que Venus podría ser un campo supergigante. La compañía estatal de petróleo del país Namcor se ha negado a responder a las preguntas de elEconomista.es pese a haber iniciado los contactos. No hubo ningún responsable de Namcor dispuesto a responder. Aunque se espera que los trabajo comiencen pronto, la evolución del precio del crudo es fundamental para generar los incentivos necesarios. Aunque el precio del petróleo es relativamente elevado en estos momentos, el mercado está cambiando rápidamente su estructura.

Namibia y el camino de Guyana

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) señalaba en un reciente informe petrolero publicado este verano que "los recientes megadescubrimientos en Namibia han traído una sensación de optimismo a la región después de años de retrasos catalizados por la pandemia de Covid-19".

Las expectativas son elevadas y las comparaciones no han tardado en llegar. "TotalEnergies, junto con Shell y QatarEnergy, son grandes interesados en los recientes mega-descubrimientos de la Cuenca de Orange frente a la costa de Namibia. Aunque aún no se han presentado planes exhaustivos de desarrollo para explotar los recursos, estos campos podrían catapultar a Namibia como productor y llevarla por un camino similar al de Guyana", aseguraba la AIE en su informe.

Guyana es un pequeño país caribeño cuya economía ha comenzado a despegar tras el comienzo de las operaciones de extracción de crudo. El PIB de este país se ha disparado junto a los ingresos públicos, permitiendo una oleada de inversiones que están mejorando la vida de los ciudadanos y que prometen seguir haciéndolo. Namibia es una economía con mucho recorrido en este sentido, puesto que su PIB per cápita a precio corrientes no alcanza los 5.000 dólares y se sitúa por debajo de países como Argelia, Indonesia y Guatemala. Mientras tanto, el PIB per cápita de Guyana ya mira cara a cara al de Croacia o Hungría (aunque es cierto que el país caribeño de la desigualdad de renta es mucho mayor).

El caso de Namibia puede ser similar. Esos 11.000 millones de barriles de petróleo tienen el potencial de revolucionar la economía de los 2,5 millones de habitantes del país. Para tener una idea de cuál puede ser el impacto sobre la economía namibiana, se puede hacer una burda comparación con Nigeria, donde el petróleo supone alrededor del 7% del PIB, con unas reservas probadas de crudo de 37.000 millones de barriles (el triple de reservas que previsiblemente tendrá Namibia) y con una población de más de 200 millones de habitantes (casi cien veces más habitantes que Namibia). Mientras que cada nigeriano tocaría a 174 barriles de petróleo, cada namibiano toca a 4.400 barriles de petróleo (ambos ejemplos suponen que se extrae todo el crudo).

La petrolera estatal Namcor cree que los primeros barriles de petróleo de estos descubrimientos se podrán comenzar a comercializar alrededor del año 2029. Desde esta firma pública creen que Namibia podría convertirse en uno de los 15 principales productores de petróleo del mundo para 2035, dijo la directora gerente interina de Namcor, Shiwana Ndeunyema, en la Conferencia de Petróleo y Gas de Namibia en Windhoek.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud