Bolsa, mercados y cotizaciones

El secreto del país que ha multiplicado por tres su PIB en solo cuatro años

La bandera de Guyana ondea con las bombas de extracción de petróleo de fondo

Hay un pequeño país que lleva varios años registrando las mayores tasas de crecimiento del mundo con diferencia. Tal ha sido el despegue de esta economía, que el PIB se ha triplicado en solo cuatro años. Aunque a simple vista parece un milagro, lo cierto es que la explicación es bastante sencilla. Los astros se han alineado para la economía de Guyana: un país muy pequeño (hace frontera con Venezuela y Brasil, entre otros, y cuyas costas están bañadas por el Atlántico), que ha encontrado mucho petróleo y que justo ha comenzado a exportarlo en un momento de grandes tensiones en el mercado del crudo. Salvo el bache del covid en 2020, que llevó a la cotización del crudo momentáneamente a la zona de los 20 dólares, el precio del petróleo se ha situado de forma estable por encima de los 70 dólares (ha llegado incluso a superar los 100 dólares el barril), generando un torrente de ingresos para el país que está propulsando su crecimiento económico.

La historia de este pequeño país es curiosa y se ha desarrollado relativamente rápido. Tras muchos años de pobreza relativa y olvido, Guyana saltó a la escena internacional hace pocos años. En 2015, el gigante petrolero Exxon Mobil descubrió 11.000 millones de barriles de petróleo frente a las costas del pequeño país latinoamericano. Tal hallazgo prometía cambiar a Guyana para siempre, catapultando al país y a sus ciudadanos hacia la ancha frontera que les separaba del mundo desarrollado. Aunque aún es pronto para sacar conclusiones, los fríos datos económicos sí parecen estar conduciendo a Guyana hacia la riqueza.

Tras un crecimiento récord del PIB real en 2022 (62,3%, el más alto del mundo), se espera que el PIB real siga creciendo extremadamente rápido en 2023 (38%). El PIB ha pasado de los 5.400 millones de dólares en 2019 a los 16.300 millones de la actualidad. Es decir, el tamaño de la economía se ha multiplicado por tres en un periodo de cuatro años gracias a los ingresos del petróleo y la inversión extranjera.

El petróleo 'hace milagros'

El petróleo ya genera 1.000 millones de dólares en ingresos anuales para el gobierno y se estima que producirá 7.500 millones de dólares en 2040. Guyana va a ser el país con la mayor producción de petróleo per cápita del mundo. El Gobierno espera que el fondo soberano creado para canalizar estos ingresos alcance los 2.000 millones de dólares a finales de este año. Más allá de la construcción de este fondo, algo que ya es considerado como un paso en la buena dirección, la economía de Guyana está creciendo a una velocidad vertiginosa.

El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la economía del país destaca que la economía de Guyana continúa creciendo muy rápidamente, respaldada por los planes de modernización del gobierno, financiados en gran parte por los ingresos que genera la expansión del sector petrolero.

La producción de petróleo está aumentando con la entrada en funcionamiento de un tercer yacimiento petrolífero. Guyana exporta ya casi 400.000 barriles diarios de crudo, es decir, es como si cada guyanés 'vendiera' medio barril de petróleo a diario a un extranjero. Por otro lado, el crecimiento en el sector no petrolero está respaldado por la implementación de un rápido programa de inversión pública centrado en proporcionar transporte, vivienda e infraestructura de gestión de inundaciones, y elevar el capital humano, destacaba el informe publicado en septiembre.

Los efectos indirectos del petróleo y la construcción están respaldando el crecimiento en los sectores de servicios y suministros, mientras que la agricultura, la minería y las canteras también están teniendo un buen desempeño. Después de un fuerte 2022, en la primera mitad de 2023 el PIB real no petrolero creció un 12,3%. Mientras tanto, la inflación se situó en el 7,2% a finales de 2022, en línea con la de otros países de la región, y cayó al 0,3% interanual en agosto de 2023. La cuenta corriente externa registrará un gran superávit en 2022, del 23,8% del PIB, y se espera otro gran superávit en 2023. Los bancos están bien capitalizados y son líquidos, destaca la nota del FMI.

Guyana gestiona bien los ingresos petroleros

Desde la revista Harvard International Review (HIR) señalaban hace unas semanas que aunque existen serias preocupaciones en torno al impacto que puede tener el descubrimiento de petróleo de Guyana (siempre se mantendrá la amenaza del 'mal holandés' o la posibilidad de que el Gobierno canalice el dinero hacia la economía en forma de subvenciones y ayudas que desincentiven el trabajo o, peor todavía, que se incremente de forma notable la corrupción), por ahora parece evidente que buena parte del dinero está entrando de forma directa en el fondo soberano o se está invirtiendo para mejorar la vida de los guyaneses.

Por ahora, Guyana ya ha adoptado medidas positivas a este respecto. El país está construyendo 12 hospitales, varias escuelas, siete hoteles, dos grandes carreteras, su primer puerto de aguas profundas (que permite la entrada de grandes buques) y una gran planta de energía a gas que duplicará la producción energética de Guyana y reducirá la factura de la electricidad.

La segunda estrategia es invertir de forma diversa a través de un fondo soberano. Esta estrategia tiene dos beneficios. Primero, las cuentas del fondo son públicas, por lo que los guyaneses pueden 'vigilar' cómo su gobierno está usando el dinero del petróleo. Esta transparencia protege contra la corrupción. En segundo lugar, invertir de manera diversa a través de un fondo soberano convierte los beneficios extraordinarios del petróleo en un crecimiento sostenible que es, fundamentalmente, independiente del petróleo, explican los expertos de HIR en un reportaje.

Si algún día las reservas de petróleo de Guyana se agotaran o los precios del petróleo se hundieran, un fondo soberano diversificado garantizaría unos ingresos recurrentes para el Gobierno del país. Guyana tiene un buen ejemplo a seguir a miles de kilómetros. Noruega, uno de los pocos países ricos en petróleo que ha esquivado el 'mal holandés' gracias, en gran parte, a su enorme fondo soberano valorado en más de 1,3 billones de dólares. El 'desvío' de una cantidad notable de los flujos petroleros hacia ese fondo ha tenido grandes ventajas para Noruega. Por un lado, Noruega ha resuelto el futuro de varias generaciones de noruegos. Por otro lado, este fondo (que invierte en activos fuera de Noruega) ha ayudado a limitar la apreciación de la corona noruega (el dinero entraba en forma de exportaciones y salía igual de rápido con la compra de activos en el exterior).

Es fácil mirar y aplaudir a Noruega, lo difícil es hacer lo mismo cuando el dinero entra a espuertas en tu economía. Por ahora, Guyana ya ha creado un fondo soberano –un buen primer paso–, pero el fondo no está exento de desafíos. Es decir, está gestionado por solo uno de los partidos políticos, lo que aviva las tensiones étnicas. Sin embargo, la creación del fondo representa un avance positivo. El fondo tendrá a finales de año 2.000 millones de dólares en activos, como señalaba anteriormente, lo que representa más del 12% del PIB. Para que la idea sea más clara es como si España tuviera unos 200.000 millones de euros en la 'hucha de las pensiones'.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud