Bolsa, mercados y cotizaciones

Markus Müller (Deutsche Bank): "El 'green MiFID' activará al cliente en sostenibilidad"

  • Es el responsable global del Centro de Inversiones del banco
  • No incluir la pérdida de biodiversidad en la estrategia conlleva riesgos, explica
  • "El 75% de clientes quieren impactar con su inversión; es mucho", afirma
Markus Müller, responsable global del CIO de Deutsche Bank. 

Markus Müller es responsable global del CIO (el Chief Investment Office, o Centro de Inversiones) de Deutsche Bank. Experto en biodiversidad, explica que las compañías han olvidado que son altamente dependientes de la naturaleza, y alerta del efecto que tienen sobre las inversiones el deterioro de los ecosistemas. Visite elEconomista Inversión sostenible y ESG, el portal verde de elEconomista. 

¿De qué hablamos cuando hablamos de biodiversidad?

Nos referimos a todos los organismos vivos que habitan en todos los ecosistemas del planeta. Es importante porque la sociedad utiliza estos ecosistemas como recursos para su actividad económica. Por ejemplo, los insectos juegan un papel importante en la fertilización de las plantas, lo cual es importante para la agricultura y la silvicultura. Para los inversores es importante entender que si dañamos la biodiversidad dañamos una parte importante de nuestro capital natural, que no podrá ofrecer servicios como polinización, agua limpia, aire puro... Ignorar y no incluir en la estrategia esta verdad fundamental podría implicar riesgos de transformación. Por otro lado, estamos en un momento donde los datos son cada vez más transparentes, y si una empresa no tiene en cuenta los riesgos físicos, el valor de su acción se agotará potencialmente.

¿Cuáles son los principales riesgos relacionados con la biodiversidad?

En primer lugar, no es posible medir la biodiversidad. Usamos aproximaciones. Necesitamos definir la naturaleza de los bienes naturales (agua, bosques, tierra, océanos, aire), porque es en ese hábitat donde florece la biodiversidad. Luego podemos aplicar una métrica a cada uno de ellos. El riesgo es que malinterpretemos esta medida. Y que esperamos la perfección, y que empezamos demasiado tarde para tener todo esto en cuenta. Necesitamos reconocer la imperfección de los datos y métodos disponibles, y comenzar a perfeccionarlos y adoptarlos. Un segundo riesgo tiene que ver con el tiempo: queremos combatir el cambio climático reduciendo las emisiones de CO2, pero para eso necesitamos tiempo y materias primas. También necesitamos una economía circular, pero para lograrla debemos cambiar la forma en que trabajamos. Todo esto lleva tiempo, pero no lo tenemos. La solución es la tecnología, además de soluciones basadas en la naturaleza, para cambiar nuestro modelo económico. Y hacer las cosas de otra manera: tenemos que dejar de hacer algunas actividades. La biodiversidad empieza a anidar en las carteras.

Me resulta difícil diferenciar la biodiversidad de otras partes de la inversión ESG. ¿Un bono verde no es biodiversidad?

Puede ser, pero un bono verde generalmente tiene un marco verde, muy enfocado en la transición de energía limpia. La biodiversidad se enfoca explícitamente en aspectos del capital natural, y así debe ser, porque para cada objetivo necesitamos una herramienta: para la transición energética, los bonos verdes. Para los océanos, bonos azules. Y para la biodiversidad podemos necesitar bonos de biodiversidad. A veces se superpondrán [con los bonos verdes], pero esta transformación es compleja y debemos reconocer esa complejidad adoptando, al mismo tiempo, un enfoque holístico de la Triple Crisis Planetaria y adoptando diferentes soluciones específicas para sus componentes. Como afirma H. L. Mencken, "para cada problema complejo existe una respuesta clara, simple y falsa". Debemos comprender la complejidad de la transformación sostenible; si la simplificamos, lo haremos mal. Si miro los sectores que actualmente dependen de la biodiversidad, el energético es el primero, con un peso de aproximadamente el 12% de este sector ligado a ella. Luego están los materiales y las utilities. Esto demuestra que realmente tenemos que ponerlo en el centro de la discusión.

¿Existe ya algo llamado 'bonos de biodiversidad'?

Todavía no… pero lo que sí veo en la industria, en el lado del producto, es que cada vez hay más administradores de fondos hablando de ello como un tema de inversión. Más aún con el nuevo marco de divulgación que se avecina: el grupo de trabajo para divulgaciones financieras relacionadas con la naturaleza (TNFD), o Grupo de Trabajo sobre divulgación financiera relacionada con la naturaleza, abordará los impactos de las empresas en el capital natural, así como que el TCFD (grupo de trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima) ya lo hace, ya en vigor, con impactos climáticos [estos grupos de trabajo fueron creados por el Consejo de Estabilidad Financiera a pedido del G20]. Por otro lado, la Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS), un conglomerado de líderes de bancos centrales de todo el mundo, alertó hace un mes sobre los riesgos financieros asociados a la pérdida de la naturaleza. Es algo que se percibe que viene.

¿Por qué cree que la biodiversidad todavía no es tan importante para los gestores de activos?

Es difícil responder a eso. Es la mayor barrera. Casi todo el mundo puede ver el cambio climático, ya que, en mayor o menor medida, todos lo sufrimos. La biodiversidad, por otro lado, no es tan visible, porque ocurre de una manera muy local, muy endémica. Pero piense en cuántas COP se necesitaron antes de que se entendiera globalmente que el cambio climático es un problema. Llevó mucho, mucho tiempo.

"En 10 países, solo el 2% de clientes dijeron que se sentían lo suficientemente educados o sofisticados sobre ESG en general"

El próximo año tendremos previsiblemente una taxonomía completa, incluyendo el objetivo de protección de la biodiversidad. ¿Ayudará a fomentar este tipo de inversión?

Efectivamente, a partir del próximo año entrarán en vigor la biodiversidad, la contaminación, la salvaguardia de los océanos, en definitiva, el resto de objetivos. Y sí, por supuesto, creo que ayudará a este tipo de inversiones. Si piensa en los 6 objetivos de la taxonomía, este es realmente un ejercicio de transparencia. La SFDR ha creado un marco para crear transparencia en los productos financieros, y la taxonomía regula la economía real. La taxonomía le dice a las empresas: estos son los aspectos sobre los que debes informar. Y MiFID, por su parte, se aplica a la parte de asesoramiento al cliente. Y al final toda esa normativa se une, porque un gestor de activos, que tiene que fabricar el producto, necesita información, y esa información la obtienen de las empresas, que tienen que divulgar según la taxonomía. Y el cliente, por su parte, puede asesorarse en base a esa información. El universo de inversión que aplica los principios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) ha crecido rápidamente en los últimos años, mientras que los estándares y las definiciones globales se apresuran a seguir el ritmo. Es un proceso largo y difícil, no es sencillo, pero es de gran ayuda para lograr la transparencia. Porque cuanto mejor sea la información, mejor puedo calcular mi expectativa de desarrollo potencial. Y cuanto más incompleta la información, más riesgo corro.

¿Cree que el inversor minorista está preparado para entender este tipo de inversión?

El año pasado hicimos una encuesta en diez países, en diferentes grupos de clientes, también minoristas, y solo el 2% de ellos dijeron que se sentían lo suficientemente educados o sofisticados sobre ESG en general, y la biodiversidad es un tema muy específico. Necesitamos educar, educar y educar. Lo que también reveló esta encuesta es que el 75% de los clientes quieren tener un impacto positivo en el mundo con sus inversiones, y esto es muy importante. El 75% ya es mucho. 

"Debemos pensar en la situación en la que estaremos en 2050 y preguntarnos, ¿qué deberíamos haber hecho en 2022 para solucionar este problema?"

¿Cree que este cambio en la prueba MiFID, incluida la pregunta sobre las preferencias de sostenibilidad, cambiará la forma en que los inversores minoristas ven ESG?

Sí, lo creo. Hoy en día, nadie necesita hablar de sostenibilidad. Con este cambio en MiFID, al menos hay que hacerse esa pregunta. Entonces, si vas al cuestionario en sí, no solo se refiere a los diversos aspectos de la sostenibilidad, sino también al perfil de riesgo/rentabilidad. Es algo que creo que activará al cliente y que apoyará a los bancos en su capacidad y en su posición de ser un agente de cambio positivo. Porque los bancos y los asesores se encuentran en la intersección entre los clientes y los mercados financieros. Guiar al cliente a través del cuestionario, explicar los distintos aspectos, hablar del riesgo... no es fácil, pero es la forma correcta de abordarlo. Lea también: Cuenta atrás para el 'Green MiFID'.

¿Conoce al inversor minorista español? Todavía no muestra mucho interés en ESG.

No, pero puedo hablar de regiones. En la UE, el foco está más en el E, en los aspectos ambientales, y principalmente climáticos. En Asia, por otro lado, los aspectos de gobernanza juegan el papel más importante. Esto explica por qué su economía está creciendo, es uno de los mercados más vibrantes del mundo y donde hay crecimiento surgen preguntas sobre la gobernanza. En Estados Unidos es la S la que está en el centro de la discusión, el tema de la inclusión social, lo encontrarás en todas partes. Debemos pensar en la situación en la que estaremos en 2050 y preguntarnos, ¿qué deberíamos haber hecho en 2022 para solucionar este problema? Si miramos este tema desde el punto de vista actual, es posible que no estemos yendo en la dirección correcta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin