Bolsa, mercados y cotizaciones

El capital riesgo va a marcar sus huellas en bolsa

  • Blackstone se une a los Benetton y Brookfield y GIP a ACS en Atlantia
  • Se ha especulado con una entrada del capital riesgo en Grifols
Autopista brasileña de Rodovias do Tietè, firma participada por Atlantia. Foto: Atlantia.
Madrid

El mercado ha confirmado esta semana el agotamiento del rebote de la avaricia, el rebote que nos ha dejado fortísimas subidas desde los mínimos de la invasión de Ucrania hasta lo que ahora parece un techo claro, sin argumentos para poder expandir mayor optimismo que el que ya hay en mercado.

La guerra se va cronificar, los altos costes energéticos y la inflación también, y nadie puede no dudar que el fin de fiesta no sea una recesión el año que viene. En este contexto de tanto pesimismo tenemos todavía unas bolsas más baratas de lo que lo estaban a comienzos de año -un 12% en el caso europeo y un 6% en el estadounidense-, con retornos todavía atractivos mientras no se evidencia una destrucción sistemática del beneficio de las compañías -más de un 7% para el EuroStoxx y del 5% para el S&P-.

Florentino es Carlos V en sus batallas con el papado -los Benetton- y los financiadores (los Fugger), hoy son los capitales riesgo

Un escenario que sería perfecto para seguir reconstruyendo el mercado europeo, visto desde el EuroStoxx, hasta niveles preLehman, pero que no es atacable hasta que conozcamos cómo vamos a salir de esta crisis de inflación.

Pero mientras los mercados tratan de hallar cuál va a ser la normalidad de la economía de los próximos dos años, lo que es evidente es que las medias de mercado sirven para lo que sirven, y mientras que alguien se ha comido dos pollos y otros están en ayunas, el resultado es que a todo el mundo se le ha servido uno.

En un parqué con multiplicadores exigentes para lo que ocurre, en Europa se pueden encontrar muchas compañías en las que no es descabellado pensar en operaciones corporativas. Estrictamente, no hablo de opas a la totalidad, sino más bien incursiones parciales del capital riesgo para entrar en el accionariado a precios atractivos y esperar la maduración para salir. Son los hurones, como los llama el presidente de un gran grupo familiar, que antes se han acercado a negociar la exclusión bursátil porque todavía pueden sacar más valor.

Esta semana se ha especulado con una entrada del capital riesgo en Grifols, que no puede ir a por una compañía controlada por una familia pero que conoce la clara infravaloración del título. El rumor ya ha servido para que Grifols se aleje de mínimos, y comprar un porcentaje significativo de la firma de plasma hoy con una prima sigue dejando mucho recorrido al título. Estoy convencido que a lo largo del curso vamos a ver muchos más rumores de este tipo en más valores de la bolsa española.

El capital riesgo también ha aparecido esta semana en escena junto a la gran pelea que Florentino Pérez quiere disputar con los Benetton por la concesionaria italiana Atlantia. En el frente ibérico van Brookfield y GIP, y en el transalpino Blackstone. Florentino es Carlos V en sus batallas con el papado -en este caso los Benetton- y los financiadores, en aquella época los Fugger (Fúcar en castellano), hoy son los capitales riesgo.

*Joaquín Gómez es director adjunto de 'elEconomista'.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin