Bolsa, mercados y cotizaciones

Los inversores en bolsa vuelven al ciclo y castigan salud y tecnología

  • Petroleras, mineras, bancos y autos lideran las compras en los mercados
  • Se está vendiendo defensivas: como Cellnex Telecom o American Tower
Reloj de la Bolsa de Madrid. ARCHIVO

El reloj de la inversión sigue corriendo y una vez más parece favorecer a las firmas más cíclicas en detrimento de las más defensivas como la tecnología y la salud. Enero ha revelado una fotografía ya difícil de ignorar para los acérrimos a los flujos de inversión: la bolsa ha recuperado el gusto por los valores más castigados y pegados a la recuperación. Esto se traduce en que, con solo dos semanas del nuevo año en su haber, tanto en EEUU como en Europa destacan las ganancias de petroleras, mineras y bancos mientras que los osos se ceban con los valores tecnológicos, los vinculados al sector de la salud y con los reits inmobiliarios. No se debe ignorar el hecho de que la Reserva Federal ya ha sugerido una primera subida de tipos en marzo -de las tres o cuatro previstas, inicialmente, para 2022- ante la presión que la inflación lleva ejerciendo meses sobre las economías occidentales.

Parece que el reloj, que se olvidó de las firmas más cíclicas en mayo del año pasado, ha regresado a su lado. "Los movimientos de flujos hacia sectores muy cíclicos, mayores rumores sobre los efectos del tapering en EEUU, la marcada subida de la inflación en ambos continentes y los ruidos geopolíticos entre Rusia y la Unión Europea han sido los hechos que han marcado los movimientos de mercado durante las primeras semanas del año 2022, y es justamente por este resumen de acontecimientos que vemos una excelente ventana de oportunidad para que los inversores puedan aprovecharse de la volatilidad vivida durante estas primeras sesiones", apuntan desde Lonvia Capital.

El mejor ejemplo de este cambio de tendencia es que el Nasdaq se ha quedado atrás, con una caída en el año que roza el 6%, frente a las pérdidas del 2,9% que registra el S&P 500 donde las firmas tecnológicas -las de mayor ponderación en el índice- están ejerciendo un peso bajista difícil de ignorar. Microsoft y Apple se encuentran entre los diez títulos que más puntos restan al índice, y el tecnológico es uno de los sectores con mayores pérdidas, un 11% a la baja para las firmas de software, solo superado por el sectorial salud, con un 14% de pérdidas y los reits americanos (entre los que se encuentra American Tower), con un 12% de caída.

Financière de l'Echiquier: "se prevé un giro estructural desde valores caros a los más denostados, como los bancos"

En Europa la situación es muy similar. Caen los servicios de consumo, como también lo hace el sector sanitario -con un 6% a la baja, al igual que la tecnología y los servicios de consumo-. ¿Y quién está liderando las compras? Petroleras, mineras y bancos, principalmente, a ambos lados del Atlántico, seguidas de automovilísticas. Dentro del S&P 500 destaca Wells Fargo, con un 18% de avance, por delante de las petroleras Exxon Mobil y ConocoPhillips (16%), Bank of America suma un 10% y Chevron o Tesla, entre el 8% y el 7%. De las compañías que más enteros se anotan en el EuroStoxx 50 en el arranque del ejercicio figuran Stellantis con un 14% al alza, seguido de Intesa San Paolo (13%), Daimler (11%) y TotalEnergies (11%), además de bancos y aseguradoras como ING, Allianz, BNP Paribas y AXA que se cuelan entre las diez primeras posiciones.

Acciones de crecimiento

"Con la subida de los tipos de interés como algo inevitable a corto plazo, el mercado está girando. Ya sea que lo califiquemos de mercado de valor o de mercado anticrecimiento, el resultado final es el mismo: los nombres de alto múltiplo y elevado crecimiento parecen vulnerables. Durante la próxima temporada de resultados [que ya ha comenzado en EEUU], prevemos que los inversores muestren una tolerancia nula a los fallos en los resultados y, en particular, a las rebajas de las previsiones [o profit warning, como se vio el otoño pasado]", señalan los analistas de la gestora estadounidense Federated Hermes. Prueba de que los valores más caros en términos de valoración están sufriendo el revés de los inversores es la caída del 17% de Cellnex Telecom en el año, la mayor del índice. Fluidra se deja un 14%, mientras que firmas de renovables y utilities como Siemens Gamesa, Red Eléctrica, Acciona, Endesa e Iberdrola retroceden, de media, un 6%, con un Ibex en positivo en el año.

CaixaBank lidera las ganancias del Ibex 35 en el año con un 18%, seguida de Bankinter, BBVA y Santander

"El nivel de la prima asignada a las empresas más caras depende del contexto macroeconómico y este podría cambiar, lo que posiblemente prepararía el terreno para un giro estructural en el que los valores caros cederían su dominio a los valores con descuento. En 2021 aparecieron algunas señales de este posible cambio. En Europa, aunque los valores tecnológicos -ejemplos típicos del crecimiento caro- se han comportado muy bien, el mejor sector fue la largamente denostada banca. Desde comienzos de año, la tendencia es aún más clara", recalcan desde La Financière de l'Echiquier. "Cuando los tipos de interés suben, las acciones más caras que justifican su precio por su crecimiento a largo plazo deben compensar esta circunstancia con un crecimiento aún mayor, a costa de ser menos atractivas, pero no todas lo consiguen", concluyen.

En el Ibex, CaixaBank se ha desmarcado en el arranque de 2022 gracias a una revalorización del 18%, por delante de las ganancias del 11% de Bankinter, el 10% de BBVA y el 7% de Banco Santander, entre los primeros seis títulos del índice desde el 1 de enero, junto a IAG y Arcelor. ¿Motivos? De un lado, la antigua Caixa se anotó ganancias del 16% en 2021, la mitad que la media del Stoxx 600 Banks (34%). De otro, la nueva entidad tras la fusión cuenta con un 28% de la cuota de mercado hipotecario -Bankia aportó un 12% de market share-, un tercio del ahorro a largo plazo está en sus manos y una cuarta parte de todos los depósitos nacionales. Y será, previsiblemente, la entidad más beneficiada cuando los tipos en la eurozona comiencen a subir, aunque para ello haya que esperar, a priori, hasta el año 2023-24.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin