Bolsa, mercados y cotizaciones

La siguiente tarea en la lista de las bolsas: Recuperar los niveles previos a la aparición de ómicron

La resistencia del Ibex 35 está en los 8.840 puntos
Madrid

Las bolsas mundiales han decretado en las últimas horas el estado de optimismo. Tras el susto en forma de 'batacazo bursátil' que los principales parqués mundiales registraron tras la irrupción de la variable ómicron a finales de noviembre, los alcistas han vuelto a tomar el control del mercado.

De hecho, después de varias sesiones de ganancias, las bolsas continentales se han comido ya dos terceras partes del rebote que tiene el rally de Navidad.

En Asia, donde los alcistas se han impuesto en la mayoría de grandes plazas del continente en la sesión de hoy, índices como el Nikkei japonés ya se han alejado de los mínimos que marcaron este mes cerca de un 4%, gracias, en parte, al desplome de la volatilidad en las últimas horas

Y es que, el conocido como el 'indice del miedo' registró ayer un severo descenso hasta registrar su nivel más bajo en lo que va de mes. El selectivo, de hecho, retrocedió hasta los 21,8 puntos, un nivel que está ligeramente por encima del registrado de media a lo largo de los últimos 12 meses, que se sitúa levemente por debajo de los 20 puntos.

En este contexto, las bolsas de Europa tienen que seguir dando pasitos hacia adelante. El siguiente es cerrar el amplio hueco bajista que abrieron los principales índices del Viejo Continente en la jornada del pasado 26 de noviembre.

"En el EuroStoxx 50 este hueco se generó desde los 4.300 puntos y el cierre del mismo sería una clara señal de fortaleza que abriría la puerta a que las bolsas europeas se dirigieran a marcar nuevos máximos crecientes dentro de su tendencia alcista, lo cual supondría ver al EuroStoxx 50 sobre los 4.415 puntos", señala Joan Cabrero, analista técnico y asesor de Ecotrader.

La resistencia del Ibex 35 está en los 8.840 puntos

En el caso del Ibex 35, el elevado peso que en el indicador nacional tienen los dos sectores más bajistas de Europa en el año, energía y turismo, constituye una rémora difícil de superar. De hecho, ayer volvió a ser de nuevo el índice europeo más débil. Esta debilidad convierte en casi imposible el objetivo de la bolsa española de igualarse son sus homólogas europeas en el final de año.

Sin embargo, aún así ayer el selectivo español logró superar la resistencia de los 8,475 puntos.

"El siguiente paso para poder favorecer un rebote más sensible es que el Ibex 35 logre cerrar ese hueco ómicron, para lo cual debería lograr cerrar una sesión sobre los 8.840 puntos. En tal caso se estaría delante de una clara señal de fortaleza que permitiría favorecer un contexto de subidas adicional que buscaría que el Ibex marcara nuevos máximos crecientes sobre los que ha establecido este año en los 9.310 puntos", explica Cabrero.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin