Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed y el BoE piden palabra para hablar de 'tapering'

  • "La próxima semana podría ser decisiva para los inversores"
Jerome Powell, presidente de la Fed.
Madrid

El miércoles, la Reserva Federal (Fed). El jueves, el Banco de Inglaterra (BoE). Dos de los grandes bancos centrales abren el tiempo de la retirada de estímulos, al esperarse que anuncien la primera rebaja de las compras de deuda, diseñadas para responder a la extraodinaria crisis del Covid.

La inflación no da tregua, con la escalada del coste de la energía como principal acelerador de los índices de precios en todo el mundo -en España se marchó en octubre al 5,5%, máximo de tres décadas-. Y llegan dos citas cruciales de la política monetaria, las reuniones de la Fed y el BoE, que deberán lidiar precisamente con las presiones inflacionarias.

"La próxima semana podría ser decisiva para los inversores por la confluencia de varios acontecimientos fundamentales", reconoce Greg Meier, economista jefe para EEUU de Allianz Global Investors, quien destaca que "el más importante es la política monetaria y el potencial cambio de rumbo del Banco de Inglaterra (BoE) y de la Reserva Federal estadounidense (la Fed)".

Se anticipa de manera generalizada que la Fed anunciará la primera reducción de su ritmo mensual de compras de bonos en la próxima reunión que empieza el martes 2 y que termina con la rueda de prensa del 3 de noviembre a las 21.30 horas (en España) del miércoles.

"Estamos de acuerdo, y esperamos que la Fed reduzca el ritmo en 15.000 millones de dólares al mes, lo que pondría fin al programa para la reunión de mediados de junio de 2022. Aunque la Reserva Federal ha anunciado con éxito esta reducción sin mucha volatilidad en el mercado, ahora se enfrenta al reto de gestionar las expectativas de los tipos ante los elevados riesgos de inflación", advierte Tiffany Wilding, economista estadounidense de Pimco.

Respecto a los tipos de interés, la experta predice que la inflación volverá a estar en el objetivo a finales de 2022, y, entonces, "la primera subida de tipos de la Fed se producirá en 2023".

Más inflación, y más tiempo

"Sin embargo, hemos elevado aún más nuestras previsiones de inflación como consecuencia del huracán y de nuevas interrupciones de la cadena de suministro en China, y ahora esperamos que la inflación siga siendo elevada hasta el tercer trimestre del próximo año. Este período más largo de inflación elevada aumenta los riesgos de que las expectativas de inflación a largo plazo también se ajusten al alza, algo que la Fed querrá evitar", explica Tiffany Wilding.

"Los bancos centrales están preocupados por la inflación, incluyendo la subida de precios de las materias primas, la tensión de las cadenas de suministro y el rápido aumento de los salarios de los trabajadores. La explosión de precios ha sido más fuerte -y ha durado más tiempo- de lo que los responsables de la política monetaria esperaban", observa Greg Meier.

"Esto significa que es posible que cuando el BoE se reúna la próxima semana no se observe un rechazo firme a la idea del comienzo de un ciclo de subidas de tipos de interés próximamente. Por otra parte, la Fed parece dispuesta a anunciar que comenzará a reducir los 120.000 millones de dólares que dedica a la compra de activos cada mes. Si rebaja las compras en 15.000 millones de dólares cada mes (10.000 en bonos del Tesoro y 5.000 en valores de titulización hipotecaria) terminaría el proceso de retirada de los estímulos para junio/julio de 2022 y probablemente comenzaría a subir los tipos poco después", continúa el experto, en la línea con la mayoría de previsiones.

Otras claves

Además de las decisiones de la Fed y del BoE, programadas para el miércoles y el jueves, hay multitud de acontecimientos de carácter no monetario previstos para la semana.

En la madrugada del lunes, festivo en España aunque las bolsas permanecerán abiertas, China publicará el índice adelantado PMI manufacturero de octubre, que se espera que apunte a contracción de la actividad por segundo mes consecutivo.

"Los inversores querrán comprobar si las recientes tendencias de deterioro se han estabilizado o han empeorado", incide Greg Meier.

Los indicadores adelantados de la eurozona se publicarán a lo largo de toda la semana, mientras avanza la temporada de resultados. Según calcula el Velocímetro de elEconomista (ver gráfico), en los últimos tres meses, la previsión media de ganancias netas por acción para el Stoxx 600 se ha incrementado un 8,4% de cara a este ejercicio, un 4,9% para el siguiente y un 3,6% de cara a 2023. El incremento de la estimación en el Ibex 35 para 2021 se va al 30,3%, en el mismo periodo, mientras que se queda en el 7,3% para 2022 y en el 3% de cara a 2023.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin