Bolsa, mercados y cotizaciones

Así será la hoja de ruta para la normalización de la cadena de suministros, según Goldman

Con los precios de los coches usados subiendo de nuevo y más de 30 millones de toneladas de carga esperando fuera de los puertos de Estados Unidos antes del arranque de la temporada de ventas navideñas, los economistas de Goldman Sachs trazan una hoja de ruta de cuándo llegará la normalización de la cadena de suministro.

En estos menesteres, se habla de tres factores clave. El primero, la mejora de la oferta de semiconductores impulsada por la reactivación de las fábricas (algo que se materializará en el trimestre en curso) y, finalmente, por la ampliación de la capacidad de producción (a partir de la segunda mitad de 2022 y a lo largo de 2023). Tampoco se olvidan del incremento en la mano de obra, cuya recuperación se producirá entre finales de este año y la primera mitad de 2022. Por último, hacen referencia a la disminución de la congestion portuaria. Un problem que se extenderá hasta la segunda mitad del próximo año.

Según explican, el primer canal para aliviar las restricciones de la oferta y la inflación de los bienes básicos es un repunte de la producción de chips del sudeste asiático tras el repunte de la variante Delta. Las importaciones de insumos clave para semiconductores procedentes de Malasia y Vietnam disminuyeron un 36% en agosto debido a los cierres, lo que provocó una caída mensual del 15% en la producción de automóviles de EEUU en septiembre.

Aún así, la rápida vacunación ya ha llevado a una reducción de las infecciones y a una relajación parcial de los confinamientos, lo que debería mejorar el suministro de chips para la industria automotriz y la producción de vehículos de EEUU en el cuarto trimestre.

Aunque esto podría devolver la producción de coches a los niveles de finales de 2020, es probable que se requiera un aumento de la capacidad de producción de microchips para mantener la producción por encima de lo normal, reabastecer los inventarios de vehículos muy agotados y mantenerse al día con las crecientes necesidades de semiconductores de los coches inteligentes. De ahí que Goldman espere que los inventarios de los concesionarios de automóviles sigan siendo muy bajos hasta mediados de 2022.

El segundo canal para aliviar las restricciones de la oferta es la mejora de la mano de obra. Los economistas de Goldman estiman que la expiración en septiembre de las prestaciones de emergencia por desempleo impulsará el crecimiento del empleo en el cuarto trimestre en alrededor de un millón de personas. También esperan que algunos de los 2 o 3 millones de individuos que se mantienen alejados del trabajo por motivos de salud se reincorporen al mercado laboral a mediados de 2022.

El tercer canal para aliviar las restricciones de la oferta es la reducción de la congestión portuaria después de las vacaciones navideñas en EEUU y las ventanas de envío previas al Año Nuevo Chino. Un flujo más rápido de importaciones ayudaría a aliviar la escasez y a reducir las presiones inflacionistas de artículos como los muebles y los artículos deportivos.

Goldman espera una inflación interanual del IPC subyacente del 4,3% a finales de año, del 3% en junio de 2022 y del 2,15% en diciembre de 2022 (frente al 4,25%, 2,7% y 2,0% anteriores). Esta resolución más lenta de las restricciones de la oferta significa que la inflación interanual será más alta en el período inmediatamente posterior al tapering (reducción en las compras de activos por parte de la Reserva Federal). Esta trayectoria más elevada y prolongada aumenta el riesgo de una subida más temprana de tipos de interés el próximo año en EEUU.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin