Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado, atento al cuadro 'macro' de la Fed y a Alemania

Cartel electoral en Alemania, con Annalena Baerbock, Olaf Scholz y Armin Laschet. Foto: Reuters.
Madrid

El miércoles tendrá lugar el próximo encuentro del Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal norteamericana, del que los inversores no esperan que anuncie cambios en los tipos de interés. Más atención puede traer lo que ocurra en los comicios que se celebran en Alemania.

Intriga, pero no incertidumbre. Es el resumen que utiliza Stefan Rondorf, estratega senior de inversiones de Allianz Global Investors, para explicar el sentimiento que tienen los inversores ante la esperada reunión del Comité de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal norteamericana el próximo miercoles 22 de septiembre.

No se espera que el organismo comunique ningún cambio en los tipos de interés y, de hecho, el consenso de analistas que recoge Bloomberg estima que los mantenga en el rango entre el 0-0,25%. El dato de inflación interanual se situó en el 5,3% en el mes de agosto, unas décimas por debajo de las expectativas del mercado, lo que ha rebajado un poco la presión sobre la Fed, sometida al debate de cuándo será el momento preciso en que comience la retirada de estímulos.

"La Fed está en camino de cumplir plenamente el nuevo objetivo de inflación media, y en las próximas semanas y meses deberían de poder alcanzarse suficientes mejoras en el mercado laboral de Estados Unidos. En tal caso, hacia finales de año, podría reducirse el volumen de compras de bonos o tapering, lo que ya no debería de representar ninguna sorpresa. La atención probablemente se dirigirá al momento de la primera subida de tipos. De momento, el primer movimiento apunta al primer trimestre de 2023", apunta el estratega senior de Allianz Global Investors.

Y Tiffany Wilding, economista para EEUU de PIMCO, una de las mayores gestoras mundiales de renta fija, cree que los inversores deberían de considerar diciembre como el mes más propicio para el inicio de la reducción del programa de compras del supervisor. "Algunos medios de comunicación sugirieron la semana pasada que los funcionarios de la Fed están esperando un tapering en noviembre. Sin embargo, esto coincidiría con la fecha en que se debe fijar el techo de la deuda del Tesoro, por lo que sospechamos que la decisión sobre el tapering se retrasará hasta la reunión de diciembre", explica.

Que la reunión de la Fed no suscite demasiadas dudas sobre su hoja de ruta no quiere decir que los inversores no sigan analizando cualquier dato macro nuevo que se presente al actualizar sus previsiones, imbuidos como están de la obsesión por la inflación. De ahí que presten especial atención también a la primera lectura de los PMIs manufactureros y de servicios de septiembre, que se publican el jueves.

El consenso de analistas estima un aumento de 1,4 puntos del indicador manufacturero, hasta los 62,5 puntos, y un incremento de 4,8 puntos del de servicios, hasta los 59,5 puntos. Y el viernes se conocerá el dato de ventas de nuevas viviendas de agosto, del que se espera un incremento mensual de un 0,8%, ligeramente por debajo del 1% registrado en julio.

Pero la reunión de la Fed no será la única a la que los inversores presten atención la próxima semana, porque también tendrán lugar los encuentros del Banco de Inglaterra y el de Japón, además de los supervisores de Sudáfrica, Indonesia, Brasil y Turquía. Del primero tampoco se esperan grandes novedades, como indica una nota de Bank of America.

"No esperamos que cambie su mensaje. Los riesgos parecen inclinarse hacia el lado de los hawkish, dados los recientes datos de inflación y del mercado laboral, pero creemos que aún es demasiado pronto para que el supervisor inglés haga declaraciones más firmes sobre el momento probable de las subidas de tipos". destacan en el banco de inversión norteamericano.

Elecciones en Alemania

Más relevante será el dato del índice IFO, que mide la confianza de los empresarios alemanes, del mes de septiembre, cuando faltarán escasos días para que se celebren las elecciones federales en la locomotora de Europa, en las que el candidato socialdemócrata del SPD, Olaf Scholz, se mantiene como el candidato con mayor intención de voto, según indican las últimas encuestas.

El índice de confianza ya mostró señales de deterioro durante los meses de verano, que lo dejó en el 97,5 en agosto, cuatro puntos por debajo de lo marcado el mes anterior. Y las previsiones para septiembre muestran un ahondamiento de esta caída, situándolo en el 96,5.

Del resultado de los comicios en uno de los grandes centros de poder los inversores podrán hacerse una idea de por dónde discurrirá la política en Europa durante los próximos años, aunque tendrán que encajarlo con las previsiones económica globales que presentará la OCDE el martes, que también servirán de contrapunto a las estimaciones recientemente presentadas por el BCE. Los PMIs de la Eurozona de septiembre, el jueves, también servirán de termómetro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin