Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos de renta fija china en yuanes ganan un 8% frente al 0,30% de la deuda global

  • Un inversor centrado en fondos de deuda europea diversificada pierde un 0,71%
Madrid

La renta fija china ha pasado de sonar como algo extravagante a convertirse en una parte importante de la cartera de un inversor conservador si quiere obtener rentabilidad en un momento en que los tipos de interés de las principales economías occidentales se encuentran en mínimos y las rentabilidades de los bonos de estos mercados ya no son tan atractivas como antes.

Hasta tal punto se está convirtiendo en un axioma que basta con ver los rendimientos de los fondos de renta fija china, emitida en yuanes, para percatarse: ganan en el año un 8,12% de media, según los datos de Morningstar a 13 de septiembre, un porcentaje que sobrepasa en exceso el 0,30% que ofrecen los fondos de deuda global, o la caída del 0,71% que dan los fondos de deuda europea diversificada. Incluso superan en cinco puntos y medio a los productos de deuda diversificada norteamericana.

De hecho, muchos fondos de renta fija activa, que tienen una estrategia más flexible, aparte de invertir en segmentos de deuda con grado de high yield, se han abierto también a colocar parte de su dinero en mercados emergentes, entre los que China lleva la voz cantante. Y esta situación, lejos de cambiar, va a ir a más, ya que según las proyecciones de los índices de Bloomberg, la cartera de bonos de Asia Pacífico es la que ofrece más remuneración en los próximos años, después de los de alta rentabilidad o los ligados a la inflación, con un estimación del 3,24%, previendo para los títulos del gigante asiático un 2,96%.

Este 8% de rentabilidad de los fondos de renta fija china emitida en yuanes, englobados en la clasificación RMB Bond Onshore de Morningstar, es toda una declaración de intenciones, ya que en la cultura del gigante asiático el ocho se asocia con la buena suerte y la prosperidad, ya que tienen una pronunciación similar. Pero hay algo más que la numerología. Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM, explica que los bonos chinos son una clase de activos de baja volatilidad y liquidez cada vez mayor, actualmente con rentabilidad a vencimiento en torno al 2,9%. "El yuan se ha comportado mejor que otras monedas importantes este año, con un aumento del 1% frente al dólar. Los bonos del Gobierno chino han llegado a proporcionar un 3,5 % de rentabilidad en comparación con una pérdida del 1,1 % del índice global de bonos soberanos", subraya Paolini, para quien el próximo movimiento del Banco Central chino puede ser de mayor flexibilidad monetaria, pues "es poco probable que la inflación alcance el objetivo para finales de año, lo que contrasta con la Reserva Federal, que planea reducir estímulo monetario".

La caída en desgracia de la firma inmobiliaria Evergrande ha abierto la caja de Pandora de los inversores, que han relacionado el episodio con lo que supuso en su día la bancarrota de Lehman Brothers y ha despertado el temor a que desencadene una cascada de quiebras en el gigante asiático. Pero Julia Ho, gestora del Schroder ISF China Local Currency Bond, cree que las autoridades serán "extremadamente cuidadosas" para no poner en peligro la estabilidad financiera de una economía en recuperación. "Esperamos que la política inmobiliaria de China siga siendo estricta durante este segundo semestre del año, pero si el crecimiento del PIB se ralentiza más de lo previsto, habrá margen para algunos ajustes en política monetaria, dada la importancia del sector inmobiliario para la estabilidad de la economía china", dice.

Pero, como señala Cary Yeung, gestor del Pictet Chinese Local Currency Debt, "es difícil ignorar el mercado de bonos chinos en renminbi, de más de 15 billones de dólares. Y es previsible que se expanda a medida que los proveedores de índices incluyen estos bonos y la deuda china se convierta en valor de peso en los índices de bonos globales, al permitir a los inversores extranjeros mayor acceso a sus mercados e integrarse más en el sistema financiero internacional".

Yeung destaca, además, que estos bonos muestran muy baja correlación con otras clases de activos en la región de Asia y respecto a bonos y acciones estadounidenses y europeos. "Gozan de alta calidad y para un mismo nivel de solvencia crediticia, una rentabilidad a vencimiento que no se puede encontrar en otras áreas de renta fija. Además, a medio plazo, el renminbi seguirá respaldado por el crecimiento económico, entrada de capitales y apertura de sus mercados. Con poco menos del 2% del total, renminbi es la quinta mayor moneda de reserva del mundo", subraya.

"La estructura macroeconómica china permite obtener rentabilidades similares a las de los mercados emergentes, con un nivel de riesgo parecido al de los mercados desarrollados. La economía china y sus mercados financieros ofrecen un mayor grado de diversificación comparado con el ciclo macroeconómico estadounidense y global. De ahí que los bonos chinos funcionen como un verdadero activo refugio. Desde 2004, en cada uno de los mercados con correcciones a la baja, el activo ha dado buenos resultados, igual que el oro, el bund alemán o la deuda pública norteamericana", señalan en Eurizon. 

En UBS AM advierten de que la postura reguladora de las autoridades chinas sigue en el punto de mira, especialmente hacia sectores socialmente sensibles como el inmobiliario. "Y el objetivo de prosperidad común enmarcado por Xi Yinping, aunque es positivo a largo plazo, podría tener un impacto en determinados sectores industriales a corto y medio plazo", concluyen.

Josep Bayarri, director de inversiones de Arquia Gestión, asegura que "somos muy favorables a la incorporación de la deuda pública china en nuestras carteras". Y recuerda que el bono a 10 años chino, por ejemplo, cotiza con una TIR de cerca del 3%, con un rating A1 por Moody's y A+ por S&P. "No existe comparación en Occidente en cuanto a rentabilidad y solvencia, quedando como único riesgo el de una divisa que cada día gana más protagonismo en las finanzas internacionales", señala. 

Juan Pablo Calle, selector de fondos de Rentamarkets, pone otro elemento encima de la mesa, como es la importancia del sello verde en la deuda china. "Debemos de tener en cuenta que la emisión de bonos verdes ya supone más del 10% del mercado, habiendo convertido a China en el segundo mercado de bonos verdes más grande del mundo, lo que es un tema de creciente importancia para los inversores de Occidente", asevera.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin