Bolsa, mercados y cotizaciones

El crecimiento de los servicios marcará máximos en España en junio

Incertidumbre para el turismo en el verano de la recuperación.
Madrid

El lunes 5 de julio, el índice PMI del sector servicios de junio marcará la mayor expansión desde que se calcula este indicador adelantado de actividad para España, según las previsiones y en línea con el resto de la eurozona. La clave es ahora si este ritmo se mantendrá durante el verano.

El guion de la recuperación marcado desde hace meses por la histórica batería de políticas expansivas en la eurozona, tanto desde el punto de vista monetario como de los estímulos fiscales, y por el despliegue de la vacunación, se sigue cumpliendo: hay un repunte de la inflación, que se espera que sea transitorio, y los servicios cogen el relevo del crecimiento a la industria, hasta marcar máximos históricos en el caso de España en junio.

El índice PMI de este sector de actividad registrará 60,3 puntos -por encima de 50 enteros apunta a expansión en base a datos reales y a encuestas-, según las expectativas de los analistas. Una cifra similar al resto de principales economías de la Unión Europea (UE) y que iguala el techo de abril de 2015, cuando en España se aceleró la recuperación tras la crisis de deuda de 2010-2012.

La clave a partir de ahora para la reconstrucción económica tras la pandemia es si este ritmo se mantendrá durante el verano, que estaba llamado a convertirse en el verdadero punto de inflexión de la crisis, sobre todo para países en los que el turismo tiene un peso crucial en la composición del PIB, como España.

Las dudas son razonables antes el cruce de restricciones a los viajes en los últimos días por el miedo a la incidencia de la variante delta del coronavirus, pero el apoyo de los estímulos monetarios se mantiene intacto, según viene confirmando el Banco Central Europeo (BCE) en sus últimas comunicaciones al mercado, y empiezan las primeras partidas importantes del fondo Next Generation de la UE.

Los expertos de BofA advierten que la variante delta del coronavirus crea nuevos riesgos a la baja para el segundo semestre. Según explican, "la incidencia ha aumentado en Portugal (donde esta variante ya es dominante) y está comenzando a subir de nuevo en España, particularmente en Cataluña".

"Así que estos son los países que se observan de cerca como guía para el resto de Europa", continúa el equipo de analistas de la firma de inversión. "Esperamos que el progreso de la vacunación sea suficiente para contener la presión sobre el sistema sanitario", añaden.

El equipo de analistas de Bank of America alerta de que "desde una perspectiva de crecimiento, eso conlleva múltiples riesgos: a corto plazo, la temporada turística de verano podría ser más débil de lo esperado en el escenario base de todos (crecimiento intertrimestral del 2,0% según nuestros expertos, 2,3% intertrimestral en el consenso y 2,8% intertrimestral en las previsiones del BCE)". El miércoles 7 de julio, se conocerá la actualización de las previsiones económicas de la UE. Y el 8, las actas de la última reunión del BCE.

Por supuesto, el ritmo de la recuperación no se decidirá solo en el terreno propio. La condiciones de financiación podrían endurecerse pese a que el BCE de Christine Lagarde trate de impedirlo, dado el ciclo adelantado de Estados Unidos y, más todavía, de China, los dos grandes polos económicos globales.

"Las perspectivas de inflación siguen suscitando gran incertidumbre, aunque debería de estabilizarse tarde o temprano como indican los precios, por ejemplo, de los coches de alquiler y los billetes de avión, sin embargo, otras referencias como los alquileres y el coste de las viviendas de uso propio podrían seguir aumentando a medio plazo", observa Stefan Rondorf, estratega de Allianz Global Investors.

Actas de la Fed

"Todo esto puede generar incertidumbre acerca de cómo reaccionarán los bancos centrales, especialmente la Reserva Federal (Fed)", continúa el experto. Un endurecimiento de la política monetaria demasiado prematuro podría frenar la recuperación económica y poner en riesgo la credibilidad del objetivo de inflación media. Un endurecimiento demasiado tardío podría provocar un fuerte aumento de las expectativas de inflación y un sobrecalentamiento de la economía.

Más pistas sobre el gran tema económico de los próximos meses se sabrán tras la publicación de las actas de la última reunión de la Fed, en la que la institución dejó intacta su política ultra acomodaticia, pero también adelantó a 2023 la posibilidad de una subida de los tipos de interés ante las presiones inflacionarias. La mediana indica que los funcionarios de la Fed observan las tasas federales en el 0,6% dentro de dos años, es decir, al menos se comienzan a telegrafiar dos subidas de los tipos de interés oficiales para entonces.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin