Bolsa, mercados y cotizaciones

El oro vuelve a tener lustre ante la subida del precio del dinero

  • Su precio se revalorizaba en 15 de los 21 ejercicios transcurridos este siglo
  • Un alza de la inflación y la debilidad del dólar favorecen su comportamiento
  • Fue uno de los mejores activos cuando hubo subida de precios
El oro, pendiente de los datos de inflaci?n
Madrid

Optimismo, complacencia, confianza... La serenidad que encuentran inversores y analistas en las últimas semanas en el mercado de materias primas es, cuanto menos, ostensible. El auge de las commodities es más que notorio simplemente con echar un vistazo a la evolución del Bloomberg Commodity Index, el índice diversificado de productos básicos del proveedor de datos que en las últimas sesiones ha registrado de manera reiterada nuevos máximos. De hecho, el selectivo ha ido a tocar niveles que no se habían visto desde el año 2015 en las últimas semanas.

Y eso, a pesar de que no todas las materias están cotizando cerca de niveles históricamente altos. Y es que, si bien es cierto que el barril de crudo, muchos metales como el cobre o algunas de las conocidas como materias primas blandas sí que están tocando máximos de los últimos ejercicios, también lo es que otras referencias, como es el caso del oro, no se están moviendo en zonas de complacencia extrema.

De hecho, el metal dorado aún cotiza por debajo -a solo un 1%- del precio al que lo hacía cuando dio comienzo el año, los 1.895 dólares por onza. Ahora, eso sí, esa dinámica alcista de la que hacen gala en las últimas semanas las materias primas en general está sirviendo de sostén para que el metal recupere las pérdidas anuales que había llegado a acumular en 2021 y que llegaron a rondar el 11,5%.

Fue uno de los activos con mejor comportamiento la última vez que hubo una subida de precios

El oro ha registrado desde los mínimos de marzo un avance superior al 10% en el mercado de commodities. "La tendencia sigue siendo alcista", explica Carlo Alberto De Casa, analista jefe de ActivTrades, quien asegura que este activo está "reafirmando su papel de activo refugio", al posicionarse como una de las mejores opciones de cobertura contra el amenazante repunte de la inflación.

"Se observará un repunte en el precio del oro por el aumento de las perspectivas de inflación, ya que es uno de los activos con mejor comportamiento durante la última vez que vimos una subida de precios significativa", señala Ben Laider, estratega de mercados globales de eToro, quien alude también a la debilidad del dólar, al reducir el coste del oro en divisa local, y a la intención de los inversores de buscar "activos no correlacionados como cobertura frente a una corrección del rally de todo".

Una 'apuesta segura'

Precisamente ese miedo (al repunte de los precios, junto con la debilidad del dólar) es uno de los factores a los que apuntan los expertos para explicar el avance del oro en los últimos meses y que le ha situado en disposición de registrar su tercer año consecutivo de ganancias y su quinto ejercicio en positivo de los últimos seis.

El metal dorado se ha convertido en el último siglo en una apuesta segura para los inversores, que han visto como su precio se revalorizaba en 15 de los 21 ejercicios transcurridos desde el 2000, es decir en un 70% de los casos (siempre y cuando este año recuperase los niveles en los que comenzó enero, los citados 1.895 dólares).

Está en disposición de sumar su tercer año consecutivo de alzas y su quinto ejercicio en positivo desde 2016

Algo por lo que apuesta el institucional. Según señalan desde JPMorgan Chase, este tipo de inversores parecen estar alejándose de criptodivisas como el Bitcoin y volviendo al oro tradicional, invirtiendo la tendencia de los dos trimestres anteriores.

Desde el equipo de la firma estadounidense aventuran que los inversores institucionales podrían estar huyendo del Bitcoin al ver que las fuertes ganancias registradas en los dos últimos trimestres está tocando a su fin y, por lo tanto, buscan la estabilidad del oro tradicional lejos del rápido cambio a la baja de la divisa digital.

Y es que, la criptodivisa -conocida en algunos ámbitos como el oro digital- ha sido señalada en muchas ocasiones como un rival para el metal dorado al contar con una oferta fija.

Sin embargo, y a pesar del viento de cola de las últimas semanas, solo seis analistas siguen viendo más recorrido al oro de cara a los siguientes meses. De aquí a final de año, la mayoría de previsiones recogidas por el consenso de mercado de Bloomberg apuntan a que se mantendrá estable en los niveles a que se mueve ahora.

Los fondos con los que operar

En ese contexto, son los gestores de Amundi quienes mejor han sabido sacar partido a este movimiento del metal en 2021. El CPR Invest Global Gold Mines A2 EUR Acc se ha convertido en el fondo de metales preciosos (que básicamente invierten en oro) que más rentabilidad obtiene este año al repuntar un 8,69% desde enero.

Muy de cerca, con un 8,5% en el año, le sigue el DJE - Gold & Ressourcen PA (EUR), de DJE Kapital, con 4 estrellas Morningstar y una rentabilidad anualizada superior al 9% en los últimos tres ejercicios. Aunque en ese sentido es el Franklin Gold & Prec Mtls N(acc)EUR el que más destaca, al ofrecer un rendimiento anualizado en los últimos tres años superior al 22%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin