Bolsa, mercados y cotizaciones

La deuda arrastra pérdidas del 3,3% en 2021 al volver el miedo a la inflación

  • Las ventas de bonos regresan, aunque se contienen en la última sesión
  • Los expertos confían en que la Fed no se adelante con el 'tapering'
Las rentabilidades de los bonos repuntan por el temor a la inflación

Los grandes bancos centrales siguen ahí, inyectando dinero a la economía a través de sus compras de deuda después de más de un año de pandemia. Y con los tipos inamovibles, en cero. Aunque esto ha mantenido a raya las rentabilidades que el mercado exige a los bonos durante mucho tiempo, 2021 está siendo un punto de inflexión. Datos como el de inflación publicado el miércoles en EEUU, que avalan una mejor salud, encienden las alarmas en el mercado, a pesar de que el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed) insistan en que no comenzarán a retirar sus estímulos todavía. La reacción de los inversores estos días no está siendo de pánico, pero supone elevar las pérdidas que ya acumulan las carteras de bonos.

Tras las últimas ventas de deuda, la renta fija vuelve a perder un 3,3% este año, según la cesta general del Bloomberg Barclays Global Aggregate. En los bonos gubernamentales y en los corporativos la caída de los precios supera el 4%, mientras que los high yield, conocidos como bonos basura, conservan ganancias que rondan el 1%.

En general, no es el momento más crítico de este 2021 -la cesta global llegó a ceder un 4,6%-, aunque algunos activos concretos sí están marcando niveles no vistos este año hasta la fecha. La rentabilidad del bono alemán a 10 años, de hecho, se ha ido del -0,21% al 0,12% en tres días, máximos de hace dos años. Fue justo en mayo de 2019 la última vez que se movía por encima del 0%. La del español, en el 0,586%, ha tocado máximos de junio.

Dónde se pone el foco

En el bono estadounidense a 10 años no ha ocurrido lo mismo, a pesar de que es el primer afectado por un aumento de los precios en EEUU. Y de que será la Fed quien dé el primer paso. Su rentabilidad subió el miércoles al 1,69%, niveles en los que se intercambiaba ya a principios de mes, e incluso se relajaba el jueves hasta el 1,66%. "Uno mira al bono de EEUU y tampoco ve pánico", apunta Jesús Sáez, responsable de mercados de capitales de Natixis en España, quien cree que la reacción podría haber sido "peor".

Para Steven Major, responsable de renta fija de HSBC, los máximos del año en el Treasury actuarán de momento como freno. "Creo que el 1,74% es un nivel en el que es muy difícil que puedan seguir las ventas. El inicio de la reducción de las compras ya está recogido en el precio del bono. Las rentabilidades reales se han incrementado en la misma magnitud que lo hicieron en 2013", relataba recientemente en una entrevista a elEconomista.

Schroders: "Es poco probable que las cifras de inflación asusten a la Reserva Federal"

Es cierto que, como explica Bruno Cavalier, economista jefe de Oddo BHF, "la reciente corrección del mercado de bonos es de naturaleza diferente a la de 2013". En aquel momento, "el detonante fue el anuncio de la Fed de una reducción de las compras" en el contexto de "perspectivas económicas bastante apagadas", matiza, y ahora "el aumento de los rendimientos en EEUU refleja una fuerte mejora de las previsiones de inflación y crecimiento".

¿Suficientes para que se acelere la retirada de estímulos? "La Fed seguirá siendo paciente", opinan Allison Boxer y Tiffany Wilding, economistas especializadas en EEUU de Pimco. "Es poco probable que las cifras de inflación asusten a la Fed, aunque sí supondrán una revisión al alza de sus previsiones. Y lo que es más importante, si se combinan con un fuerte crecimiento del PIB, tendrán que empezar a pensar en ralentizar sus compras de activos", considera Keith Wade, economista jefe de Schroders, quien cree que, aunque el tapering "aún está lejos, parece que volverá a estar en la agenda del banco central estadounidense".

La reducción de las compras se espera que se anuncie a finales de este año en el caso de la Fed y en 2022 en el del BCE. En Mutuactivos no creen que el repunte en las rentabilidades de los bonos "sea algo estructural, si los tipos siguen subiendo, los bancos centrales tienen herramientas para, probablemente, conseguir doblegarlos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin