Bolsa, mercados y cotizaciones

La CNMV pide a las empresas que "presten la atención adecuada" a la sostenibilidad

  • Su vicepresidenta, Montserrat Martínez Parera, las invita a que refuercen sus consejos
  • El 80% de los informes extrafinancieros los auditan solo las 'big four'

"En los mercados y en las inversiones la confianza lo es todo" y para reforzarla es necesario contar con información veraz, ha señalado la vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Montserrat Martínez Parera, en la clausura del acto de presentación del informe El rol de las finanzas en una economía sostenible, de la Fundación de Estudios Financieros (FEF).

El problema es que el marco regulatorio "no está completo y no disponemos de estándares que nos permitan comparar la información", ha añadido. Un elemento clave "reside en la responsabilidad de cada empresa y en la importancia de que cuenten con un buen gobierno corporativo. Yo animo a las empresas a que presten la atención adecuada y refuercen los consejos de administración en los temas de sostenibilidad y riesgos medioambientales". Este es, de hecho, uno de los pilares de la reforma del código de buen gobierno que publicó la CNMV el pasado mes de junio.

Pese a reconocer el "encomiable esfuerzo" que están haciendo las empresas por mejorar la información sobre sostenibilidad que publican (como los datos sobre el uso de energías renovables, la emisión de gases de efecto invernadero o la brecha salarial, entre otros), Martínez Parera ha señalado que "queda mucho camino por recorrer" y ha puesto de relieve los retos pendientes. Entre ellos, la necesidad de mejorar "el análisis de materialidad de la información no financiera". En Europa se aplica el principio de doble materialidad a la hora de evaluar la relevancia de la información sobre sostenibilidad, esto es, "las empresas no solo deben explicar cómo el clima o la sociedad inciden en el negocio de la empresa, también deben informar sobre cómo su actividad incide en el clima y en la sociedad", ha explicado, algo en lo que se avanzará gracias a la nueva directiva de información en materia de sostenibilidad cuya propuesta fue aprobada la semana pasada por la Comisión Europea.

La vicepresidenta de la CNMV también reivindicó la necesidad de "unos estándares de reporte homogéneos, algo esencial para que las empresas utilicen las mismas referencias y podamos comparar. Actualmente dada heterogeneidad de los marcos existentes, es muy difícil que los inversores puedan realizar un análisis genuino de la información". También reclamó que, más allá de que se saquen adelante marcos comunes para los datos extrafinancieros, se hará necesario que existan marcos a nivel global para reportar las cuestiones ASG (ambientales, sociales y de gobernanza). 

Al mismo tiempo, Parera considera necesario "que aumente el número de empresas que reportan información no financiera; cuantas más sean, más opciones tendremos de inversión", algo a lo que ya está contribuyendo esa propuesta de directiva aprobada hace solo unos días en Bruselas, que amplía el número de empresas que deben informar sobre esos datos hasta 49.000 (ya que elimina el umbral de los 500 empleados, al menos, para obligarlas). En España, "el impacto de esta nueva regulación será, previsiblemente, menor, porque ya desde principios de este año las empresas con más de 250 empleados que cumplan además otros requisitos están sujetas a la obligación de reportar la información no financiera". 

Los verificadores de los datos de sostenibilidad revisan solo el mínimo exigido por la ley, no la totalidad de la información

El último reto al que aludió la vicepresidenta del organismo supervisor fue el papel de los verificadores de esa información extrafinanciera, para evitar los riesgos de greenwashing o blanqueo ecológico. Y puso de relieve el elevado grado de concentración en este sentido, ya que "el 80% de los estados de información no financiera fueron verificados o auditados por una de las cuatro principales firmas de auditoría". También criticó que la mayor parte de los verificadores revisan únicamente la información "específicamente requerida por la normativa, es decir, no revisan desgloses adicionales que las empresas publiquen voluntariamente. Si queremos que la información que se reporta sea fiable, la revisión que hagan los verificadores debería alcanzar todo el contenido de la información no financiera que publican las empresas. Esto permitiría que no hubiese información que se publicase que no hubiese sido verificada por un tercero". 

Al mismo tiempo, Martínez Parera recordó que desde la CNMV están intentando facilitar a las gestoras y a los fondos de inversión la implementación de las nuevas obligaciones de transparencia. "Para ello hemos establecido criterios para que los fondos de inversión que así lo requieran puedan clasificarse como sostenibles o que promueven la sostenibilidad". 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin