Bolsa, mercados y cotizaciones

Invertir todo de golpe o hacer aportaciones periódicas: cuál es la mejor opción para ganar dinero en los mercados

  • Las aportaciones periódicas reducen el riesgo de nuestras inversiones, requieren un menor esfuerzo y se benefician en mayor medida del interés compuesto

Al empezar a rentabilizar nuestros ahorros, en mayor o menor medida, la teoría siempre se tiene clara: tener un objetivo definido; invertir siempre en productos financieros que se entiendan; medir los riesgos; conocer el mercado y su funcionamiento; diversificar; tender, en la medida de lo posible, a potenciar los resultados en el largo plazo... Pero también hay otras cuestiones que se tienen menos claras, y entre ellas una de las más comunes reside en la elección de invertir todo de golpe o ir poco a poco realizando lo que se conoce como aportaciones periódicas.

Según un estudio de Vanguard, la rentabilidad de un inversor que hubiese metido todo el dinero a la vez habría superado la mayoría de las veces a la de quien hubiera ido comprando periódicamente. En concreto, si entre 1926 y 2015 se hubiese invertido en una cartera posicionada en Estados Unidos un 60% en acciones y un 40% en bonos durante 12 meses, al inversor le hubiese compensado invertir de una de una sola vez casi en el doble de las ocasiones.

Lo mismo ocurre si el mercado elegido hubiera sido el de Reino Unido o el de Australia. La explicación se encuentra en que la tendencia del mercado es alcista mucho más tiempo que bajista. Con ello, matemáticamente, cada día que no se está invertido se tienen más probabilidad de perder subidas que bajadas.

Pero, ¿qué ocurre si se invierte todo de golpe cuando el mercado se encuentra en una fase bajista? La teoría cambia drásticamente. Según un estudio de Morningstar, si un inversor hubiese invertido 100 euros al final de cada mes entre 1928 y 1938, uno de los periodos más dramáticos en bolsa en el que se acumuló una caída del 50%, habría ganado un 2,4%. Es cierto que no es una gran cantidad y que apenas podría superar la inflación, pero ya es mucho más que la propia rentabilidad del mercado. Incluso, un estudio de Vanguard reconoce que invertir de golpe en una fase bajista renta un 30% menos que hacerlo de forma espaciada.

Lo que ocurre es que, en periodos largos de tiempo, incluso si el resultado final es negativo, siempre existen momentos de caídas y recuperaciones y, precisamente durante esas caídas, difíciles, y casi imposibles de prever, es cuando el inversor sistemático saca ventaja. Es decir, las matemáticas en periodos bajistas están del lado de las aportaciones periódicas.

No hay duda, intentar averiguar el momento idóneo para comprar resulta muy complicado incluso para los profesionales. Nadie tiene una bola de cristal. En 2018 prácticamente todas las Bolsas terminaron en terreno negativo. Sin embargo, gran parte de dichas pérdidas se recuperaron en el siguiente rebote del mercado, a principios de 2019. Los inversores que decidieron entrar en diciembre se beneficiaron de las subidas de enero, pero los que decidieron esperar algo más perdieron la oportunidad.

De hecho, un estudio realizado por Allianz Global Investors refleja que si un inversor hubiese tenido una cartera diversificada en acciones europeas durante los últimos 25 años habría logrado una rentabilidad del 7,8% anual. Sin embargo, si se hubiese perdido los 20 mejores días del mercado solo habría ganado un 1,6%. Mientras que si hubiesen sido 40, las pérdidas alcanzarían el 2,3%. Es por ello por lo que los expertos financieros tienen una premisa: ayer mejor que hoy, y hoy mejor que mañana, es decir, recomiendan siempre no esperar a mañana para comenzar a invertir.

Ahora bien, los mismos expertos también recomiendan prudencia y sensatez, sobre todo en un momento como el actual en el que los mercados están en máximos y la volatilidad en mínimos. "Lo ideal es fraccionar las aportaciones y cuanto más mejor. De este modo si hay una corrección podremos promediarla en el largo plazo", aconseja Francisco Martínez, asesor financiero de Andbank y presente en la plataforma de asesores de Finect.

En su opinión, lo más aconsejable al empezar sería llevarlo al extremo. "Lo ideal sería comprar cada día porque si lo dejamos a expensas de un día concreto del mes puede que al día siguiente haya una corrección y nos la perdamos", analiza, aunque reconoce que esta metodología puede suponer un engorro importante y por ello su plan B es realizar las primeras aportaciones una vez a la semana. Una vez ya se tiene todo el montante invertido Martínez se muestra partidario de seguir realizando aportaciones mensuales.

Pero en todo caso, como pone de manifiesta Borja Nieto, cofundador de MiCappital y asesor financiero de la plataforma de Finect, al invertir poco a poco es mucho más fácil ahorrar y lo más importante también se mitigan mucho los riesgos, porque "unas veces inviertes más caro y otras veces más barato, pero la media al final compensa al largo plazo", afirma.

En el momento actual en el que cada día se superan máximos, Nieto aconseja no estar mirando el mercado y entrar poco a poco. "Si te quedas con el dinero mucho tiempo en la cuenta corriente, al final es muy probable que te pongas nervioso e inviertas todo de golpe por no perderte más recorrido, y el problema es que mañana la volatilidad se puede disparar y que tengas que afrontar una gran caída con todo tu dinero invertido", advierte.

Además, realizar aportaciones periódicas no solo reducen el riesgo de nuestras inversiones, y requieren un menor esfuerzo -no es lo mismo invertir 3.600 euros de golpe que 300 euros al mes-, también se benefician en mayor medida del interés compuesto. Es decir, las rentabilidades de las aportaciones se pueden acumular y generar a su vez una mayor rentabilidad.

En todo caso, al invertir a largo plazo, es decir aquellas estrategias que superan el horizonte de los siete o diez años, no importa tanto el momento de entrada, ya que la rentabilidad al cabo de ese tiempo no se verá tan afectada como si se hiciese a corto plazo. Y si se tienen dudas, por un pequeño porcentaje ya es posible contar con un servicio de gestión de cartera y tener a un equipo trabajando personalmente por nuestros ahorros.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.