Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor de 'La gran apuesta' avisa del riesgo de hiperinflación como en la República de Weimar

Michael Burry y Christian Bale interpretándole
Madridicon-related

"La gente dice que no avisé la última vez. Lo hice, pero nadie me prestó atención. Ahora estoy dando una nueva advertencia y, otra vez, nadie me hace caso. Pero tendré pruebas de que he avisado". Este domingo, Michael Burry, publicaba este mensaje en su cuenta de la red social Twitter, un día después de hacer un serio aviso a navegantes: el peligro de entrar en una situación de hiperinflación similar a la que se vivió durante la República de Weimar es real.

Burry es uno de los inversores más conocidos fuera de la industria, después de que en 2015 se estrenase la película The Big Short (La gran apuesta), que relata, con el estadounidense como protagonista, la historia de unos pocos inversores que, gracias a un primer análisis que realizó Burry, fueron capaces de prever la crisis hipotecaria y financiera en Estados Unidos y pudieron sacar partido de ello.

Después de un sinfín de problemas, de remar a contracorriente y de asumir un riesgo que el resto de la industria consideraba disparatado en aquel momento, Burry, un perfil bastante distinto de lo que es habitual esperar en un gestor de Wall Street (un antiguo neurólogo, reconvertido en financiero, diagnosticado con trastorno del Espectro Autista y que en la película se le presenta tocando la batería al ritmo de heavy metal en sus oficinas) demostró que su análisis era correcto, dejando rentabilidades de casi el 500% a los partícipes de Scion Capital, el fondo de capital riesgo que gestionaba en aquel momento.

Sin embargo, el éxito del gestor no quedó ahí. Tras cerrar el fondo después de la crisis, Burry se dedicó a gestionar sus inversiones personales, centrándose especialmente en la inversión en agua, una temática que ha dado buenos resultados durante los últimos años. Ahora, su fondo, que reabrió en 2013, tiene una cartera inclinada hacia el sector financiero, con compañías como Wells Fargo, y también otras del sector de las telecomunicaciones y de la distribución de energía.

Avisó en el caso GameStop

En el culebrón bursátil que ha tenido lugar a finales de enero y principios de febrero con el ataque de los pequeños inversores del foro Reddit a los bajistas en empresas como GameStop, Burry también ha estado de por medio y ha demostrado que conviene tomarse en serio sus avisos. El gestor estaba posicionado al alza en acciones de GameStop hasta finales del año pasado, en contra de los bajistas que presionaban a la acción.

Sin embargo, no dudó en lanzar un mensaje en pos de la sensatez cuando los foreros llevaron a los títulos de la compañía hasta niveles disparatados. Burry lo vio así, lo avisó, vendió y se evitó sufrir el descalabro que experimentaron las acciones posteriormente, pasando de llegar a cotizar en casi 350 dólares, hasta los 44 actuales.

El riesgo de la hiperinflación

Ahora, el aviso del gestor americano se centra en las consecuencias inflacionistas que tendrá en la economía el haber inyectado cantidades ingentes de liquidez. En opinión de Burry, la política monetaria que se ha implementado en Estados Unidos durante la última década va a tener graves consecuencias, que se asemejan a las que sufrieron los alemanes en el periodo de entreguerras, durante la República de Weimar, cuando, entre 1921 y 1923, el dinero se depreció de forma que el coste de las vida llegó a multiplicarse por varios millones.

Quien ha seguido los mercados y la economía durante los últimos años se ha tenido que familiarizar con las nuevas medidas que han llegado con la llamada Teoría Monetaria Moderna (MMT, por sus siglas en inglés), que en Estados Unidos y en la zona euro se han traducido en un ingente aumento de la liquidez disponible en el sistema y en el balance de los bancos centrales, los encargados de inyectar estímulos en la economía para tratar de incrementar la inflación. Estas medidas son las que, junto a la recuperación en V que se está produciendo y el aumento esperado en el consumo, pueden haber creado el caldo de cultivo perfecto para que llegue la hiperinflación.

"El gobierno estadounidense está haciendo una invitación a la inflación con sus políticas teñidas en la MMT. Han propiciado un fuerte aumento del endeudamiento y un incremento de la masa monetaria a la par que se recuperan en V el consumo y los PMI. Han inyectado billones en nuevos estímulos y la reapertura [de la economía] incrementará la demanda a medida que el coste del empleo y de las cadenas de suministro se dispara", publicaba Burry durante el fin de semana en su red social, un mensaje al que seguiría un hilo de citas sacadas de un estudio publicado en 1974 por Jens O. Parsson, titulado Morir por dinero: lecciones de las grandes inflaciones en Alemania y Estados Unidos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud