Bolsa, mercados y cotizaciones

De la crisis hipotecaria de 2007 a Tesla: el famoso inversor Michael Burry busca su nueva 'Gran apuesta' bajista

  • Considera "ridículo" el precio de las acciones y avisa: "Disfrútenlo mientras dure"
  • Se defiende recordando que todos le cuestionaban por su apuesta en 2007
  • Aguantó durante años posiciones cortas contra el mercado inmobiliario de EEUU
Christian Bale interpreta al inversor Michael Burry en 'La gran apuesta' (2015)

La noticia de que los bajistas perdieron 38.000 millones de dólares en 2020 con Tesla no ha hecho escarmentar a todos ellos. El inversor Michael Burry, célebre por ser el protagonista del libro y la película 'La gran apuesta' ('The Big Short'), parece empeñado en ir a la contra de la empresa de Elon Musk como lo hizo con el mercado inmobiliario de EEUU en 2007 aunque le vuelvan a tachar de loco. Aquella vez le salió extraordinariamente bien.

A principios de diciembre, con Tesla culminando un espectacular 2020 en el que subió más de un 700%, el propio Burry confirmaba en Twitter su posición bajista en Tesla y se permitía el lujo de aconsejar a Musk. "Sí, estoy corto en Tesla, pero aquí van algunos consejos gratuitos para un buen tipo... En serio, liquida entre el 25 y el 50% de tus acciones a su ridículo precio actual", tuiteaba Burry haciendo incluso uso del hashtag #TeslaSouffle.

Apenas un mes después, con Tesla agujereando todos los techos -Musk se convirtió ya la semana pasada en el hombre más rico del mundo por su participación cercana al 20% en la compañía-, Burry parece no querer bajarse del carro y sigue teorizando que la empresa de coches eléctricos sufrirá un importante correctivo.

Para ejemplificar lo inflados que él considera los precios de Tesla, Burry destacó que esa misma jornada la compañía experimentaba una subida del 8% que le hacía ganar 60.000 millones de dólares en capitalización, el equivalente a "un General Motors, dos Hersheys, tres Etsys, cuatro Dominos o 10 Vornados", por mencionar algunas cotizadas.

Justificando su posición ante la cascada de bajistas a los que Tesla torció el brazo el año pasado y ante los riesgos que entraña mantener una posición corta, Burry echó mano de su buen ojo en la anterior crisis: "Bueno, mi última gran apuesta se fue haciendo más y más y MÁS grande también". "Disfrútenlo mientras dure", tuiteó también en lo que pareció una verdadera amenaza contra aquellos que defienden las posiciones largas en Tesla. No obstante, Burry eliminó enseguida el 'tuit' y ahora mismo su muro de Twitter aparece en blanco.

En 2010 el periodista Michael Lewis describió en su libro 'La Gran Apuesta' la epopeya financiera de Burry, llevada en 2015 al cine, siendo Christian Bale el actor que hace del inversor. Médico, ex-neurólogo y con pocas habilidades sociales, como él mismo se ha descrito en numerosas ocasiones, Burry encontró el gusto por la inversión subiéndose a lomos del 'value'. Fue así como su olfato financiero cobró prestigio y pudo impulsar el fondo Scion Capital.

Gestionando este fondo Burry intuyó la crisis de las hipotecas basura que se cernía sobre EEUU y empezó a invertir contra el mercado inmobiliario para disgusto de los inversores de su fondo. Principalmente a través de 'swaps' o permutas de incumplimiento crediticio sobre bonos hipotecarios, Burry mantuvo durante varios años una posición bajista que, pese a la revuelta de sus socios al ser cada vez más abultadas las primas a pagar, dio sus frutos cuando en el verano de 2007 llegó el colapso y se dispararon los impagos. El fondo cerró en 2008 con un rendimiento de casi el 500% y una ganancia de más de 700 millones de dólares, siendo las ganancias para el propio Burry de 100 millones.

Tras esta gran aventura, Burry abrió su propio fondo focalizando durante los últimos años sus inversiones en agua, oro y tierras de cultivo. Sin embargo, parece que vuelve a llamar a su puerta otro 'gran corto'.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud