Bolsa, mercados y cotizaciones

Todos los perfiles de inversor pierden ya menos que en 2018

  • La vacuna ha sido un catalizador clave para recuperar la bolsa
Foto: Dreamstime
Madridicon-related

Si las ventas indiscriminadas vistas en marzo provocaron una de las correcciones de mercado más rápidas de la historia, la recuperación también ha sido veloz. Hasta el punto de que todos los tipos de inversor pierden ya menos que en 2018, con pandemia incluida, algo que era difícil de anticipar.

Si en marzo alguien le hubiera dicho que este año su cartera sufriría menos pérdidas de las que tuvo en 2018, con pandemia mundial incluida, habría sido, cuanto menos, difícil de creer. Sobre todo porque este año se ha producido una de las correcciones más rápidas de los últimos tiempos, que han llevado a un inversor conservador, ajeno por definición a los activos de riesgo, a perder un 7% entre enero y marzo de este año, que es lo que pierden, de media, los fondos mixtos de esta categoría, 2 puntos más que en el fatídico 2018 -con permiso del actual, aquel también fue uno de los años más difíciles de gestionar en mercado por la virulencia con la que se produjeron las caídas en el último trimestre-. Sin embargo, la recuperación de los activos también ha sido veloz. Y ahora, ese mismo perfil de inversor, por seguir con el ejemplo, ha minimizado sus números rojos hasta el 0,75%. Lo mismo sucede con el resto.

Catalizadores clave

Los catalizadores para que esto haya sido posible han sido varios. ¿El fundamental? Las medidas extraordinarias de apoyo que han tomado los gobiernos y los bancos centrales en los últimos meses para dar sostén a una economía duramente golpeada por el virus con el objetivo de minimizar su impacto. Pero, sobre todo, lo que ha acelerado la recuperación vista en las bolsas en las últimas semanas ha sido el anuncio de Pfizer, el pasado 9 de noviembre, sobre la eficacia de su vacuna, que llevaron a la bolsa europea a vivir el mes más alcista de su historia.

Era, sin duda, la noticia más esperada de los últimos meses y a la que los inversores no tardaron ni un minuto en aferrarse, con fuertes compras en todos los activos ese día, que con el paso de las semanas se han ido manteniendo a la par que otras farmacéuticas han ido notificando sus progresos. De cara a la que viene, "tras una semana de transición (a pesar del máximo histórico en Wall Street), la próxima aportará nuevos impulsos: el inicio de vacunación en EEUU y Reino Unido, el BCE podría anunciar un aumento o extensión de su programa de compras, avance o acuerdo del Brexit de cara al Consejo Europeo. El riesgo sigue siendo quedarse fuera de las bolsas", opinan en Bankinter.

Un inversor moderado, que dedica la mayor parte de su cartera a invertir en renta fija, reduce sus pérdidas del 15,3% que sufría en marzo hasta el 1,74% actual

De esta forma, las carteras de los perfiles más agresivos, que llegaron a perder un 20% en el primer trimestre del año, ceden ahora un 4,02%, 16 puntos menos. Pero ese 4,02% también es menos de lo que perdieron en 2018.

La recuperación no ha sido exclusiva de la bolsa. Detrás de ese 0,75% que retrocede ahora de media la cartera de un inversor conservador también está la subida en el precio de los bonos, los mismos que en marzo generaban pérdidas en casi todos sus tipos, con la excepción del americano, que sí actuó como refugio en pleno derrumbe del mercado. Ahora, las principales categorías de deuda tienen su marcador de ganancias anuales en positivo, según los índices de Bloomberg y Barclays. Incluida la pública, donde se han registrado nuevos mínimos de rentabilidad en las últimas semanas pese a los malos pronósticos para este activo a principios de año.

Todo ello ha permitido, también, que un inversor moderado, que dedica la mayor parte de su cartera a invertir en renta fija y deja una porción más pequeña para la renta variable, reduzca sus pérdidas del 15,3% que sufría en marzo hasta el 1,74% actual. Se trata de 6 puntos menos de lo que perdió dos años atrás.

Diferencias entre los mixtos

Ahora bien, quien haya invertido este año en mercado a través de fondos mixtos y siga la evolución de estos productos, habrá vuelto a comprobar que las diferencias de rentabilidades entre ellos dentro de una misma categoría vuelven a ser amplias. En los mixtos conservadores, por ejemplo, la diferencia entre elegir el mejor y el peor producto es de casi 13 puntos. El que más avanza este año es Global Diversification Fund, de UBS, que consigue un 6,43% de rentabilidad en lo que va de año, con datos de Morningstar hasta el 30 de noviembre. Aventaja en 3 puntos a los otros dos fondos mixtos defensivo con mejor comportamiento en 2020.

Pero la brecha es todavía mayor en los que centran su estrategia en renta variable, donde alcanza los 34 puntos. El líder en esta categoría se llama ODDO BHF Polaris Dynamic DRW, clasificado con la máxima nota Morningstar, cinco estrellas, que se revaloriza casi un 13% este año y saca una distancia de 7 puntos al segundo mixto agresivo más rentable. Los sectores que más pesan en su cartera son el de la tecnología (36%), el de servicios financieros (17,87%) y el de la salud (11,31%). Mientras que por regiones reparte su exposición entre Estados Unidos, Europa, Reino Unido y algo de Asia. Entre sus principales posiciones se encuentran nombres conocidos como el de Visa, Mastercard, Amazon, Accenture o Texas Instruments. Dentro de los mixtos agresivos a la venta en España, además del anterior, solo hay otros siete con el marcador de ganancias en verde en 2020, de un total de 27 fondos.

En los mixtos moderados también sucede lo mismo que en los anteriores. La importancia de seleccionar uno u otro queda reflejada en que el vehículo que más se revaloriza este año gana más de un 18%, mientras que en el otro lado de la balanza hay productos de la misma categoría que retroceden un 13%. El dueño de ese 18,8% es Bankia Fonduxo Universal. Un fondo que puede invertir hasta el 50% de su cartera en renta variable, con especial preferencia en compañías de la zona euro. Según los últimos datos disponibles en Morningstar, combina sus principales posiciones con deuda pública de países como Alemania, Italia o Estados Unidos, con la inversión en cotizadas como Iberdrola o Adobe. Además, su buen comportamiento no es exclusivo de este año, ya que en la última década ofrece rentabilidades anualizadas del 5,21% a sus partícipes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud