Bolsa, mercados y cotizaciones

Raquel Blázquez (Ibercaja): "A nivel macroeconómico haremos suelo entre mayo y junio"

Raquel Blázquez, jefa de gestión de inversiones Banca Privada de Ibercaja

A nivel de mercado, una de las principales consecuencias del Covid-19 es que todas las estimaciones elaboradas para 2020 han quedado arrasadas. La temporada de resultados servirá como un primer termómetro de cuál está siendo el alcance de la pandemia y, sobre todo, de cómo puede ser en los próximos meses. Para Raquel Blázquez, jefa de gestión de inversiones Banca Privada de Ibercaja, en renta variable puede que los niveles de máximos estrés ya hayan tenido lugar, pero a nivel macro, el suelo llegaría en próximos meses

¿Cree que ya ha pasado lo peor en mercado? ¿Qué podemos esperar en próximos meses?

Si hacemos referencia a los mercados financieros, y en particular a la renta variable, creemos que los niveles de máximos históricos de volatilidad (en torno a los 80-85 puntos) alcanzados a mediados de marzo, tanto en bolsa americana como europea, no deberíamos de volver a verlos, en tanto que parece que vamos teniendo visibilidad sobre tres factores clave: Por un lado, todo apunta a que las medidas de distanciamiento social en mercados desarrollados van teniendo su efecto en la estabilización y/o el freno en la propagación del Covid-19; por otro, los bancos centrales están implementando una amplia batería de herramientas para garantizar la liquidez y el flujo del crédito en el sistema y, en tercer lugar, los diferentes gobiernos están aprobando medidas de estímulo fiscal y/o programas de avales, para ayudar a empresas, autónomos y particulares.

Esto mismo, se puede aplicar a los mercados de renta fija, y en especial al mercado de crédito, donde tanto en el segmento investment grade como en high yield, asistimos a mediados de marzo a una fuerte ampliación de diferenciales y en el momento actual, tras la intervención de los bancos centrales, vemos cierta relajación en los spreads, en 80 puntos y 464 puntos, respectivamente, desde los máximos de 140 puntos y 700 puntos.

Por lo tanto, en mercados financieros, creemos que los niveles de máximo estrés deberíamos haberlos visto ya; si bien, no descartamos, que ahora que empezamos la etapa de publicación de resultados empresariales del primer trimestre, veamos fuertes movimientos en cotizaciones, como reacción a dicha publicación o al guidance que ofrezcan las diferentes compañías.

¿Y a nivel macroecónomico?

Hemos de señalar que, en términos de crecimiento económico, destrucción de empleo... las peores cifras las deberíamos ver entre abril y mayo, ya que son los períodos temporales donde se van a concentrar el mayor número de economías en situación de paralización. Finalmente, para los próximos meses a nivel macro, deberíamos esperar cifras más negativas que las actuales, pero haciendo "suelo" entre mayo-junio, toda vez que se vayan levantando las medidas preventivas de distanciamiento social. Y desde ahí, una recuperación progresiva de las dinámicas de crecimiento a medida que se va recuperando la cierta normalidad social.

En este contexto, los sectores más castigados, como el turístico o el ocio ¿pueden ser una oportunidad o una trampa?

Efectivamente, el sector de ocio y turismo, junto con el de bancos, son los dos sectores más castigados en Europa, con una caída en el año del 38% aproximadamente. No obstante, cuando vemos sesiones de risk-on, es decir, de fuerte recuperación en los mercados, estos sectores, junto con los cíclicos en general (materias primas, recursos básicos, industriales...) son los que mejor se comportan. Así, por ejemplo, el sector ocio y turismo, desde los mínimos de finales de marzo, ha recuperado casi un 37% (15 puntos por encima del EuroStoxx50); si bien, sigue lejos de los máximos de mediados de febrero.

A excepción de estos movimientos puntuales, creemos que a corto plazo el sector turismo, viajes, hostelería y restauración va a ser de los más lentos en recuperar, en tanto que la visibilidad en cuanto a la vuelta a la normalidad en esas actividades aun parece lejana y será de forma muy progresiva. Pensamos que, a medio plazo, hay valor en algunos nombres muy penalizados dentro del sector, pero creemos que aún es pronto para tomar posiciones.

¿Veremos entonces que se aceleran las fusiones y adquisiciones a raíz de esta crisis?

Obviamente, en contextos de crisis similares a los actuales (con el matiz de que la crisis actual, es excepcional, en tanto que es la primera en la historia que tiene un origen sanitario), la experiencia nos dice que siempre hay "ganadores y perdedores". En Ibercaja Banca Privada, uno de los pilares a la hora de seleccionar activos (compañías y/o fondos de inversión) es fijarnos en la calidad, que se materializa en varios atributos: liderazgo o posición dominante, ventaja competitiva, consistencia en resultados, fortaleza de balance y bajo apalancamiento.

Ese tipo de compañías de calidad, con esas características, son las que van a poder llevar a cabo ese tipo de operaciones corporativas de consolidación. En ese sentido, cobra especial importancia, la generación de caja de la compañía y la fortaleza de balance, que le otorgará mayor holgura y flexibilidad a la hora de afrontar este período de paralización de actividad.

Vemos que compañías que tienen estas características y que tradicionalmente han sido consolidadoras en su sector, tendrán a sus equipos de M&A analizando operaciones, pero creemos que es pronto todavía para ver abundantes y nuevas operaciones, debido a la falta de visibilidad generalizada que hemos estado comentando.

¿En qué activos puede el inversor encontrar refugio?

Desde Ibercaja Banca Privada, siempre decimos que el mejor activo refugio es un buen asesoramiento y gestión profesional, bajo la fórmula o los vehículos que mejor se adapten al perfil de riesgo y horizonte temporal del cliente, buscando en todo momento una diversificación adecuada de las inversiones, así como una filosofía y modelo de inversión que ofrezca solidez y consistencia en el largo plazo.

¿Ve oportunidades en renta fija?

Los mercados de renta fija, en particular, la renta fija privada, ha sufrido también severas correcciones debido a la fuerte ampliación de los diferenciales, tanto en el segmento investment grade como en high yield. Si bien en las últimas semanas hemos visto cierta relajación a raíz de las intervenciones de los bancos centrales, los niveles a los que cotizan actualmente (80 y 140 puntos básicos, respectivamente) nos parecen atractivos, aunque seríamos selectivos y nos centraríamos, en mayor medida, en los activos de grado de inversión.

¿Cómo valora las medidas que se están llevando a cabo en Europa?

El acuerdo al que llegó el Eurogrupo la semana pasada, movilizando 540.000 millones de euros, a través del MEDE, para proporcionar ayudas a los Estados por importe de 240.000 millones; a través del BEI, en forma de líneas de crédito a las empresas, por valor de 200.000 millones y a través del programa SURE de la Comisión Europea, para sufragar los ERTE, en una cuantía de 100.000 millones; lo valoramos positivamente y creemos que va en la dirección correcta. Era necesario tomar medidas de carácter fiscal más ambiciosas que las que se habían aprobado hasta la fecha y vemos que se ha dado un paso adelante.

Creemos que se seguirá avanzando en esa línea, buscando el consenso y cediendo cada país en parte de sus planteamientos, con el objetivo de la búsqueda del bien común. De hecho, las instituciones europeas, quedaron pendientes de definir las características de un fondo de recuperación de los costes de la pandemia.

¿Qué probabilidades ve de que se lancen los famosos coronabonos?

En el próximo Consejo Europeo, del día 23, probablemente será algo que se vuelva a poner encima de la mesa, como una de las fórmulas de financiación del comentado fondo de recuperación de los costes de la pandemia. Por lo tanto, no estarían descartados, aunque daríamos más probabilidades a otras fórmulas de financiación.

¿Qué le parece la acción de los grandes bancos centrales?

Comenzaron con cierta timidez en los inicios de esta crisis en Europa, todos recordamos las "descafeinadas" medidas del BCE en su reunión del 12 de marzo. Desde entonces, no sólo el BCE, sino los principales bancos centrales, con la Reserva Federal a la cabeza, están implementando medidas de política monetaria muy amplias e innovadoras, con el objetivo principal de garantizar la liquidez y el flujo de crédito en el sistema. Están teniendo un papel vital en este sentido, que valoramos de forma muy favorable.

¿Qué economías van a ser las grandes afectadas de esta pandemia?

Es muy difícil hacer predicciones precisas en este momento, pero creo que podemos convenir que aquellas economías más expuestas al sector servicios, más dependientes del turismo, con mercado laboral poco flexible y con métricas ajustadas en términos de deuda y déficit público, se encuentran en una posición más debilitada para afrontar las consecuencias a futuro de esta pandemia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin