Bolsa, mercados y cotizaciones

La bolsa china ofrece una valoración más atractiva

  • Su índice de referencia cotiza con un descuento por PER del 10% frente a Europa y del 26% respecto a EEUU
  • Cuenta con un potencial alcista del 23% pese a que ha amortiguado las caídas mejor que el resto
  • El 72% de las cotizadas del índice recibe una recomendación de compra por parte de los analistas
Foto: Archivo.

El país que fue capaz de levantar un hospital en tan solo diez días y aplicó una estricta cuarentena durante más de dos meses en la provincia de Hubei, epicentro de la pandemia de coronavirus, ya está en marcha. Con la crisis sanitaria bajo control, el gigante asiático ha vuelto al trabajo y los inversores están comprando esta aparente vuelta a la normalidad.

Desde los mínimos que alcanzó el lunes, su bolsa repunta un 5% y su principal indicador, el CSI 300 –que engloba a las 300 principales acciones negociadas en Shanghai y Shenzhen– es el que mejor está capeando el temporal: pierde en el conjunto del año un 9%, frente al 26% que cede Europa, el 19% que cae Wall Street o el 18% que se deja el Nikkei en este periodo.

Si bien es verdad que los parqués chinos permanecieron cerrados entre el 23 de enero y el 3 de febrero por las vacaciones el Año Nuevo Lunar –cuando estalló el brote–, que las caídas diarias están limitadas a un máximo del 10% y que las autoridades financieras restrigieron las operaciones en corto, lo cierto es que cuando la epidemia saltó fuera de sus fronteras quedó patente la resiliencia del mercado chino: el CSI 300 despidió febrero cediendo solo un 1,6%, el Hang Seng de Hong Kong, un 0,7% y el Shenzen Component repuntó un 3%. Y a falta de dos sesiones para cerrar el mes, las caídas de marzo de estos índices se limitan a un 6%, un 10% y un 4%, en cada caso.

"El hecho de que este mes, de forma absolutamente extraordinaria por unas circunstancias muy concretas, la renta variable China se haya comportado mejor que la renta variable mundial pone el foco en ella y es bueno porque China es un país casi inexistente incluso en carteras de inversores a muy largo plazo y acostumbrados a la volatilidad y el riesgo", apunta Marta Diaz-Bajo, directora de análisis de fondos de atl Capital.

Rebajas por PER, Ev/ebitda y potencial

La bolsa china cotiza a unos múltiplos más atractivos a como lo hacen otros mercados, especialmente el estadounidense. Por la vía del beneficio, el PER (veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) estimado a 12 meses para el CSI 300 se sitúa en las 11 veces, frente a las 12 veces a las que lo hace el Stoxx 600 y las 15 veces del S&P 500, lo que representa un descuento por esta ratio cercano al 10% respecto a la referencia europea y del 26% frente a Wall Street.

Por valoración EV/ebitda –la suma de la capitalización y la deuda frente al beneficio bruto (ebitda)– las cotizadas chinas (excluyendo a bancos, aseguradoras y socimis) cotizan en las 8 veces, lo que ofrece una rebaja del 21% frente a los valores del índice americano, cuya ratio se sitúa en las 10 veces.

Por otro lado, aunque la rentabilidad por dividendo del índice asiático sea notablemente inferior a la del Stoxx 600 –cuyo rendimiento es del 4,6%– el 2,3% que brinda el CSI 300 está en línea con el 2,5% que ofrece el S&P 500. Y lo mismo sucede con el potencial de revalorización, donde la bolsa china aún puede avanzar un 23% hasta el nivel al que el consenso de mercado que recoge Bloomberg estima que debería cotizar, frente al 32% de Europa y el 28% de Wall Street.

En sus perspectivas para 2020, muchos gestores ya situaban a la renta variable de la región entre sus favoritas por el giro de su economía para crecer por la vía del consumo interno, su capacidad de ahorro, la posibilidad de inversión sobre gasto público y sus importantes reservas, "que les permiten afrontar un crecimiento mucho más sano que en países desarrollados", señala José Manuel Villamor, director de gestión de carteras de A&G Banca Privada.

Ahora que la mayoría de las empresas chinas han reanudado la actividad –lo que debería aliviar la presión en la cadena de suministro mundial y ayudar a los fabricantes nacionales– la mirada de los inversores vuelve a estar en Oriente. Desde Allianz GI esperan que la economía del país se recupere en la segunda mitad del año. "Creemos que es un buen momento para examinar de cerca las acciones A –que cotizan en los mercados de Shanghai y Shenzhen y que están a disposición de los inversores locales y extranjeros–. Dado que este tipo de acciones obtienen casi todos sus ingresos a nivel nacional, es probable que tengan una ventaja sobre los exportadores en una economía mundial en desaceleración", afirman desde la gestora.

Prueba de esta confianza en las cotizadas chinas es el porcentaje de recomendaciones de compra que recibe el CSI 300 por parte del consenso que recoge FactSet. Casi tres cuartas partes del índice chino (el 72%) recibe un consejo de adquirir sus títulos, mientras que en el S&P 500 los carteles de compra representan un 49% y en el Stoxx 600, un 38,4%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0