Bolsa, mercados y cotizaciones

El virus ya ha borrado el crecimiento de beneficios en Europa de 2020 y será peor

  • Los analistas han recortado en un 8,3% el BPA estimado en Europa
Foto: Dreamstime
Madrid

"Es que estos niveles de incremento de beneficios no equivalen ni con una recesión ni con una desaceleración fuerte del crecimiento económico". Esto es lo que decía una analista hace pocos meses sobre la expectativa de que los beneficios de las bolsas mundiales apuntaran a un crecimiento de casi doble dígito de cara a 2020. Pues bien, ha hecho falta una pandemia mundial para que, por fin, los analistas ajusten sus previsiones y, al menos, dejen de prever que las ganancias de las compañías crezcan este año.

Hace justo un mes que se desató un pánico que ya llevaba semanas merodeando en los mercados pero que todavía no había llegado a cristalizar en las bolsas occidentales, que sí se vieron castigadas en el momento en el que Italia confirmó que la pandemia estaba fuera de control. Durante este mes, ha pasado de todo en todos los activos de inversión, ha habido un parón en la economía global y los gobiernos, junto a los bancos centrales, han sacado la infantería, la caballería y la artillería pesada para hacer frente al shock económico que ya están suponiendo las medidas de restricción llevadas a cabo por los distintos ejecutivos, primero en Asia, luego en Europa y ya en casi todas las regiones del globo.

Así, en este mes también los analistas han tenido que ir ajustando sus previsiones de BPA (beneficio por acción), las cuales se han recortado en un 8,3% para el Stoxx 600 y en un 5,4% para el S&P 500 en lo que llevamos de año, según el consenso de analistas que recoge FactSet.

"La caída de los beneficios ya está en precio"

De hecho, algunos expertos esperan que los recortes se profundicen. "Mirando la evolución de las bolsas, éstas están recogiendo claramente una caída de beneficios de, por lo menos, entre un 5 y un 10%", explica Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital. "La caída de los beneficios ya está en precio. Ahora la cuestión es ver en qué medida la situación empeora desde aquí", añade el analista. "El mercado ya da por segura una recesión y eso todavía no está recogido en las expectativas de beneficios", señala Natalia Aguirre, de Renta 4. "Aunque esto vamos a tardar en verlo, por lo menos, hasta el segundo trimestre del año", agrega. Desde Allianz, no obstante, recuerdan que "las subidas del año pasado correspondieron a una expansión de múltiplos más que al crecimiento de los beneficios, por lo que estas caídas en bolsa también acercan, en parte, al mercado a una situación más realista".

Este retroceso deja la expectativa de beneficio por acción para este año en 25,52 euros en el Viejo Continente, que es menos de lo que se reportó en 2019. Es decir, el mercado ya ha borrado todo el crecimiento que había pronosticado. En Estados Unidos el deterioro ha sido ligeramente inferior y todavía se espera que el BPA avance un 3,4% entre 2019 y 2020.

"Todo dependerá de cómo es la salida de esta crisis, que yo espero que sea en U y también cuánto se demorará, algo que puede dilatarse incluso hasta el cuarto trimestre del año", advierte Cantos. Desde Vontobel aseguran que "teniendo en cuenta las medidas fiscales concertadas por los gobiernos, no deberíamos ver un efecto dominó de quiebras en el sector empresarial y el resultado de esto debería ser una recuperación rápida por naturaleza". No obstante, hay que tener en cuenta "que no todo lo perdido se va a recuperar", concluye Cantos.

En este sentido, prueba de que el shock se puede extender en el tiempo es que el consenso de analistas también ha recortado, aunque en menos medida, sus previsiones de cara a 2021. Para el Stoxx 600 ya se espera un beneficio por acción un 6,2% inferior al que se vaticinaba a comienzos del ejercicio mientras que en Wall Street el tijeretazo ha sido del 3,9%, hasta los 188 dólares por acción.

Viajes y ocio, lo más castigado

Atendiendo a cómo se han comportado los sectores desde que se desató el pánico hace un mes, está claro que la industria de las aerolíneas, los viajes, el turismo y el ocio ha sido la más castigada, con una caída que ha superado ya el 50% de su valor total en Europa. No obstante, casi todos los segmentos han resultado muy dañados. Petroleras y gasistas han perdido casi un 43%. De hecho éstas han sido las compañías que han sufrido un ajuste más severo dentro de las grandes firmas mundiales, como por ejemplo Royal Dutch Shell, Total y BP en el Viejo Continente, y Exxon y Chevron al otro lado del Atlántico. "Con los precios de las materias primas muy deprimidos, tanto petroleras como acereras son dos nichos muy mermados ya que el precio de su producto puede ser incluso inferior a los costes de producción, sobre todo, en las empresas de menor tamaño, que podrían empezar a quebrar si no hay un rebote de los precios", explica Andrés Aragoneses, analista de Singular Bank. José Manuel Villamor, de A&G Banca Privada, cree que "los mejores deben ser salud, al ser objetivo de gran parte del gasto público, y tecnología, ante el giro que pueden darse en los usos y costumbres".

Por contra, hay negocios que no han parado su actividad, bien porque la tecnología y el teletrabajo lo permiten, bien porque son de primera necesidad. Los sectores menos golpeados han sido el sanitario, el de consumo básico y el de las telecomunicaciones, lo cual no es casualidad. Para aguantar el tirón, "son clave la solidez de los balances y la rentabilidad del modelo de negocio", explican desde Flossbach von Storch. "Un alto apalancamiento y bajos márgenes de beneficios son señales peligrosas", añaden. "Los que peor, aquellos que tengan un gran endeudamiento y dificultades para su refinanciación, como puede ser el sector industrial y el de los materiales", agrega Villamor.

En las últimas cinco recesiones el BPA ha caído un 34% de media

La economía global parece abocada a una recesión, "y la incógnita ahora es saber cómo será de intensa, cuánto durará y cómo será la recuperación posterior", apunta Natalia Aguirre, de Renta 4. En todo caso, y mirando al pasado, desde Citi señalan que en las últimas cinco recesiones, el beneficio por acción (BPA) global ha caído un 34% de media, e incluso en la última gran crisis, la financiera de 2008, este retrocedió casi un 60%.

Por múltiplos, los expertos de Bloomberg Intelligence apuntan a que "Europa ha puesto en precio un descenso de los beneficios del 14%". No obstante, otros analistas ven muchas diferencias con respecto a lo que fue 2008, como Alejandro Puig, de Degroof Petercam, que prevé un shock coyuntural pero no estructural como el de hace 12 años y esto significaría que tardaremos menos en volver a tasas de crecimiento potencial del PIB", con lo que eso supone para las expectativas de beneficios empresariales.

"Hacer estimaciones de beneficios cuando la mayor parte del mundo desarrollado está bloqueado es difícil, pero si a esta situación le sumamos el shock en el mercado petrolero, todo se agrava", explican desde MFS IM. "A esto, hay que añadir que el mercado estaba en el final de un ciclo expansivo y los bancos centrales ya teniendo poco margen de maniobra", concluyen.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin