Bolsa, mercados y cotizaciones

Deutsche Bank, JP Morgan y Banca March reducen más de un 40% sus sicavs desde 2015

Foto: Alamy.

La regulación de las sicavs lleva años en el punto de mira político, y las consecuencias son palpables. El propio Ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco, cuantificaba en números esa incertidumbre recientemente: desde que marcaron máximos, en 2015, se han destruido casi 800 sicavs, a la vez que reclamaba "las mismas reglas de juego que en otros países de la Unión Europea". Desde 2015, estas sociedades también han perdido 4.900 millones de euros en activos bajo gestión y más de 73.000 accionistas.

Mientras algunas se han disuelto, otras directamente han optado por transformarse en sociedades anónimas o, incluso, en fusionarse con otros fondos. En ese proceso de cambio fruto del ataque equívoco de la izquierda política a estas sociedades por atribuirles beneficios fiscales,entidades como Deutsche Bank, JP Morgan, Banca March y CaixaBank son las que más han sufrido entre aquellas que gestionan al menos 250 millones de euros. Las cuatro han visto reducido, como mínimo, en un 40% el número de sicavs en su poder respecto a hace cinco años. 

De ellas, el descenso más acusado ha tenido lugar en Deutsche Bank, que ha pasado de tener 82 sicavs en 2015, a 25 en la actualidad. Es decir, un 70% menos. Y su patrimonio en esta área, por tanto, también se ha visto mermado en un 65%. Tras ella se encuentra JP Morgan, donde las sicavs se han reducido en un 56% en este mismo periodo, y pese a ello se mantiene en los once primeros puestos por activos bajo gestión, con 700 millones de euros. "Seguimos gestionando sicavs y firmemente comprometidos con proporcionar soluciones eficientes de inversión a nuestros clientes", explican fuentes del banco, que justifican esta tendencia a la baja en el número de sicavs en que "los clientes prefieren estructurar sus inversiones en vehículos eficientes y que no estén sujetos a altos niveles de incertidumbre".

Banca March es la tercera entidad que más sicavs ha perdido desde que estas sociedades alcanzasen máximos hace cinco años, tanto en número de sociedades, como en patrimonio y número de accionistas. En su caso, la reducción ha sido del 22% y, sin embargo, mantiene tres de las más grandes que existen en el mercado español, como son Torrenova Inversiones (con más de 1.000 millones de patrimonio), Cartera Bellver y Brunara Sicav -todas ellas con más de 500 accionistas-.

Fuentes de Banca March explican que el patrimonio que salió de las sicavs se ha diversificado hacia otros productos, como son los fondos temáticos, como Mediterranean Fund (de impacto medioambiental), pero también hacia la gestión discrecional de carteras, donde ya reúne 600 millones de euros -la pata que impulsan cada vez más entidades, por la que el cliente delega la gestión a la entidad a cambio de una comisión explícita-, y también hacia "los productos de coinversión que en 2019 tuvieron una gran acogida entre los clientes".

En el caso de CaixaBank, la bajada en el número de sicavs desde 2015 ha sido del 40%. Pero esa reducción no implica necesariamente una pérdida de negocio para las entidades. En el caso de la catalana, "a los clientes de más patrimonio se les está ofreciendo el modelo de asesoramiento independiente, CaixaBank Wealth, el primero integrado en una entidad bancaria. El cliente tiene acceso a una gama más extensa de productos y servicios como la gestión pasiva y clases sin comisión de comercialización en los distintos instrumentos financieros", explican fuentes de la entidad.

Las sicavs y el Gobierno

La formación del último Gobierno ha vuelto a restar visibilidad al futuro de estas sociedades, que tienen la misma fiscalidad que los fondos de inversión o planes de pensiones. Mientras se mantengan las participaciones, tributan por el 1% de los beneficios en el Impuesto sobre Sociedades, además de diferir el pago sobre las plusvalías en el IRPF. Y, cuando se deshacen las participaciones, tributan como ganancias patrimoniales (al 19%, 21% y 23%). España es, según los datos de Inverco, el tercer país más restrictivo de Europa, ya que es el único, junto con Portugal y Noruega, que está sometido a esta tributación, mientras en otros 19 países estos vehículos están exentos.

El acuerdo de coalición PSOE y Unidas Podemos incluía, sin embargo, mayor control sobre estos vehículos, a los que se les ataca bajo el argumento de que son solo para ricos pese a que cualquier inversor puede comprar una participación en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), además de requisitos adicionales del tipo impositivo reducido, tendentes a asegurar su carácter de instrumento de inversión colectiva, por ejemplo, estableciendo un tope de concentración de capital en manos de un mismo inversor.

Todo ese ruido se refleja, también, en las previsiones que maneja Inverco para estos vehículos de cara a este ejercicio. Si bien estima que tanto el patrimonio de los fondos de inversión como el de los planes crecerá en 2020 un 6,5% y un 3,1%, respectivamente, anticipa una caída del 0,5% en el de las sicavs, hasta los 29.300 millones de euros.

16 sicavs con más de 500 accionistas

La directiva comunitaria no exige un número mínimo de inversores en ninguna IIC (es decir, en fondos o sociedades de inversión. Adicionalmente, en ningún país europeo se exige un número mínimo de accionistas en sicav, excepto en Francia (2) y en España y Portugal (100). Para que sean traspasables, además, deben llegar a los 500 accionistas. En España, de las más de 2.500 sicavs que existen, solo 16 cumplen con esta condición, según Morningstar.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
pvallejuelo
A Favor
En Contra

No pertenezco ni he pertenecido a ninguna Sicav pero los medios en su mayoría en poder de los bancos no hacen más que atacarlas con mentiras sobre todo con lo de que solo pagan un 1% de impuesto.

Las Sicav como los fondos pagan los mismos impuestos cuando se recupera el capital pero además pagan ese 1% anualmente a fondo perdido lo que ocurre es que los fondos son de los bancos y las Sicav les quitan negocio de ahí el continuo ataque

Puntuación 0
#1