Bolsa, mercados y cotizaciones

Qué sectores que se beneficiarán si llegan los estímulos fiscales

Sasha Evers, director general de BNY Mellon para Iberia y Latinoamérica

En la visión de Newton, parte de BNY Mellon, de cara a 2020 se impone la cautela, en un escenario de desaceleración económica y baja inflación. En parte porque la economía, y el mercado por extensión, se enfrentan a distintos riesgos, entre los que se encuentran desafíos estructurales, las valoraciones, los geopolíticos o el propio agotamiento de la política monetaria convencional. Sobre esta última, el próximo paso podría ser el de recurrir a los estímulos fiscales, algo que apoya Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, a pesar de que el hecho de que Alemania haya sorteado la recesión aleje esta posibilidad. Pero en caso de hacerse realidad en un futuro, Newton ha identificado qué segmentos podrían beneficiarse de ello en el mercado.

Es el caso, por ejemplo, de las energías renovables, los vehículos eléctricos, las infraestructuras eficientes, así como los activos relacionados con el calentamiento global, como son los bonos catástrofe y los valores vinculados a seguros. "Todo ello recibirá capital, y probablemente de los Gobiernos", ha señalado Sasha Evers, director general de BNY Mellon para Iberia y Latinoamérica en una presentación sobre sus perspectivas para 2020.

Entre los desafíos estructurales que afronta la economía se encuentra, por un lado, el endeudamiento y, por otro, la demografía y la disrupción ligada a la tecnología. Los tres elementos son deflacionistas, recuerda Evers. En el caso del endeudamiento, por ejemplo, este ha aumentado en un 40% desde la crisis financiera de 2008. Principalmente a base de deuda gubernamental, pero también corporativa, sobre todo americana debido al aumento de las recompras de acciones. Y más deuda, significa tipos de intereses más bajos porque los países, con esos niveles de endeudamiento, no pueden permitirse tipos más altos.

En este contexto se ha visto cómo las políticas monetarias han tendido hacia la normalización, aunque sin terminar de retirar la respiración asistida a la economía. Ya sea con la recompra de deuda por parte de la Reserva Federal o con el nuevo QE del BCE. "Estamos llegando a los límites de la política monetaria. El QE infinity tropieza con la realidad. El dinero de los QE ha creado inflación en los activos financieros, que no es el objetivo, el objetivo es estimular la economía real y eso se traduce en crear inflación salarial, y ahí no ha tenido éxito", indica Evers.

China es un componente importante en esta ecuación. En ocasiones anteriores, describe este experto, este país ha 'rescatado' dos veces a la economía global, en 2009 y en 2016. Sin embargo, la guerra comercial frena ahora la capacidad de China para desapalancarse. Como ejemplo, dos de sus bancos, no sistémicos, han suspendido pagos este año. "No contamos con que China ayude de la misma manera si se desacelera la economía global", opina.

Carteras diversificadas y dividendos

La economía se encuentra en la parte final del ciclo. Sin embargo, eso no implica, dicen, que no se pueda ganar dinero. Se debe ser cauto y optar por carteras diversificadas, por lo que desde Newton recomiendan estrategias multiactivos y de dividendos, cuyas rentabilidades reales ganan atractivo en un contexto de baja inflación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.