Bolsa, mercados y cotizaciones

Raquel Blázquez (Ibercaja): "No vemos una recesión en el corto plazo"

Raquel Blázquez, jefa de gestión de inversiones Banca Privada de Ibercaja

Los riesgos que los inversores enfrentaban a principios de año siguen estando. La guerra comercial, el Brexit… A estos se han sumado algunas incertidumbres nuevas, como los aranceles que Donald Trump ha impuesto a Europa.

No obstante, después de lo que ha corrido la bolsa en la primera mitad del año las valoraciones son más exigentes, por lo que resta de año se antoja más difícil a la hora de encontrar rentabilidad. A este respecto, Raquel Blázquez, jefa de gestión de inversiones Banca Privada de Ibercaja, cree que la principal preocupación de los inversores, la guerra comercial, no se resolverá en 2019.

¿Qué podemos esperar de la renta variable para lo que resta de año?

Es muy aventurado hacer previsiones tan a corto plazo, la verdad. En materia de inversiones y sobre todo, en el ámbito de la renta variable, el horizonte temporal siempre debe ser a medio y largo plazo. No obstante, lo que podemos decir es que la renta variable al final representa a compañías cotizadas de la economía real. Y el mercado bursátil, cotiza expectativas y realización de las mismas, en cuanto al crecimiento de los beneficios. Y para que haya crecimiento de beneficios, es necesario que haya crecimiento económico. Y precisamente en esto último, es donde se están concentrando las incertidumbres, en los últimos meses y desde finales del año pasado.

Es una realidad, que los indicadores macroeconómicos adelantados (ISM, PMI, …) que se están publicando en las últimas semanas muestran una ralentización en las dinámicas de crecimiento, que está siendo más pronunciada en unos sectores (manufacturas) que en otros (servicios). Y esto está generando muchas incertidumbres acerca de cuán profunda va a ser esa desaceleración, si finalmente se acabará contagiando el sector servicios y por ende, desembocaremos en una recesión. Nuestro escenario central no es ese, recesión global a corto plazo.

Nosotros vemos que estamos en la parte más madura y avanzada del ciclo económico, que conlleva momentos puntuales de volatilidad, máxime en un entorno de inestabilidad geopolítica como en el que nos rodea, pero no vemos que estemos en un escenario de recesión. No debemos olvidar que los mercados cuentan este año con el soporte de las políticas monetarias expansivas de los Bancos Centrales.

A corto plazo, pensamos que las incertidumbres están pesando más que los nuevos estímulos monetarios, por lo que no descartamos empeoramiento de algunas cifras macro. Pero diferentes estudios empíricos, vienen a mostrar que estos estímulos monetarios, tardan entre 6 y 9 meses en tener efecto en la economía real. Por lo que pensamos, que ofrecerán un soporte importante. Todo ello, sin descartar que en algún momento, podamos ver no sólo medidas monetarias, sino también de estímulo fiscal, por parte de aquellas economías que tienen margen presupuestario para llevarlos a cabo.

Los estímulos monetarios tardan entre 6 y 9 meses en tener efecto en la economía real

¿Qué sectores ve más atractivos?

Buscamos invertir en sectores que nos ofrezcan oportunidades de crecimiento sólido a largo plazo, con independencia de la fase del ciclo en la que nos encontremos. Serían sectores relacionados con procesos de digitalización, industria 4.0, desarrollo tecnológico... Obviamente si estamos en un entorno de desaceleración, todos los sectores se verán resentidos, pero las compañías tienen que seguir invirtiendo en planes de digitalización, automatización de procesos, análisis del dato… por lo que se verán afectados en menor medida.

Otra temática interesante sería el consumo y el crecimiento de las clases medias. Ahí tenemos sectores que van desde el consumo básico, alimentación, productos de higiene... hasta el consumo que se denomina aspiracional. Este último es ese consumo de la clase media, media/alta emergente que quiere acceder a un nivel de vida occidental, por ejemplo, al lujo europeo.

También nos atrae la temática del sector sanidad. Por la parte de aumento de esperanza de vida, en el mundo desarrollado, y por la parte de países emergentes, por todo lo que tiene que ver con el desarrollo del estado del bienestar, con mayores inversiones en seguridad social o en gasto farmacéutico.

De forma más táctica, podemos mirar otro tipo de sectores que se han podido quedar rezagados o que están muy penalizados por las incertidumbres acerca de la evolución del ciclo económico y en los que seguimos pensando que hay valor intrínseco, que el mercado no está reconociendo. Ejemplos serían el sector autos, químicas, aerolíneas...

¿Cree que habrá Brexit duro? ¿Cómo afectaría a la bolsa europea?

El termómetro principal de ello, es la divisa británica. Si bien en los últimos días se ha depreciado ligeramente, no ha llegado a los mínimos de los momentos de máxima tensión e incertidumbre; por lo que parece que el escenario central sería que finalmente se llegara a algún acuerdo entre ambas partes.

Con respecto a la bolsa europea, pensamos que gran parte de la incertidumbre ya está en gran medida en precio en ciertos valores, como algunas aerolíneas, en las que la penalización que llevan a lo largo del año en mercado tiene mucho que ver con esta incertidumbre. Pero no obstante, si hubiese un desenlace final sin acuerdo por ambas partes, la primera reacción de los mercados sería correctiva, si bien, como decimos, algunas compañías ya están cotizando escenarios muy estresados.

En cuanto a la guerra comercial, ¿podríamos ver un acuerdo entre China y EEUU antes de que acabe el año?

Nosotros somos prudentes en este sentido y dada la magnitud, amplitud de temas e implicaciones a largo de estas negociaciones, en tanto que probablemente estamos asistiendo a la definición del nuevo orden mundial en las próximas décadas, creemos que es difícil ver un acuerdo de máximos en el corto plazo entre EEUU y China.

Pensamos que las negociaciones sí que irán avanzando progresivamente con un diálogo más constructivo, pero tener ya un resultado definitivo de acuerdo no lo vemos en el corto plazo. No obstante, quizá a medida que se vaya acercando la fecha de la cita electoral norteamericana del próximo año, la propensión, por parte del presidente y candidato Trump, a presentar, aunque sea, un acuerdo de mínimos, podría ser mayor.

Un acuerdo entre Estados Unidos y China en el corto plazo es difícil

¿Cómo afectará a Europa el nuevo episodio de este conflicto comercial?

Obviamente no es una noticia positiva. Pero hay que encuadrarla en el marco de la resolución de un laudo arbitral por parte de la OMC, en el que Estados Unidos reclamaba una compensación por un trato discriminatorio de la Unión Europea hacia Boeing frente a Airbus. La Unión Europea ha anunciado que recurrirá la decisión. Por lo tanto, habrá que ver si finalmente a partir del 18 de octubre, se acaban imponiendo los aranceles anunciados.

Con lo que ha corrido la renta fija, ¿podemos esperar algo más?

En este contexto de tipos en mínimos y en negativo en muchos plazos de las curvas, hay que hacer una gestión muy activa y muy flexible, buscando en todo momento la diversificación y la gestión prudente, ya que no queremos consumir mucho riesgo en esta parte de la cartera.

Por lo tanto, lo que buscaríamos es tener un núcleo importante de la cartera muy defensivo y tener un pequeño porcentaje en estrategias de diversificación a través de bonos de mercados emergentes, bien a través de high yield, o bien mediante estrategias oportunistas como, por ejemplo, cuando se tensionó el mercado en Italia por la incertidumbre política. Estos momentos de tensión en algunos mercados los podemos aprovechar de forma táctica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.