Bolsa, mercados y cotizaciones

Las compañías chinas apenas pesan un 1% en el Nasdaq 100

  • EEUU niega que haya planes para excluir de bolsa a empresas del país asiático
  • Dos proyectos de ley bipartidistas odrían imponer controles de capital
Donald Trump junto al fundador de Alibaba, Jack Ma, en enero de 2017. Foto: Reuters

La exclusión de las compañías chinas de Wall Street tendría un impacto muy reducido en los principales índices tecnológicos de Estados Unidos, el Nasdaq 100 o el Nasdaq Composite, y directamente ninguno en selectivos de referencia como el S&P 500 o el Dow Jones, donde no hay presencia de empresas del gigante asiático.

El peso de las compañías chinas en el Nasdaq 100 apenas supera el 1% respecto a la capitalización total del índice, ya que son solo cuatro empresas las que cotizan dentro de él: Baidu, Ctrip.com, JD.com y NetEase. En el Nasdaq Composite, la cifra alcanza las 41 respecto a las cerca de 2.500 compañías que conforman el selectivo.

Los riesgos de que la Administración de Donald Trump inicie una guerra financiera con China excluyendo a las compañías del país de la bolsa de Estados Unidos -como amenazó el pasado viernes, pese a que el Tesoro haya negado después que existan planes-, serían otros, más relacionados con el impacto de esta medida proteccionista en el conjunto del mercado o en los fondos de inversión que pretenden estar en estas empresas sin asumir el riesgo divisa o de regulación.

La mayoría de las compañías chinas, algunas tan grandes como Alibaba o Tencent, se encuentran en mercados menos convencionales, incluso privados, y se compran en dólares a través de vehículos de inversión como los ADR, que son ajenos a los grandes índices.

Controles de capital

Independientemente de las acciones que pueda tomar la Administración Trump al respecto, en estos momentos circulan dos proyectos de ley bipartidistas en el Capitolio que podrían imponer controles de capital en EEUU. Especialmente en lo que a China se refiere.

Uno de los planes, respaldado por la senadora demócrata, Tammy Baldwin y el republicano Josh Hawley aboga por imponer un pago para acceder al mercado estadounidense, lo que se conoce como market access charge. Esta solución tiene como objetivo reducir el flujo de capital extranjero en acciones, bonos y otros activos estadounidenses. De esta forma, se frenaría lo que algunos legisladores consideran como una apreciación del dólar poco saludable.

Por su parte, el senador republicano, Marco Rubio, busca en su proyecto de ley forzar a las compañías chinas y extranjeras que estén listadas en alguna de las plazas bursátiles de EEUU, como el NYSE o el Nasdaq, o formen parte de las inversiones de fondos de pensiones estadounidenses a cumplir con los estándares de contabilidad y auditoría estadounidenses. De no ser así, dichas empresas podrían ser obligadas a dejar de cotizar o prohibírseles recibir capital procedente de EEUU.

Tanto la Comisión de Mercados y Valores de EEUU (SEC) como la Junta de Supervisión de Contabilidad de las Empresas Cotizadas (PCAOB) ya han puesto de manifiesto las dificultades que los reguladores estadounidenses enfrentan a la hora de auditar a las firmas chinas cotizadas en EEUU. La PCAOB ha registrado trabas y restricciones en un total de 224 empresas listadas en las plazas estadounidenses, con una capitalización total de 1,8 billones de dólares.

La ley china exige que los libros contables y demás registros comerciales de las compañías del gigante asiático se mantengan en el país y restringe el acceso a dicha documentación de los auditores extranjeros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0