Internacional

Theresa May defiende el acuerdo del Brexit pese a la crisis de su Gobierno: "Iré hasta el final"

  • May asegura que el acuerdo consigue todo lo que pretendía

En medio de una avalancha de dimisiones y amenazas de una moción de censura dentro de su propio partido, la primera ministra británica, Theresa May, defendió el acuerdo al que llegó con la UE para el Brexit, y pidió el apoyo de sus diputados: "creo desde mi corazón que mi causa es la correcta". E insistió en que "el liderazgo consiste en tomar decisiones complejas, no las fáciles". Por ello, "no pienso dimitir. Llegaré hasta el final".

La primera ministra aceptó que la negociación "ha sido complicada", y que ha tenido que "tomar decisiones incómodas, pero el aucerdo cumple lo que votó el pueblo británico". Y advirtió que "si no mantenemos la unidad, no sabremos qué consecuencias nos esperan. Entraremos en dudas. La gente quiere que el Gobierno se ponga con ello".

May aseguró en que el acuerdo consigue todo lo que pretendía: "control de las fonteras y fin a la libre circulacion, control de nuestro dinero, pleno control de nuestras leyes y salir de la política agrícola y pesquera común. Este es el Brexit que se basa en las prioridades del pueblo británico", asegura.

No a otro referéndum

"Lo que el pueblo británico quiere es que nos centremos en cumplir el mandato del referéndum y que sea positivo. Este acuerdo protege la cooperación en seguridad, protege la integridad del Reino Unido y los acuerdos de paz de Irlanda del Norte y protege los empleos", afirmó.

También rechazó la celebración de un segundo referéndum. "Hay que cumplir el mandato del primero. Y cuando los diputados tengan que valorar el acuerdo que traemos de Bruselas, pensarán en sus votantes y verán que no se puede celebrar un segundo referéndum", dijo.

Durante el día, media docena de ministros y altos cargos de su partido han anunciado sus dimisiones, mientras que un grupo de diputados euroescépticos han presentado cartas pidiendo unas primarias para elegir un nuevo líder del partido. Si hay 48 diputados que lo piden, May se enfrentaría a una moción de censura dentro de su partido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud