Internacional

Bruselas pone el acuerdo comercial con Reino Unido bajo aviso por las medidas unilaterales de Londres

  • La Eurocámara aplaza su ratificación y podría tumbarlo si crece la tensión
  • La inestabilidad en Irlanda del Norte resucita las tensiones por el Brexit
El negociador jefe del Brexit europeo, Michel Barnier. Foto: Reuters

El Brexit se cerró el pasado 1 de enero, pero las consecuencias de la ruptura y los años de duras negociaciones siguen alargándose. Este miércoles, la Comisión Europea ha amenazado con "iniciar procedimientos de infracción" contra el Reino Unido por su tomar medidas unilaterales para mantener el comercio abierto entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña seis meses más de lo previsto. Por el momento, el Parlamento Europeo ha frenado la tramitación del acuerdo comercial entre ambas partes, que debía ratificarse este mes.

Este miércoles, entre los presupuestos con los que el Gobierno de Boris Johnson pretende acometer la mayor subida de impuestos en medio siglo, había escondida una bomba de profundidad. Londres mantendría suspendidos los controles aduaneros para el comercio entre Irlanda del Norte -bajo las leyes comerciales europeas- y el resto del país hasta el 1 de octubre, argumentando que necesita más tiempo para poner definitivamente en marcha los puestos fronterizos para asegurarse de que todos los productos que cruzan el Mar de Irlanda cumplen las normas de ambos lados.

En teoría, el anuncio no tendría más calado si hubiera una buena relación entre Bruselas y Londres. Pero las durísimas negociaciones del año pasado y las repetidas amenazas de Johnson de violar los tratados internacionales sobre Irlanda del Norte han roto cualquier tipo de puentes. La UE teme que el Gobierno 'Tory', animado por sus diputados más eurófobos, se dedique a prorrogar indefinidamente la falta de controles, rompiendo en la práctica el Tratado de Salida de la UE, que acordó la instalación de puestos fronterizos internos.

Johnson está recibiendo fuertes presiones del ERG, el grupo 'brexiter' que empujó las negociaciones hacia la ruptura más fuerte posible durante el mandato de Theresa May, y de los unionistas norirlandeses, que temen que la separación económica de la provincia del resto del Reino Unido sea la antesala de la reunificación irlandesa. Las encuestas apuntan, precisamente, a una caída sostenida del unionismo en la provincia, y a que las fuerzas pro-irlandesas podrían situarse a la cabeza del Parlamento regional por primera vez en la historia en las elecciones del próximo año, lo que aumenta la sensación de abandono de los pro-británicos.

El resultado ha sido un aumento de las tensiones sectarias. Según The Irish News, algunos grupos paramilitares unionistas, que protagonizaron la larga guerra civil norirlandesa enfrentándose al IRA, están avisando de su intención de romper los Acuerdos de Paz de Viernes Santo, que pusieron fin a la lucha, y retomar las armas. El ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, ha advertido de que los movimientos de Londres son "profundamente inútiles" y corren el riesgo de desestabilizar la situación, ya delicada.

Frío en el Canal de la Mancha

La señal que más ha alarmado a Bruselas es el nombramiento de David Frost, el que fuera negociador del acuerdo comercial, como representante británico ante la UE. Frost no es conocido precisamente por su diplomacia ni su estima hacia la UE, lo que hace sospechar que Londres quiere mantener una situación de tensión permanente con el objetivo de renegociar las relaciones entre ambos a medio plazo. A eso se suma la decisión de Johnson de no conceder la categoría de embajador al representante de la UE en Reino Unido, como sí hacen prácticamente todos los demás países del mundo.

En respuesta, Bruselas ha elevado una queja a Londres y ha advertido de posibles repercusiones, utilizando los mecanismos legales recogidos en el propio Acuerdo de Salida, como ya hizo cuando Johnson amenazó con romperlo unilateralmente, también por el problema de Irlanda del Norte. Aunque lo que puede ser más significativo a corto plazo es la decisión de la Eurocámara de congelar la tramitación del Acuerdo Comercial que ambas partes firmaron el pasado 24 de diciembre. El acuerdo se está aplicando de forma provisional desde entonces, pero sobre él aún pende la espada de Damocles del Parlamento Europeo: si decide votar en contra de su ratificación, quedará anulado y resurgiría de entre los muertos el 'Brexit caótico' que se evitó en enero.

Por el momento, los eurodiputados han retirado el acuerdo del orden del día del próximo pleno, el día 24 de este mes, y han mandado el acuerdo a la nevera, a la espera de los movimientos de Londres. Johnson insistió este jueves en que eran solo "medidas técnicas temporales" para ayudar al comercio, y que "estoy seguro de que, con un poco de buena voluntad y sentido común, todos estos problemas son eminentemente solucionables", dijo.

comentariosforum12WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 12

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yloqueviene
A Favor
En Contra

Pensabais que iban a seguir lo acordado. Pero que ilusos.

Todo lo que venga de RU un impuesto del 20%, para empezar. A TODO, en unos dias se les baja los humos.

Promover la anexion del Ulster a Eire desde ya. Y la entrada automatica de Escocia en caso de salida del Reino.

Puntuación 50
#1
Yo
A Favor
En Contra

Vaya novedad....ahora se enteran que los ingleses son unos piratas.

Puntuación 63
#2
Britanico non-europeo
A Favor
En Contra

A yloqueviene:

Cierre de la verja entre España y Gibraltar.

Salida automática de todos los españoles viviendo en nuestro territorio

Decreto para que el casi millón de británicos viviendo en la UE tengan que volver a nuestro país (con su correspondiente patrimonio).

Paralización de pagos de pensiones, anualidades etc de nuestro país a personas que residan en la UE.

Cierre de cuentas de españoles en nuestro país y la prohibición de montar empresa alguna o comprar vivienda (cómo en Suiza).

Prohibición a cualquier británico ir a España o otro país de vacaciones.

Vamos a ver quién gana.

Puntuación -48
#3
Usuario validado en Google+
David Gómez Abad
A Favor
En Contra

Me parece que Borish Jhonson es un convenienciero arrogante que va a quedar como un mal político porque no aplica sus propias políticas.

Que ganas de que les la democracia ponga de patitas en la calle a estos racistas.

Puntuación 32
#4
serafin
A Favor
En Contra

¿hay alguien que le sorprenda ? los Ingleses siempre juegan con ventaja y son buenos piratas , los de Bruselas son unos pardillos y UK se la meterá doblada una y otra vez porque los tiene la medida tomada y sabe que los europeos son unos membrillos ,

Puntuación 23
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

#3 Gana UE siempre.....Mercado de 400 millones frente a 70

Puntuación 20
#6
Stalin
A Favor
En Contra

os recuerdo a todos los que se os hinchan las venas despotricando conta UK quienes perdieron la gran guerra, pensaias que no volveria a pasar?

Puntuación -17
#7
c
A Favor
En Contra

menos mal,aleluya

es la unica opcion de recuperar gibraltar..

porque lo q es con nuestro gobierno...si q estamos jodidos

Puntuación 14
#8
Jorge
A Favor
En Contra

Los ingleses solo mira por su propio bien, pase lo que pase. Son y serán unos piratas de la peor calaña. Pero que no se piensen q Alemania o Francia tragarán todo lo que hemos tragado los españoles. En Europa se valoran más de lo que nos valoramos nosotros, no se dejarán pisotear

Puntuación 21
#9
Jorge
A Favor
En Contra

Nunca deberíamos de olvidarlo:

TODO BUEN ESPAÑOL DEBERÍA DE MEAR SIEMPRE MIRANDO A INGLATERRA.

Puntuación 19
#10
Yomismo
A Favor
En Contra

Es curioso lo de estos ingleses. Cuando entraron, les permitieron el lujo de también estar fuera. Y ahora que se salen, también pretenden quedarse dentro. Esperemos que esta vez no se lo permitan. Menudo tiro en el pie que se han pegado.

Puntuación 11
#11
Usuario validado en Facebook
Norberto José Hurtado González
A Favor
En Contra

Siempre la pérfida Albión con sus marrullerìas.

Puntuación 4
#12