Infraestructuras y Servicios

Abertis crece en Puerto Rico con cuatro autopistas por 2.700 millones

  • Refuerza su posición en el país tras imponerse a Sacyr y Star America en la puja
  • Cierra la compra a ACS del 56% de la concesión de la autopista SH-288 de Texas (EEUU)
Imagen corporativa de Abertis

Abertis ha cumplido los pronósticos y ha sido elegida por la Autoridad de Alianzas Público-Privadas de Puerto Rico para el contrato de rehabilitación, mantenimiento y operación de cuatro autopistas de peaje free flow -sin barreras-. La oferta de la compañía propiedad de ACS y Mundys ha alcanzado los 2.850 millones de dólares (casi 2.691 millones de euros al cambio actual).

Ha superado con una holgada diferencia a las presentadas por el consorcio integrado por Sacyr y el fondo estadounidense Star America y por el de la norteamericana Plenary y la israelí Shikun & Binui.

Tras quedarse en septiembre con la miel en los labios en el concurso por la Circunvalación de Atenas (Abertis quedó en tercer lugar con una oferta de 2.700 millones de euros), el grupo que dirige José Aljaro ha logrado sumar un nuevo proyecto en Puerto Rico al imponerse en la privatización de las autopistas PR-52, entre San Juan y Ponce, la PR-53, entre Humacao y Fajardo, la PR-66, entre Carolina y Río Grande, y la PR 20, entre San Juan y Guaynabo. Con una longitud conjunta de 192 kilómetros, se trata de las últimas autopistas de peaje públicas que quedaban en la isla, acumulando el 60% del tráfico. El cierre de la operación se producirá antes de que finalice el año. A partir de ese momento se empezará a operar la concesión.

Abertis refuerza con esta adjudicación su posición como operador de autopistas en Puerto Rico, donde ya es el primer accionista, con un 51% del capital, de Metropistas, concesionaria que explota las vías de peaje en el país PR-22 y PR-5. El proyecto para la monetización de la PR-52, PR-53, PR-66, y PR-20 tendrá una inversión de casi 2.700 millones al cambio actual para una concesión de 40 años. La iniciativa público-privada busca mejorar la movilidad y la seguridad vial en las infraestructuras del país, por un lado, y repagar la deuda de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), por otro.

Abertis abunda con este contrato en su estrategia de crecimiento, para la que cuenta con el respaldo de sus accionistas. ACS y Mundys se han comprometido a apoyar financieramente a la concesionaria de origen catalán para así evitar que aumente su endeudamiento y, por tanto, ponga en cuestión el grado de inversión por parte de las agencias de calificación S&P y Fitch. En concreto, los dos accionistas inyectarán 1.300 millones de euros para financiar la operación de Puerto Rico y para la adquisición del 56,8% de la autopista de peaje SH-288 de Texas. La operación también estará financiada con nueva deuda bancaria y caja disponible en la compañía.

Además, aunque Abertis concurrió en solitario a la licitación, las autopistas serán gestionadas con Metropistas, de manera que contará también con el apoyo financiero de sus socios en esta filial, los fondos estadounidenses Ullico y Fiera Axium Infrastructure -tienen el 28,4% y el 20,6%, respectivamente-. Con ello, Abertis pretende facilitar la integración de toda la red de autopistas que explota en Puerto Rico en una compañía única para ganar eficiencia.

Con su plan de crecimiento Abertis busca impulsar sus resultados y compensar la pérdida de concesiones en algunos mercados, especialmente en España. En esta línea, tras recibir las autorizaciones pertinentes, la compañía también ha cerrado la adquisición a ACS del 56,8% de la SH-288 de Texas por un importe de 1.532 millones de dólares (1.447 millones de euros).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud