Especial medio ambiente

Globalia se reafirma en la excelencia en la gestión ambiental europea

  • Air Europa reduce más de un 11% su consumo de combustible desde 2016
  • Sus emisiones son también un 12,16% menores a la media del sector
Air Europa apuesta por los Dreamliners

La acuciante necesidad de cuidar y velar por el medio ambiente es una tarea en la que están volcados todos los sectores económicos. Y el turístico, que ostenta un peso muy relevante en la economía nacional, es uno de los que más esfuerzos está invirtiendo.

Un buen ejemplo de ello lo encontramos en el férreo compromiso medioambiental que mantiene año tras año Air Europa, la división aérea de Globalia. Su buen hacer en el campo de la eficiencia y la reducción de emisiones sitúa a la compañía aérea desde 2012 como la única en España –y una de las tres aerolíneas a nivel mundial– que cuenta con la prestigiosa acreditación EMAS, modelo de la excelencia en la gestión ambiental europea. Además, la compañía ha recibido premios y reconocimientos por su desempeño en materia de sostenibilidad, como el título de Aerolínea europea de red más eficiente de 2018, según Atmosfair, o el I Premio de Turismo Responsable en la categoría de Transporte, organizado por la Fundación Intermundial, Fitur y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH).

Reducción de las emisiones

En el campo de las emisiones, la aerolínea está obteniendo muy buenos resultados, con reducciones por tonelada-kilómetro del 2,3%, cumpliendo así con el objetivo estratégico marcado por la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) de mejorar la eficiencia de los vuelos en un 2% anual. Además, en términos comparativos, Air Europa reporta una media de emisiones por pasajero y kilómetro un 12,16% menor que la de la media del sector.

Una de las claves para llegar a estos números radica en la firme apuesta de la compañía por los Dreamliners, los aviones más eficientes del mercado, que alcanzan reducciones en el consumo y en la emisión de gases a la atmósfera del 20%, respecto a cualquier otra aeronave de tamaño similar.

Además, estos aviones –Air Europa cuenta con 20– conllevan igualmente una reducción del 60% en el impacto acústico. Partiendo de ahí, en lo que respecta a la larga distancia, la aerolínea ha establecido el objetivo de un 10% de reducción en el consumo de combustible para el lustro comprendido entre 2017 y 2022. Hasta el momento, el consumo ha disminuido un 11,67% respecto a 2016 y un 2,44% comparado con 2018. 

Por otra parte, en lo que concierne al corto y medio radio, cabe destacar la renovación de flota que está llevando a cabo la compañía, que ha optado por los nuevos Boeing 737. De este modo, se ha fijado como meta la reducción de un 10% de las emisiones de la flota de fuselaje estrecho entre 2019-2023 –el año pasado, respecto a 2018, ya descendieron en un 1,21%–.

Otras medidas 'verdes'

A esto habría que sumar otras acciones que contribuyen a reducir las emisiones, como optar por moquetas más ligeras, lo que aminora el peso y, por tanto, el consumo de combustible; o la retirada de la práctica totalidad de los manuales en papel a bordo. Además, la compañía cuenta con un comité de combustible y participa en grupos de trabajo con Aena, Enaire y otras compañías aéreas para continuar avanzando en esta línea.

La aerolínea reduce plásticos de un solo uso en clase business

Pero este compromiso con la sostenibilidad y la defensa del medio ambiente no solo se limita a la reducción de las emisiones. Sin ir más lejos, en clase business se ha limitado el uso de plásticos.

Así, los cubiertos han pasado a ser metálicos; los vasos y copas, de cristal, y los manteles y servilletas son reutilizables. También en clase business, se ofrece un Amenity Kit totalmente ecológico y reciclable.

De la misma manera, Air Europa también ha reducido el consumo de papel. Concretamente, el 1,6% respecto a 2018 y el 10% si se compara el dato con la media histórica –entre 2016 y 2018–. Y en cuanto a los residuos, la compañía lleva a cabo un control exhaustivo de la gestión de los mismos en aviones y en oficinas. Desde 2006, la aerolínea realiza la segregación de los residuos a bordo y, solo en 2019, han realizado más de 50 inspecciones para comprobar el nivel de cumplimiento de estas tareas.

Avances en la división hotelera

Globalia también ha avanzado con firmeza en la senda de la sostenibilidad en el resto de sus divisiones, como demuestra la transformación y adecuación a los requisitos ambientales marcados por el grupo que ha vivido su cadena Be Live Hotels, que obtuvo el pasado ejercicio la certificación ISO 9001 para todos sus establecimientos en España. Una norma que acredita la capacidad de la cadena para proporcionar al cliente productos o servicios que satisfagan sus requisitos. Además, cuenta desde 2014 con un Sistema de Gestión Medioambiental según la norma internacional UNE-EN ISO 14001:2015, que renueva cada año, y ostenta el sello de calidad Travelife, que corrobora los esfuerzos de la firma en aras del desarrollo económico sostenible de la comunidad local, el buen clima laboral y la acción social.

Be Live Collection Punta Cana, de Globalia

Como broche de oro a su compromiso verde, y conscientes de la importancia de la innovación para lograr una sostenibilidad real, desde Globalia lanzaron en 2018 Wakalua, el hub de innovación y sostenibilidad turística del grupo. Entre sus proyectos, destaca la Competición de Startups de Turismo, una cita anual que cumple su tercera edición y que tiene como objetivo conectar a los finalistas con las compañías líderes del sector con el fin de transformar el mundo del turismo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin