Energía

Iberdrola busca socio mayoritario para una cartera renovable de 700 millones en EEUU

  • Venderá una participación del 60% en los activos terrestres, que prevé construir entre 2023 y 2025
  • La operación se suma al plan de rotación de activos de 2.000 millones y a la venta parcial Kitty Hawks
Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola

Iberdrola avanza en sus planes para financiar su crecimiento renovable en Estados Unidos. A través de su filial estadounidense, Avangrid, busca un socio mayoritario para una cartera de 700 megavatios (MW) de energía eólica terrestre y fotovoltaica que quiere construir en el periodo 2023-2025.

La cartera está valorada en unos 700 millones de euros a precios actuales de mercado. Concretamente, explora una alianza en la que se puede asumir que la multinacional vasca mantendrá una participación del 40% y se desprenderá del 60% restante.

Avangrid es el tercer mayor operador eólico terrestre de Estados Unidos. Dispone de con 8.600 MW renovables en el país (8.100 MW eólicos y 500 MW solares) y una cartera de 19.000 MW repartidos en 27 estados. El 85% de estos activos está respaldado por contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPA) o coberturas.

La venta de la nueva cartera onshore de Iberdrola se suma a su plan de rotación de activos de 2.000 millones y a la búsqueda de un socio para Kitty Hawk, su mayor parque eólico marino en el país, operaciones que ya adelantó elEconomista.es. La estrategia de Avangrid de cara a 2025 también pasa por analizar asociaciones para hasta el 50% de sus proyectos eólicos offshore, completar la fusión con PNMR en 2023, reanudar este año la construcción de su línea eléctrica Estados Unidos-Canadá o llevar a cabo un aumento de capital de 1.900 millones de dólares en 2024.

En este periodo, la eléctrica pretende maximizar el valor de su cartera con la exploración de alianzas estratégicas, evaluar oportunidades de repotenciación de sus proyectos, negociar ampliaciones de la vida útil subyacente de sus zonas de arrendamiento o aprovechar oportunidades en las subvenciones de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés).

Iberdrola prevé realizar inversiones de 21.500 millones de dólares (19.600 millones de euros) en el periodo 2023-2025, entre las que se incluyen el desembolso para la compra de PNM Resources y la puesta en marcha del parque marino Vineyard Wind 1 (sin incluir los costes relacionados con la transacción y la financiación).

Estas inversiones estarán centradas en el crecimiento de los activos regulados y contratados. Un 80% se destinará al negocio de redes (51% para la compra de PNM) y el 20% restante al área de renovables. Además, estima un incremento de su capacidad renovable del 13%, desde los actuales 8.600 MW hasta 9.700 MW. En los próximos tres años incorporará 1.100 MW (100 MW de energía eólica terrestre, 600 MW de solar-fotovoltaica y 400 MW de eólica marina).

Operaciones clave 2023-25

El próximo año y medio será clave para el crecimiento de Iberdrola en el negocio de eólica marina en Estados Unidos. La eléctrica ya ha iniciado la construcción del primer parque eólico marino a escala comercial del país, que espera arrancar este año y poner en operación comercial en 2024. Se trata de Vineyard Wind 1, con 800 MW de potencia y situado frente a las costas del estado de Massachusetts.

Avangrid también iniciará el próximo año las obras del que será su mayor proyecto marino en EEUU, Kitty Hawk, con 3.500 MW de potencia instalada. La multinacional vasca está analizando la incorporación de un socio para este megaparque, que supondrá una inversión superior a los 8.400 millones.

Los proyectos Commonwealth y Park City, para los que también se analiza la incorporación de un partner, ya han finalizado el estudio geotérmico profundo y esperan para finales de este año el registro de decisión (ROD) de la Oficina de Gestión de la Energía Oceánica (BOEM, por sus siglas en inglés).

Más allá de la eólica marina, la operación que marcará el 2023 será la compra de PNM Resources, con la que Iberdrola creará un gigante energético valorado en más de 40.000 millones. Aunque inicialmente había fijado como plazo límite el 20 de julio, ha notificado a la SEC la decisión conjunta de ampliar la oferta desde el límite anterior hasta el próximo 31 de diciembre.

La decisión se produjo después de que la Corte Suprema de Nuevo México decidiese dejar suspendida la compra y fijar una vista oral para el próximo 12 de septiembre, donde se prevé que analice los argumentos de la española para retirar el recurso interpuesto contra el rechazo a la operación de la Comisión Reguladora de Nuevo México.

A lo largo del presente ejercicio la multinacional vasca también planea reanudar la construcción del proyecto New England Clean Energy Connect (NECEC), después de dos años paralizado. Esta gran línea eléctrica entre EEUU y Canadá abastecerá a más de 1,2 millones de hogares y que supondrá una inversión de 1.300 millones de euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud