Energía

'Boom' del autoconsumo solar valenciano: el doble de potencia en 9 meses que en todo 2021

Paneles solares sobre cubierta en Ibi.
Valencia

La subida de los precios de la electricidad ha sido el mayor acicate para que empresas y particulares apuesten por la energía solar fotovoltaica con la fórmula del autoconsumo para tratar de hacer frente a unos costes disparados. Los datos hechos públicos por la Generalitat Valenciana así lo manifiestan claramente.

Entre enero y septiembre se han instalado en la Comunidad Valenciana un total de 207,89 megavatios (MW) de potencia fotovoltaica para autoconsumo, una cifra que no sólo dobla los 103,85 MW implantados el año pasado si no que además es incluso superior a la potencia total que había en la región a diciembre de 2021, con 156,92 MW.

En total se han implantado 19.839 nuevas instalaciones de autoconsumo en estos nueve meses, en su inmensa mayoría de fotovoltaica, aunque bajo está fórmula también se incluyen instalaciones de cogeneración y de minihidráulica. Es decir, que prácticamente el 55% de las cerca de 36.000 instalaciones actuales en la región han entrado en operación este mismo año.

La cogeneración: el 26% del autoconsumo

Pese a este fuerte desarrollo de los paneles solares de autoconsumo, la cogeneración sigue teniendo un importante peso, ya que con apenas 34 instalaciones representa el 26,7% de la potencia total en autoconsumo regional, que roza los 500 MW. Su porcentaje sobre el total es aún más significativo en Castellón, por su vinculación con la industria cerámica, aunque destaca también el caso de Valencia capital. Pese al boom, más de la mitad de la potencia instalada de autoconsumo corresponde a cogeneración.

El 87,8% de los titulares son particulares y el resto personas jurídicas, fundamentalmente empresas y cooperativas, aunque también algunas asociaciones. Sin embargo, por potencia instalada cambian las tornas, y las empresas y otras personas jurídicas supera el 70%. Y si hay un sector que destaca es el vinculado a la cerámica, ya que el 41% de la potencia está asociada a "productos minerales no metálicos", la categoría dentro de la que se incluye. Un 16,2% se liga a usos domésticos y un 14,2% a hostelería y comercio. La Administración apenas representa el 3,6%.

El fuerte incremento de los paneles de autoconsumo contrasta con las dificultades para aumentar la potencia fotovoltaica conectada a la red, es decir, la que suministra al conjunto de consumidores. En 6 años apenas se han conectado 60 MW de nueva potencia fotovoltaica en la región, que en total con 411 MW enchufados a la red, una cifra a la que ahora se aproximan las instalaciones de autoconsumo. Unas plantas que por su propia particularidad en muchas ocasiones generan excedentes que no son aprovechados por la normativa existente..

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments