Energía

Alemania lidera las emisiones de CO2 por su mayor producción con carbón

  • El país, que preside el G-7, quiere poner la sostenibilidad en el foco
  • China pone en el mercado cargamentos de GNL sobrante para abastecer a Europa

Alemania encabeza las emisiones de CO2 europeas. Según los datos recogidos por la consultora Ember hasta mediados de noviembre, el país se sitúa como el principal emisor de CO2 del continente superando a Polonia.

El Gobierno alemán quiere poner coto a esta situación que les está resultando especialmente costosa (los derechos de emisión cotizan a más de 80 euros por tonelada) y asegura que alcanzará la neutralidad climática en 2045.

Para lograrlo, la nueva coalición pretende cerrar los casi 42.000 MW de carbón que tiene en operación en 2030, una decisión que se sumará al cierre de las nucleares que ya se ha iniciado este año y que culminará en octubre. Ambas tecnologías aportan en este momento cerca del 40% de la electricidad del país.

Alemania se ha mostrado contraria a defender la incorporación de la nuclear dentro de la taxonomía de la Unión Europea pero reconoce que en la actualidad no cuenta con los apoyos necesarios para poder imponer su criterio. De hecho, ayer acabó el plazo abierto po la Comisión Europea para recibir las alegaciones sobre la incorporación del gas y la nuclear como tecnologías 'sostenibles'.

Desde el 1 de enero, Alemania asumió la presidencia del G7 y se espera que hoy presente su agenda donde se augura que la descarbonización de la economía será uno de los temas clave para el grupo de los países más poderosos del planeta.

Francia, por su parte, seguirá defendiendo el papel de la energía nuclear como tecnología clave para la transición energética y algunos estados como Bélgica, que contaban con un plan de cierre de centrales, han comenzado a modificar sus posiciones iniciales ante la crisis de suministro energético que atraviesa Europa y que podría prolongarse durante cierto tiempo.

Se ha permitido que China ponga en el mercado una parte de sus suministros de gas por GNL

Los precios del gas natural, no obstante, han comenzado a retroceder en las últimas semanas gracias en parte a la menor presión del consumo que ha generado una temperatura más suave de los habitual en esta época. De hecho, esta situación ha permitido que China ponga en el mercado una parte de sus suministros de gas por GNL (alrededor del 4% de su demanda), lo que facilita que Europa pueda reponer sus reservas.

Entretanto, el gasoducto NordStream 2 está preparado para entrar en operación desde el pasado 30 de diciembre pero el Gobierno alemán ha decidido no otorgar los permisos necesarios para la puesta en funcionamiento de una instalación que facilitaría el flujo de 55 bcm de gas hasta Europa.

La tensión geopolítica que mantiene Rusia con Ucrania y la decisión de Gazprom de limitar los flujos de gas hacia Europa han forzado un incremento del uso del carbón en la generación eléctrica que se podría mantener al menos durante los próximos dos años.

La Agencia Internacional de la Energía asegura que la cantidad de electricidad generada con carbón creció un 9% en 2021 hasta alcanzar un nuevo récord. El uso del carbón había caído entre 2019 y 2020 pero la rápida recuperación económica del año pasado hizo que la demanda de electricidad aumentara más rápido que el ritmo que los suministros bajos en carbono podían mantener. La fuerte subida de los precios del gas y de los derechos de CO2 también aumentó la demanda de carbón al hacerla más competitiva en cuanto a costes.

En medio de este escenario de tensión, la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, se reunió ayer con el ministro de Energía de Ucrania, German Galushchenko, para analizar la posible colaboración de la Unión Europea en materia de seguridad de suministro durante los próximos meses. Europa cuenta con un mecanismo de solidaridad en caso de problemas de seguridad de suministro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin