Empresas y finanzas

Roldán aleja la unión de AEB y CECA: "Hay elementos diferenciales que acaban siendo relevantes"

  • Cuestiona la creación de la Autoridad de Defensa del Cliente Financiero...
  • ...y apuesta por una supervisión en manos del Banco de España y la CNMV
  • La patronal de las antiguas cajas, también rechaza la nueva figura
El ya expresidente de la AEB, José María Roldán.

El hasta ahora presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, alejó este martes la posibilidad de una fusión entre las dos grandes patronales bancarias del país, la que encabezaba hasta el momento y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). Roldán aseguró respecto a una unión de las dos organizaciones que cuando se mira el funcionamiento práctico de ambas, el papel que tienen las Fundaciones y el engranaje entre ellas con su banco de origen "es verdad que sí existe cierta distancia y cierta separación y esos elementos de diferenciación acaban siendo más relevantes" a la hora de hacer un modelo único de patronal como existe en otros países.

La AEB representa a los tradicionales bancos que operan en España, donde tienen una mayor presencia el Santander, BBVA, Sabadell, Bankinter y Deutsche Bank; mientras que la CECA recoge sobre todo a las entidades surgidas de las antiguas cajas de ahorros como CaixaBank, Unicaja, Abanca, Kutxabank o Ibercaja. No obstante, el ya expresidente de la AEB aseguró que el asunto sobre una posible fusión entre las patronales es un tema que tendrá que encarar su sucesora, Alejandra Kindelán.

Las palabras de Roldán han tenido lugar en la rueda de prensa celebrada con motivo de la presentación del balance de 2021 de los bancos pertenecientes a la asociación y, sobre todo, de la Asamblea General de la patronal celebrada este martes en la que se ha elegido a Kindelán como presidenta de la AEB con unanimidad y bajo la propuesta consensuada de las cinco mayores entidades con presencia en la institución.

Por otro lado, el expresidente de la AEB también ha cuestionado la creación de la nueva autoridad de defensa del cliente financiero aprobada este martes por el Consejo de Ministros, al defender el modelo twin peaks para la supervisión financiera, de manera que haya "dos grandes supervisores de solvencia y normas de conducta", que sean el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ya que a su juicio, encaja mejor con las prácticas europeas. "Es una cuestión de eficacia en los procedimientos. Cuantas más autoridades, más coordinación se necesita y más fricción hay. El modelo twin peaks me gusta porque está claro quién se encarga de qué", aseveró.

La nueva autoridad obliga a la banca a pagar 250 euros por cada reclamación que presente el cliente y prospere. Roldán dijo que habrá que esperar a ver el texto completo pero apuntó que una tasa es la traslación del coste de un servicio a quien se beneficia, lo que llevaría a pensar que no deberían asumirla los bancos. La Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) también ha señalado este martes a Efe que considera innecesaria la creación de esta nueva autoridad y, en la misma línea que Roldán, ha recordado que su propuesta siempre ha pasado por establecer un modelo "dual" de supervisión del sector, siendo la CNMV el organismo encargado de realizar la protección integral del consumidor financiero.

Roldán no ha aclarado cuál será su siguiente paso ahora que deja la patronal. A sus 58 años, dijo que prevé seguir trabajando hasta pasados los 70. "Sigo estando activo y buscaré durante los próximos meses alternativas. Lo que me apetece es seguir trabajando en mi especialidad, en temas regulatorios y del sector bancario. No me veo en otra cosa", explicó. Como mensaje a su sucesora, deja el mismo que le dio a él Miguel Martín, presidente de la AEB al que sucedió en 2014. "Me recomendó que me diferenciara lo máximo posible de él y que cambiara el ritmo y la forma de percibir la AEB", dijo. Además, añadió que le aconseja que haga las cosas distintas en función de dónde le vengan los problemas y que se prepare para lo inesperado en referencia a las últimas crisis por la pandemia o la invasión de Rusia a Ucrania.

Retrasa el alza de tipos

Sobre una posible subida de los tipos de interés en la eurozona, señaló que la incertidumbre de la guerra reduce las probabilidades de que se dé este año. "Aunque tampoco me atrevo a decir que no la va a haber", puntualizó. "En la medida que tienes un impacto por la crisis de Ucrania que genera incertidumbre en el crecimiento y en la inflación es inevitable que la expectativa de los mercados sobre una subida de tipos se retrase en el tiempo. Lo normal es que, como banco central, tengas una mayor prudencia en esa situación", apuntó.

Roldán ha centrado parte de su trabajo en estos ocho años al frente de la patronal en mejorar la reputación de la banca, un asunto que considera "muy subjetivo". Según el expresidente de la AEB, los bancos ahora son un elemento de fortaleza y lo han demostrado durante la pandemia y con este conflicto bélico. "Nos debemos alegrar de tener bancos sólidos, eficientes, rentables y mejores que los europeos. Los temas de reputación nunca desaparecerán, pero siempre he intentado anclarnos en argumentos objetivos", concluyó al respecto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin