Empresas y finanzas

El Gobierno cargará a las petroleras con 250 millones de los 500 que ofreció a los transportistas

  • En la reunión que mantuvieron las petroleras con el Gobierno ayer no se pidió dicha contribución
  • Francisco Aranda, presidente de UNO Logística, considera el encuentro del lunes "fake"
Foto: EP

Los transportistas siguen en pie de guerra tras la primera propuesta del Gobierno para solucionar el paro al considerar que no se concretan las medidas necesarias. En este sentido, de las bonificaciones de 500 millones de euros que pusieron sobre la mesa, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, señaló a los presentes en la reunión del pasado lunes que las comercializadoras y distribuidoras de combustible se harían cargo de 250 de los 500 millones en bonificaciones. En cambio, en la reunión que mantuvieron estas compañías con el Gobierno ayer mismo, no se les pidió dicha contribución, si no que se les requirió propuestas para evitar que el precio siga subiendo.

En este sentido, los transportistas han pedido soluciones concretas para evitar seguir con los paros. Francisco Aranda, presidente de UNO Logística, señala a elEconomista que el objetivo es conseguir "el mismo precio del combustible que antes del crecimiento de la inflación", es decir, antes del verano pasado. Entonces, de acuerdo con los registros, el precio del litro de gasóleo era de 1,236 euros, es decir, a precio de consumidor, una diferencia de 58 céntimos con respecto al precio de ayer.

¿Cómo conseguirlo? Aranda defiende que sí se pueden reducir los impuestos y pide que la reunión de este miércoles no vuelva a ser un encuentro "fake" como considera que lo fue la del lunes pasado. "Las medidas que se plantearon el lunes fueron inconcretas", admite, señalando que no se ha dicho a quién ni cómo ni desde cuándo y hasta cuándo serán de aplicación las medidas propuestas. "Están improvisando y necesitamos medidas ya, la situación es de máxima desesperación".

Aranda recuerda a este medio que desde hace semanas hay compañías que han preferido dejar parados sus camiones antes de "perder dinero" saliendo a trabajar, pues los precios de los combustibles hacen para muchas inviable la operativa habitual.

"El Gobierno está llevando con su inacción al límite a ciertas partes de la cadena de suministro", señala, recordando que está afectado a "todos" los sectores. "Si no se puede garantizar el suministro, se está poniendo en jaque dinero y puestos de trabajo", recalcó.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud