Retail

La alimentación alerta de una oleada de Ertes si no acaba la huelga de transportes

  • La distribución pierde 130 millones diario por la huelga de transportes
  • La cadena alimentaria urge al Gobierno a que tome medidas "ya"
  • Apela a la responsabilidad de los consumidores para que no acaparen alimentos

El sector de la alimentación alerta de una oleada de Ertes si no se pone fin a la huelga de transportes y urge al sector a que tome medidas inmediatas para evitar, por ejemplo, que la distribución pierda 130 millones de euros diarios. También pide responsabilidad a los convocantes de la huelga de transportes, así como la los consumidores para que no hagan acopio de productos, ya que, por el momento, el suministro está garantizado.

El director general de Fiab (Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas), Mauricio García de Quevedo relata que esta situación de los transportes viene después de los problemas dramáticos de la guerra de Ucrania y del abastecimiento de ese mercado. "Si a eso se le añade este problema de transporte, ya hay algunas empresas que se han visto obligado a irse a Ertes".

García de Quevedo razona que "a medida que se alargue la huelga, con fabricación y centros de producción parados es evidente que no queda otra que pasar por esta situación. Si se destruye empleo habrá que usar esta herramienta".

El director general de Fiab, calificó la situación de "gravísima" y dijo que "la cadena alimentaria está más tensionada que en la pandemia con centros de producción cerrados y otros que van a tenerlo que hacer en las próximas horas. No son problemas aislados, sino que afectan a todos los sectores de nuestra industria: lácteos, cárnicos, pesca y acuicultura, congelados, aceite, conservas, dulces...".

García de Quevedo recordó que "todas la reivindicaciones son legítimas, pero los transportistas tienen que ser conscientes del daño que están haciendo al país y tienen que respetar el derecho de aquellos que no quieren secundar la huelga" con el fin de que se retome una actividad fundamental para la economía. Finalmente ha pedido al Gobierno el "sentido de urgencia que requiere la situación".

El representante de la industria alimentaria ha hecho estas declaraciones hoy en Madrid en el marco de un encuentro con todos los representantes de la cadena alimentaria para analizar el impacto que para el sector y el conjunto de la economía tienen los paros del transporte.

El director general de Aecoc, la principal asociación de gran consumo, José María Bonmatí, resaltó que cuando se habla de diez días de huelga en un sector tan eficiente se pone en riesgo algo más que el producto fresco. "Cada día que pasa los costes crecen exponencialmente y no entendemos que una de nuestras peticiones, que se tomen medidas rápidas y concretas, no se estén materializando ya".

Bonmatí refiere que muchas empresas les están diciendo que si no se soluciona ya el problema cerrarán en 24 horas". Bonmatí asegura que el suministro en las tiendas  está garantizado, aunque sí se verá afectada la variedad de los productos. "Si hay problemas en materias primas, en materiales de embalaje, que es lo que esta sucediendo, muchas empresas, con el drama que eso lleva detrás, tendrán que verse obligadas a presentar, o bien un expediente de regulación de empleo u otras medidas".

Por su parte, Agustín Herrero, directo general de cooperativas agroalimentarias, explicó que "la situación es muy complicada en aquellos sectores que trabajan con producto perecedero, de forma muy especial los sectores ganaderos, que están viendo gravemente afectados como consecuencia de transportar materias primas". Apunta "que existe un disrupción en una cadena de transporte que requiere funcionar de forma continua cada día, lo que lleva un mal funcionamiento de las fábricas y en ocasiones al cierre".

Felipe Medina, secretario general de Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados recordó que la huelga de transportes le cuesta cada día al sector de la distribución 130 millones de euros, mientras que Aurelio del Pino, presidente de Aces (Asociación Española de Cadenas de Supermercados) hizo un llamamiento a los convocantes de la huelga para que abandonen los paros: "todos sufrimos los incrementos del coste de la energía", así como a los consumidores para que "ejerzan con responsabilidad su opción de compra" y no hagan acopio de alimentos", lo que complicaría la situación.

El vicepresidente ejecutivo de Anged (Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución), Javier Millán-Astray aseguró que "no va a haber problemas de abastecimiento" y que el consumidor debe saber "que estamos trabajando para que las tiendas tengan disponibilidad de cestas de alimentación completas".

Finalmente, Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, subrayó que al margen de las medidas puntuales que se puedan adoptar para poner fin a la huelga de transportes, a largo plazo hay que afrontar medidas estructurales "como cambiar la fiscalidad de la energía y la fijación de sus costes, que necesitan una reforma.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud