Empresas y finanzas

El cierre de sucursales lleva el parque de cajeros a mínimos de dos décadas

  • La banca tiene 47.639 terminales, lejos de los 61.714 récord existentes en 2008

El masivo cierre de sucursales efectuado por la banca ha devuelvo el parque de cajeros automáticos a cotas de hace dos décadas. Su censo cayó un 3,72% el pasado año, hasta los 47.639 terminales y es una cifra que no se veía desde 2001, cuando existían 46.990 equipos y las entidades estaban en plena expansión geográfica que les llevó a tener un récord de 61.714 terminales en 2008.

Justo entonces estalló la crisis financiera por las hipotecas subprime de EEUU y se propagó a todo el mundo precipitando en España la reconversión del sector, acelerando las fusiones -de 60 bancos y cajas se pasó a una docena- que originarían los correspondientes ajustes de red para sacar las sinergias buscadas vía ahorro de costes.

Los datos proceden del Banco de España, cuyas estadísticas revelan que el sector viviría después una pequeña extensión en la red de cajeros a partir de 2016, pero otra crisis, la originada por la pandemia del Covid, volvió a precipitar la clausura de oficinas, esta vez tanto de la mano de nuevas fusiones como de la aceleración en una digitalización de los clientes que ahora prefieren operar online.

Un 23% menos que en 2008

Así, el número de terminales ha menguado un 5,66% desde los 50.501 existentes en 2019 y casi un 23% o en 14.075 equipos desde los 61.714 máximos de 2008.

Su ajuste es inferior al 47,43% de reducción experimentado en paralelo en la red de sucursales -su número ha caído desde 38.676 oficinas de 2001 a 20.330 en septiembre pasado, últimos datos publicados, y está lejos de los 45.707 tope que llegaron a existir en 2008-. Sin embargo, sí ha acentuado el problema del acceso al efectivo de la población, sobre todo mayor, que no se maneja bien con los pagos telemáticos o prefiere dinero en metálico.

Para garantizar el efectivo, la banca está desplegando otras iniciativas como son los diferentes acuerdos suscritos con Correos para que provea cash a sus clientes o, incluso, que puedan sacarlo en algunos comercios -la aplicación Twyp Cash de ING permite, por ejemplo, sacar dinero en estancos, establecimientos de la ONCE, Dia o El Corte Inglés-.

Las iniciativas que buscan evitar la exclusión financiera son compatibles, sin embargo, con el avance inexorable del pago telemático. Las extracciones de efectivo en cajeros ascendieron a 111.131 millones de euros en 2021, la cifra más baja desde el año 2007, pese a que crecieron un 8,74% el pasado año.

Pero las compras abonadas con tarjetas duplicaron ese avance: crecieron un 21,61% en el ejercicio y alcanzaron los 195.247 millones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud