Empresas y finanzas

Unicaja cierra el 13% de sus oficinas antes de iniciar su etapa junto a Liberbank

  • Este lunes el nuevo grupo empieza a rodar y se inicia su cotización conjunta
  • La malagueña clausura 123 sucursales y reduce en 240 personas la plantilla

Unicaja ha acelerado todo lo posible su plan de ajuste de estructura y costes antes de integrar Liberbank, una fusión que se ejecutó el viernes con el canje de las acciones y cuyo grupo resultante empieza a rodar en el día de hoy.

La entidad andaluza ha llevado a cabo en los seis primeros meses del año un recorte de más de un centenar de oficinas y ha reducido su plantilla en 240 trabajadores, adelantando así por completo el proyecto a dos años que culminaba en 2022, a través de un proceso voluntario de prejubilaciones y bajas incentivadas.

En concreto, el banco presidido por Manuel Azuaga ha reducido su red comercial en 123 en los seis primeros meses del año, lo que supone una disminución del 13% del total. A cierre de junio, el volumen de sucursales que tenía Unicaja en nuestro país ascendía a 826. En cuanto a los empleados, el ajuste es del 3,8%, cuyo número se sitúa en 5.961.

Estos ajustes aliviarán el proyecto de recorte de gastos que tendrán que implementar el nuevo grupo fusionado, que pretende lograr unas sinergias de 192 millones en 2023 gracias a un bajada del 20% en la partida de costes operativos, cuyas consecuencias sobre la red y la plantilla aún no se han concretado, pero que se tendrán que materializar necesariamente.

El director financiero de Unicaja, Pablo González, señaló la semana pasada que la nueva entidad deberá realizar un ajuste de capacidad que, probablemente, incluya reducir trabajadores.

Unicaja, con la integración, aumentará la plantilla hasta los 9.728, al sumar los 3.767 de Liberbank, y sus oficinas hasta 1.401, al incorporar las 575 de la entidad de origen asturiano. Hay que tener en cuenta que ésta, a diferencia de su compañero de viaje, no ha ejecutado ninguna clausura en 2021, de acuerdo con las últimas cifras presentadas en marzo, y que en los primeros meses del año incrementó sus trabajadores, en algo más de 60.

Sin embargo, en julio Liberbank ha prejubilado a 730 empleados que estaban en excedencia con el fin de anticipar los menores costes del nuevo grupo. Estas bajas definitivas supondrán un gasto inicial de 143 millones, pero ahorrarán 40 millones anuales.

De acuerdo las cifras publicadas, el ajuste de red de Unicaja ha afectado casi en su totalidad a sus dos principales regiones, Andalucía y Castilla y León. En la primera ha reducido la red en 51 establecimientos comerciales, mientras que en la segunda, en 71.

Con el adelanto del plan, Unicaja ha conseguido ya disminuir en solitario la partida de costes. Estos bajaron más de un 5% en el primer semestre del año, tanto los totales como los de personal.

Capitalización de 2.000 millones

El nuevo grupo resultante echa a rodar y en la jornada de este lunes Liberbank ya no cotiza tras ocho años en el mercado. Las nuevos títulos, fruto del canje, inician su andadura. La capitalización de Unicaja-Liberbank asciende a unos 2.000 millones.

El grupo se convierte en la quinta mayor entidad del sector en nuestro país, con un volumen de activos de más de 112.000 millones de euros, superando a Bankinter. En el mercado no se descarta que Ibercaja se pueda unir en un futuro no muy lejano, a pesar de que ésta mantiene su posición de seguir en solitario y salir a bolsa antes de 2023, fecha para la que tiene límite por normativa, Tampoco se descarta que un banco grande lance una oferta para comprar la nueva Unicaja.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin